PERSONAJES DE ESTA HISTORIA CÓMICA

Rodolfo y Amada, protagonistas
Vidal, amigo de los dos
Silvestre hombre que le guia, primo de la gitana a la que busca
Niños, pilluelos de los que no te puedes fiar
Encarna, gitana, prima del guia
Cándido, padre de Amada
Otilia, Oti, madame del burdel
Adelita, fulana que hará de Vidal un hombre
Deseo os guste, y os haga pasar momentos divertidos...

lunes, 13 de mayo de 2013

CLARA SOTO (14 DE 56)



Precioso dibujo al carboncillo de
Miguel Angel Omaña Rojas
Novela escrita por mi


Sin saber muy bien lo que hacía, Clara se dirigió hacia el metro, iba cargada con una gran bolsa de deporte, dónde iban desde prendas de vestir hasta zapatos, y enseres de aseo personal y maquillaje. Era como si su inconsciente la llevase hacia alguna parte.
Y aquella, era su antiguo barrio. No sabía muy bien lo que iba a hacer allí, pero sus pasos fueron precisos y en ningún momento dudó dónde dirigirse.
Andó un trecho no muy largo, y llegó a  aquel lugar. Dió alguna vuelta por allí, ya que aquello pesaba un poco. Al rato se sentó en la entrada de una finca, no sabía muy bien que hacía allí.
Pero se quedó esperando. ¿Esperando qué? ¡Como poco, un milagro!
Las personas pasaban, la miraban sin disimulo preguntándose que hacía allí sentada, ella ni se inmutaba, tenía como un nudo en su garganta, deseaba llorar y gritar, pero...

A eso que alguien se detuvo a su lado.
-Eres Clara. ¿Qué haces aquí?

-¡Hola Borja!
Saludó ella a punto de llorar

-¿Vienes de visita? Mi madre se pondrá muy contenta.
Dijo el joven. Un chico adolescente de unos dieciséis años, que ella conocía desde siempre.
-¿Subimos? 
Preguntó el joven, no imaginando su drama

La mujer cargó con la bolsa, y echaron a andar unos metros. Borja muy amablemente ofreció llevarle la bolsa, ella se negó agradeciendo su gesto.

Llegaron y subieron en el ascensor, eran cinco pisos de altura. Al llegar en la puerta número uno, el joven metió su llave y entraron.

-¡Mamá mira quien viene a verte! 
Chilló el joven

La madre que estaba en la cocina, salió secándose las manos.

-¡Hola Marga! 
Clara dejó su bolsa en el suelo, y dio dos besos a la mujer.


El chico, marchó para su habitación a conectar su ordenador.

-¡Hola Clara! Deja que te mire. Te noto rara, ¿es que ha pasado algo?

Clara se echó a llorar. La mujer,  la dejó que se desahogara. Al rato y más tranquila, aceptó entrar en la salita sentándose en el sofá junto a su amiga.

-¡Manolo me ha echado de casa! 
Diciéndolo nuevamente se echó a llorar.

-¡Pero eso no puede ser! 

-¡Lo es, Marga! la verdad es que tiene motivos de sobra para hacerlo.

A grandes rasgos Clara le contó. La mujer se hacía cruces.
-¡Por Dios Clara! ¿Como has sido tan tonta e inconsciente? ¿Y ahora dónde vas  vivir?

-No se. No tengo dinero, ni dónde ir.

-¡Quédate aquí un tiempo! No es que tenga demasiado, pero una cama y comida te puedo ofrecer, aunque te tendrás que espabilar. No te voy a permitir que sigas por ese camino.

Se abrazaron, y Clara se echó a llorar.

-¡Anda tonta! No te voy a dejar al raso, ya sabes que somos amigas. Aunque últimamente no nos hallamos visto. Lávate la cara, seca esas lágrimas que vamos a cenar. A mi hijo ni mu, le diremos que vas a estar un tiempo con nosotros, el no lo entendería es demasiado joven.

Haciendo caso a su amiga, Clara se dirigió hacia el baño, dónde en silencio lloró nuevamente, se lavó la cara, y cuando estuvo más calmada salió.

Su amiga ya estaba con la cena puesta en la mesa.
Autora Verónica O.M.
Continuará

6 comentarios:

  1. ¡Ay! Esta Clara, yo no sé pero no me fio mucho, mucho no, no me fio nada, veremos si a su amiga no se la lía, después de acogerla. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para ana
      Esperemos que sepa valorar su ayuda, es normal que no te fies.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Menos mal que aún tiene la amistad, podrá salir de todo creo, besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para silvo
      Silvo, y crees muy bien, ya verás.
      ¿Has escuchado aquello de: Cuanto peor se es, más suerte se tiene? Pues eso...
      Besos

      Eliminar
  3. Lo he escuchado y hasta creo que lo he visto Verónica, besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para silvo
      Pues en esta historia tanto de lo mismo, ya verás.
      Besos, feliz día

      Eliminar

La letras, tienen el poder de llevarte a ese mundo dónde todo es posible, deseo te gusten las mias...