martes, 12 de marzo de 2013

ME PREGUNTO...

Preciosa imagen de internet



¿Qué pensarías, si al salir a la calle y en tu misma calle vieses una sábana colgada en un balcón con esta frase?

"El padre de mis hijos no paga el piso"

Me pregunto...
¿El hacerlo público, soluciona el problema?

Tan solo conocemos lo qué dice ella. ¿Qué razones tendrá el hombre?

No juzguemos a la ligera, estas cosas nos pueden confundir.

Aquí queda mi reflexión.
Autora Verónica O.M.


10 comentarios:

Beatriz dijo...

Siempre hay que escuchar las dos campanas. Aunque las obligaciones hay que cumplirlas de los dos lados

Verónica dijo...

Para Beatriz
Por aquí decimos escuchar las dos partes, ahora ya lo se decir de dos formas diferentes jaja.
Las obligaciones por supesto es cosa de dos.
Este tema da para otra nueva reflexión, será para otro día.
Besos

silvo dijo...

A ver que es lo que realmente sucede, bess!

Verónica dijo...

Para silvo
Me temo que nos quedaremos sin saberlo, no tengo costumbre de preguntar.
Besos, muy buena noche

RAFAEL H. LIZARAZO dijo...

Pues sí, Verónica, es mejor ser imparciales y escuchar a las dos partes. Además con la crisis que estamos viviendo, no se sabe con que sed el otro bebe.

Un abrazo

Verónica dijo...

Para RAFAEL H. LIZARAZO
Ser imparciales es lo mejor, no conociendo las razones de ambos.
La crisis está haciendo estragos en la sociedad, en las familias etc, etc.
Un abrazo

fus dijo...

Pues tienes razòn hay que oir a las dos partes. Las separaciones es cosa de dos.

un abrazo

fus

ARIADNA dijo...

pues... no se lo mejor es siempre no jusgar por que no sabes el verdadero motivo, razones o circunstancias que tengan los demás para hacer tal o cual cosa.... dificil es la vida.
abrazos

Verónica dijo...

Para fus
Me alegra compartamos opinión.
Un abrazo, feliz día (por aquí lloviendo)

Verónica dijo...

Para ARIADNA
Hola amiga...
Muy cierto qué difícil ya es la vida, para tener qué meternos en vidas ajenas sin saber realmente sus motivos. En apariencia podría parecer una cosa y sin embargo ser otra.
Besos, feliz día (aquí lloviendo, un día pésimo)