PERSONAJES DE ESTA HISTORIA CÓMICA

Rodolfo y Amada, protagonistas
Vidal, amigo de los dos
Silvestre hombre que le guia, primo de la gitana a la que busca
Niños, pilluelos de los que no te puedes fiar
Encarna, gitana, prima del guia
Cándido, padre de Amada
Otilia, Oti, madame del burdel
Adelita, fulana que hará de Vidal un hombre
Deseo os guste, y os haga pasar momentos divertidos...

lunes, 22 de abril de 2013

CLARA SOTO (1-2-DE 56)

Precioso dibujo al carboncillo de
Miguel Angel Omaña Rojas
Novela escrita por mi



Clara se dirigía hacia el hospital a hacerse un reconocimiento ginecológico, nunca se lo habían hecho en aquel lugar. Se había cambiado de domicilio hacía muy poco.
Aquella zona no la conocía, para desplazarse utilizó el metro. Preguntó  por dónde quedaba a una mujer que muy amablemente le indicó.
Iba mirando a ambos lados de la calle, no quería perder detalle ya que después debería volver a coger de nuevo el metro.
Andó un rato, y se fijó para su sorpresa que allí había un bingo, hacía un tiempo que le picaba la curiosidad, nunca antes había entrado en esos sitios.
Con aquella idea en la cabeza entró en el hospital. Preguntó en información por ginecología.

Se sentó en la sala a esperar que la llamasen. Y se distrajo mirando el interior de su bolso, para ver cuanto dinero llevaba encima.

Hacía un rato, había sacado un bono de diez viajes para el metro. Se aburría, y pensaba dar vueltas por la ciudad un día si y otro también.
Llamaron a una tal Julia Rodriguez. La mujer se levantó y entró en la consulta, ya solo quedaba ella y supuso sería la siguiente.
Y esperando, ocupó la mente en aquel bingo que había visto al pasar.

-¡Clara Soto!


Nadie contestó


La enfermera volvió a repetir más alto

-¡Clara Soto!

Ahora si que se enteró. Se levantó rápidamente, del asiento cogiendo su bolso.


Entró y la enfermera cerró la puerta detrás de ella.

(2)
A los quince minutos de haber entrado, la enfermera la acompañaba a la puerta ya efectuada su revisión.


- Clara, puede venir a buscar los resultados dentro de un mes.

-¿Debo pedir hora?

-No es necesario. El horario de las nueve de la mañana a las trece horas. De lunes a viernes.

-Muchas gracias. Adiós.


-Adiós, buenos días.
La enfermera, miró la lista que llevaba en la mano y llamó de nuevo a otra mujer.

Camino de vuelta, miraba  a ambos lados de la calle, para ver si seguía el camino correcto.
Andó un rato, hasta que vio de nuevo el bingo. Cruzó la carretera deprisa, no había pasado por el semáforo ni por el paso de cebra. Después pensó, que lo había hecho mal ya que algún poli la podía haber visto.
Dudó antes de entrar. Pero a pesar de ello, sabía que al final optaría por hacerlo.
Subió tres escalones, el bingo no estaba a nivel de calle. Al subirlos notó que sus piernas temblaban. 
Entró y se paró junto a una mesa. Parecía que allí debía entregar su carnet de identidad. Tomaron sus datos y al poquito estaba dentro de una sala muy grande. Dónde había muchas mesas, y algunas de ellas ocupadas. La mayoría por mujeres.

Una camarera muy simpática le preguntó
-¿Que desea tomar?

-Un cubata, por favor.

No tardó en tenerlo en la mesa. Se lo acercó a los labios temblorosos.

Otra señorita venía cargada de cartones. Ella al principio optó por dos.

Estaba a punto de empezar

Al poco rato se oyó una voz que gritaba
-Linea.

-La señora ha cantado línea.

Y seguidamente cantaron más números

El corazón le iba a cien. Tenía la ilusión de ganar aquel bingo, había escuchado que los novatos el primer día ya se estrenaban.
Se fue animando. Y el monedero cada vez estaba más vacío. Se dijo, que como llevaba un bono para el metro no tendría problema para regresar a su casa.
Perdió todo lo que llevaba. Salió a la calle muy defraudada, sin duda había tenido una mala mañana. Al siguiente seguro le iría mejor.
Continuará
Autora Verónica O.M.




6 comentarios:

  1. El bingo va muy deprisa y se queda uno sin dinero en poco tiempo, lo de ginecología será muy importante me imagino, besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para silvo
      Tienes toda la razón. La revisión es rutinaria, por medio de ella ha encontrado ese bingo (mal de muchas personas que no saben decir basta)
      Besos, feliz día

      Eliminar
  2. Jamás he entrado en un bingo,por lo que no puedo opinar con claridad sobre esa afición...
    Lo peor puede ser llegar a dejar que esa aparente afición,pase a ser una enfermedad desbocada contra la que luchar.
    Seguiremos leyendo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para Marinel
      Tienes toda la razón. Clara tendrá problemas, este tema se le irá de las manos.
      Besos

      Eliminar
  3. Vaya que pena que haya entrado ahí,eso no va a terminar bien,me da tristeza esta mujer...

    Besos guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para Paraíso Perdido
      Se complicará hasta límites inesperados, ya verás.
      Besos (gracias, más wapa tu)

      Eliminar

La letras, tienen el poder de llevarte a ese mundo dónde todo es posible, deseo te gusten las mias...