lunes, 10 de diciembre de 2012

LUIS ALFER (7)

Luis Alfer, se estaba mirando en un espejo.
-No estoy nada mal, para la edad que tengo, no me beso porque no llego. Aunque bien mirado, mis canas me hacen parecer mayor. Pero lo solucionaré muy pronto.
El teléfono sonó. Mientras llegaba a él, lo hizo varias veces antes de cogerlo.
-Soy Luis Alfer, ¿en qué te puedo ayudar?

-¿Quisiera saber, cuando voy a encontrar a mi príncipe azul?

Luis frunció la frente, y pensó que aquella mujer estaba zumbada.
-¿Dime nombre o signo, y edad?

-Me llamo Purita, y tengo treinta y ocho años.

-Si me lo permites Purita, hoy utilizaré mi videncia. No sé si sabes que la utilizo a menudo.

Ella pensó
-Qué me importa como te lo montes tontaína, lo que me interesa es que me des esa información.

-Principe, lo que se dice principe, no creo que te salga. Aunque todo depende de ti, que tengas un buen partido.

-No quiero un buen partido, quiero un príncipe azul.

Luis ya estaba perdiendo los nervios, y pensó.
-A ti te vá a salir un mochuelo, mira que eres tonta.

-La mujer volvió a repetir.
-Yo quiero un príncipe para mi sola.

-Esta es más que tonta.

-¿Qué dices Luis, que no te escucho?

Y Luis cortó la comunicación, no le apetecía entretenerla. Aunque sabía que quien perdía era él.

-¡Qué te den!

Y de nuevo pensó, en lo qué debería hacerle a su pelo. ¿Un tinte negro azabache que tal?
Autora Verónica O.M.





4 comentarios:

Beatriz dijo...

Yo dejaría el pelo tal como lo tiene y se tendría que buscar un trabajo y dejar de estafar. ja,ja

Verónica dijo...

Para Beatriz
No sabe hacer nada más Beatriz, jaja.
Este es capaz de teñírselo, pensará que el negro azabache se las tapará todas jaja
Besitos, buena semana amiga

silvo dijo...

Jaja encima narcisista jaja, creo que este sale en televisión por las noches jaja, besos!

Verónica dijo...

Para Silvo
No sale en la tele Silvo, aunque nunca se sabe jaja
Besos