sábado, 15 de mayo de 2010

SOY PEQUEÑITA POEMA


Soy pequeñita no me
hagas ningún daño
ya ves que no puedo
ni se defenderme
pero tu si que sabes
que me tienes que
amar respetar y enseñar
mañana seré yo
quien haga igual
procuraré no dañar
amaré y respetaré
y enseñaré a mis
hijos a ser personas
amorosas y muy tolerantes
Verónica


 

10 comentarios:

Beatriz dijo...

Como digo siempre yo: se predica con el ejemplo. Que tengas un feliz domingo Vero!!

RAMPY dijo...

Hola, Verónica, ojalá cundiera el ejemplo de tu poesía.
Recibe un beso enorme

Verónica dijo...

Beatriz:
Así es amiga Beatriz, se predica con el ejemplo, no hace falta ni hablar, solo hacer lo mismo.
Feliz domingo para tí amiga
Un besooo

Verónica dijo...

RAMPY:
Ojalá así fuera amigo Rampy, te puedes creer que todavía me estoy riendo de tu post? ¡eres increible jajaja!
Feliz domingo Rampy
Un besooo enormeee

EriKa dijo...

A nuestros pequeños son a los que más tenemos que cuidar.
Besos.

Verónica dijo...

EriKa:
Totalmente de acuerdo amiga EriKa, a nuestros pequeños, ya que ellos son el futuro, si los enseñamos bien, seguro que el día de mañana serán grandes personas.
Feliz domingo amiga
Un besitooo

Curro dijo...

Este poema solo queda para el recuerdo, pues esa regla ya no se sigue. Ahora a los pequeños se les deja y se les abandona para que los eduque otros, y asi mañana ellos haran peor. Un Muak

Verónica dijo...

CURRO:
¡Hola Curro! yo no lo veo de esa manera, en caso de que sean otros quienes los eduquen, si por ejemplo ese alguien son los abuelos, por regla general,los educan de la misma manera que nos educaron a nosotr@s, solo que mucho mas consentidos, y en parte eso no es malo.
Feliz domingo amigo Curro
Un besooo

¡WIGO! dijo...

Siempre es bello ver que en el corazón de cualquier hombre, de cualquier mujer, de cualquier persona, siempre se guarda el deseo irrefrenable de proteger a otro como si fuera un niño... de enseñar a un niño a proteger a otro para que ese niño, al crecer sea como cualquier hombre, cualquier mujer, como cualquier persona, y que tenga el deseo irrefrenable de proteger a otro como si fuera un niño.

Verónica dijo...

¡WIGO!
Que bien tu por el blog, me alegro de ello.
Es muy cierto es bello que aniden esos sentimientos, y queramos proteger a otros; al principio son otros los que nos protegen, y a lo largo de la vida esas cosas van cambiando y somos nosotros quienes protejemos a otros, ¡es una cadena!
Feliz semana amigo Wigo
Un abrazooo