viernes, 10 de mayo de 2013

CLARA SOTO (12 DE 56)

Precioso dibujo al carboncillo de
Miguel Angel Omaña Rojas
Novela escrita por mi





Y así continuó la vida de Clara.
No se sabía como, pero en el bingo todos la miraban. Se había corrido la voz, que por dinero hacía de todo además de ser ludópata y bebedora.

También en su escalera se oían rumores, que cuando el marido no estaba en casa subía hombres.
Los escuchaban jadear, reír, e incluso los habían visto pasear por el piso desnudos.

Se creó muy mala fama, pero ella ni imaginaba...

Manolo una tarde, salio antes del trabajo y pensó en darle una sorpresa ya que no lo esperaba. Podrían salir a tomar algo, o mejor todavía quedarse en casita, no les vendría mal tener un poco de intimidad.
Subió por la escalera, solo eran dos pisos de altura.
Al ir a meter la llave en la cerradura, sintió risas dentro. Pensó, que alguna vieja amiga la había visitado. Abrió esperando aquello, pero se llevó la peor sorpresa de su vida.

Allí estaba su Clara, desnuda y abrazada a otro tío, consumando el acto sexual.

-¡Eres una puta! ¿Y tu, no sabías que esta zorra estaba casada?

El hombre, se vistió deprisa y pudo salir del piso. Manolo no intentó retenerlo.

Clara había intentado cubrirse, pero ya era demasiado tarde.

-Ya me parecía extraño a mi, esas nuevas modalidades tuyas. Y es que te lo montas con otros tíos, ¿con cuantos si puede saberse?

-Este es el primero.
Dijo con un hilo de voz

¿Piensas que me lo voy a creer? ¡Seguro pensabas que soy tonto! Pues este tonto, te va a poner de patitas en la calle. ¿Que te parece, Clarita?

-¿Y dónde voy a ir? 
Preguntó llorando

-Eso señora puta, es tu problema y no el mio. Si no habértelo pensado antes. Te doy dos horas para que te marches, si no lo haces todo el barrio sabrá por mi que eres una zorra. Así que decide.

El hombre cerró la puerta de un gran portazo, ella se quedó llorando, sin duda Manolo hablaba en serio. Se duchó, y cogió unas cuantas cosas antes de irse. 
De golpe había aterrizado a la cruda realidad. No se consideraba, como Manolo la había culpado. Todo era culpa de su adicción.
Autora Verónica O.M.
Continuará

10 comentarios:

Universo dijo...

Era cosa de tiempo que se descubriera el pastel. Pobre Manolo. Verónica buen fin de semana.
Besos.

Verónica dijo...

Para Universo
Ese tiempo ya ha llegado, y de la peor forma.
Pobre, ni se lo imaginaba...
Besos, buen finde

trimbolera dijo...

Seguimos !!

Verónica dijo...

Para trimbolera
Gracias por hacerlo.
Besos

silvo dijo...

El barrio ya lo saben pero ella creerá que no, los últimos en enterarse los protagonistas,a ver por donde sale que no deja de ser víctima la pobre Clara, besos!

Verónica dijo...

Para silvo
Es una víctima, de sus adicciones y los problemas que ellas acarrean. Veremos si logra salir y como lo hace.
Besos

ana dijo...

Esto se veía venir, que sorpresa se ha llevado el pobre Manolo. Está claro que ella es una víctima, pero jolines porqué nos les da por fregar escaleras. Veremos que hace ahora. Un abrazo Verónica

Verónica dijo...

Para ana
Se veía, y llegó ese momento. En las adicciones, es fácil caer cuando se dispone de mucho tiempo libre, se prueba y ya no se puede parar (o si)
Un abrazo Ana, buen finde

Morgan Nascimento dijo...

Hola, felicidades por tu blog!
Si usted puede visitar este blog:
http://morgannascimento.blogspot.com.br/
Gracias por su atención

Verónica dijo...

Para Morgan Nascimento
Hola Morgan, me alegra te guste.
Un saludo