PERSONAJES DE ESTA HISTORIA CÓMICA

Rodolfo y Amada, protagonistas
Vidal, amigo de los dos
Silvestre hombre que le guia, primo de la gitana a la que busca
Niños, pilluelos de los que no te puedes fiar
Encarna, gitana, prima del guia
Cándido, padre de Amada
Otilia, Oti, madame del burdel
Adelita, fulana que hará de Vidal un hombre
Deseo os guste, y os haga pasar momentos divertidos...

jueves, 21 de enero de 2010

CHAMACO CUENTO

Era una familia con niños pequeños de diversas edades, tenían un perro negro con unas motitas blancas, que al padre le habían regalado.
Papá de que raza es Chamaco?
Ni se sabe hija, será un perro callejero?
Cuando los niños jugaban, allí estaba el  metiendo sus narices, haciendo enfadar a los pequeños.
Pero todos en la familia querían a aquel perro flaco, que sin duda también el a ellos quería.
Y un día de la noche a la mañana desapareció.
Todos sufrieron por su abandono, todos los días se preguntaban donde estaba su perro tan querido.
Pasó el tiempo y un día la niña mayor salió a hacer un recado y no se lo podía ni creer, a lo lejos estaba su perro Chamaco, se puso tan contenta que echó a correr en su busca.
Chamaco, Chamaco donde te habías metido? dijo la niña muy emocionada, el perro la miraba desconcertado.
La niña se acercó a acariciarlo, el perro la miraba con sus ojillos pensando que aquella niña era muy extraña.
Vámonos para casa Chamaco, el perro se iba para otro lado.
La niña ya impotente y llorando, no podía hacer nada, el perro parecía no conocerla de nada.
Voy a buscar a mi padre, no te muevas eh que ahora vuelvo?
La niña corriendo llegó a su casa, parecía faltarle el aire de la gran carrera que se había dado.
¡Papa, que ya he encontrado a Chamaco!
Donde está ?
No se ha querido venir, vamos a buscarlo.
El padre fue tras la niña, al lugar donde anteriormente había visto a su perro, allí no estaba, buscaron por los alrededores, tampoco estaba.
Nunca lo volvieron a ver, se quedaron con la duda, era Chamaco? o era otro perro callejero igual que el, aunque un perro como el nunca vieron  por el pueblo.
Se acabó
FIN
Verónica

12 comentarios:

  1. Es increíble el cariño que se les llega a tomar a los animales, especialmente los perros. Yo también tuve uno cuando era pequeña y todavía, cuando me acuerdo del día que volví del colegio y no estaba en casa, se me encoge el corazón.
    Muy bonito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. MERCEDES:
    Se les toma tanto cariño, que ya forman parte de la familia de un@.
    Mercedes gracias, mil gracias siempre por estar aqui
    Un besooo

    ResponderEliminar
  3. Te voy a contar una historia tremenda... a mi hermano le encantan los perros, cuando se fué de vacaciones, me dejo a su perrita que queria mucho, un día se escapo mientras yo estaba trabajando cuando regrese a casa no estaba y una vecina me dijo que se brinco por la azotea y cuando quisieron levantarla se puso a correr como loca¡¡ yo sentia volverme loca, puse letros por todas partes con recompensas, nunca aparecio y mi hermano casi me mata¡¡¡ pero el colmo fué que le compre otra por compensar esta y cuando crecio se repitio la historia solo que esta vez se brinco del carro, por no querer dejarla en casa y que se me escapara la llevaba a todos lados.. la atropellaron y murio ufffffff no sabes ahora soy la mata perros en mi familia¡¡¡¡¡
    mil besos.

    ResponderEliminar
  4. ARIADNA:
    Si que es tremenda la historia, son cosas que pasan en la vida, nadie quiere que pasen.
    Tu hermano pobre se llevaría un gran disgusto, pero debería comprender que eso tu no querías que pasara. La segunda pobre tuvo mala suerte, pero no tienes culpa. Como podrias imaginar que haría una cosa así?
    Sin duda el mote de mataperros te lo dirán con cariño, no pienses que lo hacen con mala idea.
    Un besooo

    ResponderEliminar
  5. Que historia. Es como mi gato que forma parte de mi familia. Tanto es así que me lo traje de vacaciones. Y con casi 8 años no salíó de casa. Fue un lío bárbaro. pobre Ariadna, que historia que contó. Imagino como se habrá sentido. Pero la vida nos da una de cal y una de arena.

    ResponderEliminar
  6. BEATRIZ:
    ¡Hola amiga! Así que te llevaste al gato contigo, se lo pasará de maravilla veraneando? ja ja ja.
    Los animales los llegas a querer tanto, que son parte de nuestra vida.
    Y si, lo que contó Ariadna, pobrecilla el disgusto tan enorme que se llevaría
    Pero son cosas de la vida, que le vamos a hacer.
    Un besooo amiga

    ResponderEliminar
  7. Yo también tengo un gato, es gris perla muy bonito y como yo le digo a mi madre, nos tiene domadas a las dos jajaja. Me hace gracia los listos que son los animales.
    Muy bonito tu cuento.

    BEsicos

    ResponderEliminar
  8. KHARMEN:
    Gracias Kharmen, y los animales no son listos, son listísimos, saben como hacerlo para ganarnos el corazón.
    Un besooo

    ResponderEliminar
  9. Llegan a formar parte del núcleo familiar, yo así lo sentí con mis perros y mis gatos, luego, cuando murieron, el llanto tb era de toda la familia...conclusión, ya no tengo más animales...ahora estoy en casa de una amiga, y su gata y yo somos inseparables...no quiero pensar el día que tengamos que separarnos. Un beso. Uruguayita.

    ResponderEliminar
  10. URUGUAYITA:
    Es asi como lo cuentas, forman parte de la familia, cuando se van uno sufre su perdida.
    La gata de tu amiga, mira si es lista, se ha dado cuenta el amor que sientes hacia los animales.
    Solo les hace falta hablar ¡ja ja ja! aunque ni eso (se hacen entender a la perfección)
    Un besooo

    ResponderEliminar
  11. Que te puedo decir que no te hallan escrito .los animales son tan nobles ¡¡mi abuela siempre me decia si quieres conocer la mirada de la nobleza y lealtad ..pues mira los ojos de un animal .. nunca te fallaran ...

    ResponderEliminar
  12. ANY:
    ¡ Que sabia que era tu abuela ! tenía toda la razón, hay animales que les miras los ojillos y se les lee todo, agradecimiento, bondad, y hasta tristeza ! parece increible.
    Un besooo

    ResponderEliminar

La letras, tienen el poder de llevarte a ese mundo dónde todo es posible, deseo te gusten las mias...