jueves, 16 de mayo de 2013

CLARA SOTO (16 DE 56)




Precioso dibujo al carboncillo de
Miguel Angel Omaña Rojas
Novela escrita por mi

Marga también se marchó a la cama, al día siguiente entraba a trabajar muy temprano.
-Se me ha olvidado decirle a Clara... Bueno mañana ya lo haré.

El piso quedó en silencio


Ni en sueños, podría haber imaginado que volvería a su antiguo barrio y más en aquellas condiciones. Trató de dormir pero era tarea imposible, se tapó con la sábana hasta las orejas, pero no había forma de conciliar el sueño.
Al cabo de algunas horas sintió sed, y se dirigió hacia la cocina. Vio luz en ella y se detuvo.

Marga ya la había escuchado.
-¿Eres tu, Clara? 
Preguntó la mujer muy despacito. Borja dormía, al igual que muchos de sus vecinos y respetaba la comunidad dónde vivían

-Si, soy yo.

-¿No has dormido?

-No lo he hecho pero he descansado, falta me hacía. Me he levantado a beber agua.

Marga, sacó del frigorífico la botella de agua mineral y se la dio a su amiga. Por cierto Clara, se me olvidó decirte que entro a trabajar dentro de un rato, tu puedes hacer lo que quieras, aunque te pido no vuelvas a las andadas, no te conviene amiga. Me duele verte en esta situación. 

-¡Lo se y te lo agradezco! Me quedaré por aquí, no te preocupes que cuando regreses tendrás todo limpio y recogido. A partir de la próxima semana, empezaré a buscar trabajo si tu me lo permites. Todavía no estoy en condiciones de hacerlo.

-No te preocupes, soy consciente que todo en esta vida necesita su tiempo.
Marga, se tomó un vaso de leche y dos tostadas con mantequilla, hecho esto se despidió de su amiga hasta la tarde.

Borja a eso de las 8.30 salía para la academia, ella se quedó sola en el piso. Ni corta, ni perezosa, empezó a limpiar y ordenar por aquí, y por allá.

A eso de las cuatro de la tarde llegó Marga del trabajo.
-¡Clara! 
Llamó al entrar

-Estoy aquí.
Estaba limpiando el polvo del salón comedor. 

-Tengo buenas noticias para ti, dónde trabajo se jubila una compañera, están buscando sustituta. Les he hablado de ti, y me han dicho que mañana te persones allí. Te harán una prueba, y si les interesas la semana próxima estarás trabajando. No es nada del otro mundo ese trabajo, pero me imagino que te vendrá muy bien de momento. Hay gente interesada en el puesto, pero me han asegurado que si les gustas antes estás tu.

-Marga, no se como agradecerte tanto...


-Volviendo a ser la Clara que eras.

-Te lo juro.
Autora Verónica O.M.
Continuará

12 comentarios:

ana dijo...

Ya puede ser consciente Clara y aprovechar la buena suerte que está teniendo.
Ya estoy deseando leer el siguiente capítulo. Un abrazo

Verónica dijo...

Para ana
Ojalá no defraude a Marga, no se lo merecería para nada.
El siguiente será mañana (muchas gracias Ana)
Un abrazo

silvo dijo...

Cierto si regresa a la que conquistó semejante amiga se verá bien pagada, me encanta como lo has visto Verónica, besos!

Verónica dijo...

Para silvo
Silvo, es así como dices.
Jaja, los años son los responsables de ello.
Besos

Anónimo dijo...

Es muy interesante...¿ya la publicaste o autopublicaste como novela? Vale la pena... Felicitaciones y ¡adelante!


abrazos

Verónica dijo...

Para Adelfa Martín
Adelfa, muchas gracias.
Está solamente publicada en otro de mis blogs, ahora la estoy pasando a este y borrando del otro.
Abrazos

Universo dijo...

Para Clara, se encendió una luz al final del túnel. Si acepta el trabajo, “esperemos que los jefes estén a salvo”.
Un abrazo.

Verónica dijo...

Para Universo
Muy cierto, Clara debe agradecer siempre esa ayuda recibida.
Esperemos lo estén, jaja
Un abrazo

Marinel dijo...

La vida a veces nos da otras oportunidades,que para nada debemos despreciar.
Quiero pensar que ella no lo hará.
Besos.

Verónica dijo...

Para Marinel
Marinel, tienes toda la razón.
No la despreciará, si lo sabré yo.
Besos

Rafaela Juidia dijo...

No saldrá tan fácil de su fuerte adicción. Lo tiene complicado.
Te sigo intrigada.
Besos.

Verónica dijo...

Para Rafaela Juidia
Complicado si, pero no imposible. Tiene algo a su favor para conseguirlo, no querrá defraudar la confianza de su amiga, ya verás Rafaela.
Besos