PERSONAJES DE ESTA HISTORIA CÓMICA

Rodolfo y Amada, protagonistas
Vidal, amigo de los dos
Silvestre hombre que le guia, primo de la gitana a la que busca
Niños, pilluelos de los que no te puedes fiar
Encarna, gitana, prima del guia
Cándido, padre de Amada
Otilia, Oti, madame del burdel
Adelita, fulana que hará de Vidal un hombre
Deseo os guste, y os haga pasar momentos divertidos...

lunes, 29 de abril de 2013

CLARA SOTO (7 DE 56)

Manolo ya se había marchado hacia el trabajo, Clara se hizo la dormida, la dejó que descansara, últimamente por mucho que ella tratara de disimularlo, estaba claro que algo la inquietaba.

Se levantó cuando el cerró la puerta, dirigiéndose al baño. Se miró en el espejo del lavabo. Se vio mala cara.

-Eso lo arreglo, cuando me maquille un poco.

Desayunó, e  hizo la cama, limpió el polvo, fregó los platos de la cena. Después pasó la fregona.
Mientras se duchó, y maquilló, vistiéndose a continuación.
Iría de nuevo al banco, haría la compra. Esa era su intención...
Cuando se dirigía hacia el mercado municipal,  cambió de idea y sus pasos ya iban hacia el metro. Esperaba ganar,  y sino  se retiraría sin gastarlo todo.
Entró en el bingo, su maquillaje había obrado un milagro, se veía de un guapo subido, bien vestida, y perfumada. 
Con un gesto de cabeza, la camarera ya entendió lo que quería. Al rato, pidió otro cubata de la misma forma.
A medida que pasaba la mañana mucho más defraudada, pero era incapaz de parar. Cuando decidió hacerlo ya no le quedaba nada. Fue al baño, parecía que no había nadie más que ella y se dejó llevar por los nervios. 

-¡Serás idiota, Clara! ¿ Y ahora qué?

Empezó a llorar

Al otro lado del tabique, alguien la escuchó. El hombre que salía del baño de caballeros asomó su cabeza.

-¿Te puedo ayudar?

-¡No!

Contestó llorando

El hombre entró,  y bajando mucho la voz se puso detrás de la puerta. No quería que nadie lo viese allí.

-¿Que te pasa? ¿Es porque perdiste todo el dinero?

-¡Si, mi marido me mata, si llega a enterarse!


-¿Cuanto te hace falta?


-Por lo menos para hacer la compra.


-¡Así que eres una ludópata!  Si quieres, te puedo dar unos treinta euros, pero te los tienes que ganar.


-¿Que es lo que tengo que hacer? 

Preguntó, ya parando de llorar

-¡Ya sabes!


-Te confundes, no soy puta.


-¿Quieres el dinero o que?


-Lo necesito.


Entraron en uno de los baños. Allí la mujer se ganó aquel dinero, después de hacerle una felación y dejarse penetrar. Se daba cuenta, que aquello ya no podría frenarlo y cada vez iría a peor.


Pasó por el mercado, y compró algunas cosas con aquel dinero.
-¡Qué asco me doy!
Continuará
Autora Verónica O.M.

2 comentarios:

  1. Pobre mujer, necesita urgentemente tratar sdicción, besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para silvo
      Si lo necesita. Pero antes deben ocurrir otras cosas, ya verás.
      Besos

      Eliminar

La letras, tienen el poder de llevarte a ese mundo dónde todo es posible, deseo te gusten las mias...