jueves, 23 de febrero de 2012

¿PERO A DÓNDE VOY?

Imagen de internet


Escucha la lluvia caer
golpeando los cristales
el corazón encogido
no por el agua
sino por sus lágrimas

Lo escucha entrar
ya llegó su hombre
ese que calienta su cuerpo
a fuerza de golpes
y antes que el la vea
con la manga seca
la humedad de su cara
no quiere que el
la vea derrotada

Lleva días en casa
no sale ni quiere
antes debe curar
ese rostro marcado
su ojo hinchado
de un buen bofetón
y un corte en el labio superior
y lo que cubre la ropa
todavía peor

¡Pobre inocente
si piensa que eso
algún día acabará!

Recibe de el un beso
ella lo consiente
no quiere que otra vez
con ella se enfade

Se siente tan cobarde
y piensa que nada vale
¿pero a dónde voy?
y se traga las lágrimas
esas interiores
las otras las sacará 
más tarde cuando
el delante no esté
Si vives esta situación no lo consientas, vivirás atemorizada para siempre y jamás volverás a sonreír, y eso si lo cuentas...
Verónica
Publicado en Tempestad en el corazón 4-11-11

por si quieres leer mi cuento Jeremy y Yolanda

 Las monedas de plata Romeo y Julieta versión de Verónica (cómica)

y en este mismo blog encontrarás Secretos enterrados (misterio) 






12 comentarios:

Beatriz dijo...

Cuantos casos que hay y que pena que por temor no denuncien al golpeador. Hay que animarse y denunciar y que estén en la cárcel

Verónica dijo...

Para Beatriz
Tienes mucha razón amiga, hay muchísimos casos, y no todos se denuncian seguro que por miedo, y al sentirlo la persona es incapaz de reaccionar.
Besos

silvo dijo...

Muy cierto Verónica, nadie que siente algo bueno es capaz de esos actos, nunca cambiará, seguro, quizás haya tenido un tiempo en que fingía hasta conseguir el dominio y anulación de la personalidad de la otra persona pero aquello no eran sentimientos de amor o cariño, era deseo de dominio, que se compren un saco de golpear (camo los de los boxeadores) que, al menos, no sufren, besos

Teresa dijo...

Buen poema denuncia. Es también muy triste que la familia de la víctima se ve impotente cuando ella no quiere denunciar. No se deja ayudar, por miedo.

Besos Verónica.

Verónica dijo...

Para Silvo
Tienes toda la razón Silvo, la persona que ama a otra sería incapaz de maltratarla, ni por la cabeza se le pasaría, está más que claro que no la quiere.
Lo del saco estaría bien, pero para meterlo dentro con un buen nudo.
No siempre, quien maltrata es hombre que de todo hay.
Besos, muy buena noche

Verónica dijo...

Para Teresa
Me alegra te lo parezca Teresa, mil gracias.
No se dejan ayudar por miedo, (pánico)y en otras ocasiones ni la familia lo sabe, y se lo tragan ellas solas, y cuando hay hijos todavía es más lamentable.
Besos, muy buena noche

Fiaris dijo...

Que tema mi amiga es asi,abrazos

Verónica dijo...

Para Fiaris
Un tema muy de actualidad, la persona agredida se siente más o menos así, como explico en el poema.
Abrazos, feliz tarde

jhony dijo...

se corta el viento en un ensordecedor zumbido
se quiebran cosas solo para hacer mucho ruido
se termina el amor cuando se pierde la confianza y el respeto
los verdaderos hombres ya saben hablar...en serio.
muchos animales utilizan el miedo para dominar...
los hombres razonamos.

Verónica dijo...

Para jhony
Cuanta razón que tienes Jhony, me ha encantado tu comentario, muchas gracias por el.
Comparto totalmente tu opinión.
El maltrato hacia el otro, también lo ejerce la mujer, no es sinónimo de un sexo en particular.
Buen finde
Un abrazo

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

La violencia intrafamiliar contra la mujer...nuca pasará?. Un abrazo. Carlos

Verónica dijo...

Para Carlos Augusto Pereyra Martínez
Esperemos que si acabe algún día, es muy injusto que alguien tenga que vivir situaciones así o parecidas.
Un abrazo, buen finde