lunes, 27 de mayo de 2013

CLARA SOTO (21 DE 56)


Precioso dibujo al carboncillo de
Miguel Angel Omaña Rojas
Novela escrita por mi


Clara le dio la dirección de la boutique, le alargó el mismo papel, que su amiga le había apuntado la misma. Se despidieron con un buen apretón de manos. Al parecer el trabajaba en una gestoría, de aquella misma calle.
Era temprano así que decidió dar una vuelta por la ciudad, cogió el metro y se acercó a El Corte Inglés, dio vueltas y más vueltas, habían cositas muy bonitas, aunque ella no tenía apenas dinero, se dijo que cuando empezara a trabajar y cobrara podría comprarse algo. También pensó, que en casa de Marga no podría estar eternamente.
Salió de allí con cierto malestar, ya que se daba perfecta cuenta que tenía muchos problemas encima. Desde que estaba en casa de Marga, no había vuelto a ir al bingo ni a beber nada. Sexo tampoco, desde que Manolo la pilló in fraganti en su casa con aquel....
El cuerpo, le pedía esas cosas y se sentía  mal de no poder llevarlas a cabo.
Subió de nuevo en el metro y se dirigió a casa de su amiga, allí la esperaría con la comida preparada para cuando ella llegase.
Se metió en la cocina dispuesta a preparar la comida, cuando de pronto escuchó el sonido del timbre de la puerta. Y se quedó lívida, al ver delante de ella a Manolo.

-¿Puedo pasar?


-¡No, no puedes! ¿que quieres?


-¡Hablar contigo!


-Tu y yo, no tenemos nada de que hablar.


-¡Anda mujer! No te hagas la digna, que vine a buscarte.


-Pues te puedes marchar, con viento fresco. Contigo no vuelvo. ¿Quien te ha dicho dónde encontrarme?


-¡Nadie! te he visto y te he seguido. ¡Anda Clara, vuelve conmigo!


-Me echaste de casa, y eso no te lo perdono.

-¡Peor lo hiciste tu! te encontré en casa con otro tío.


-No me preguntaste, porque hacía aquello.

-Me lo han dicho, jugabas al bingo.


-¿Y quien ha sido ese alma tan caritativa?

-¡Da igual Clara! te han visto...

Autora Verónica O.M.
Continuará

12 comentarios:

ana dijo...

Es que en la vida tiene que haber de todo. Como no sabe hacer nada de la casa, no le importa llevar la frente con adornos, si es que no puede ser. Te confieso Verónica que esto no me lo esperaba, me he quedado flipando con el Manolo este, en fin ya veremos cómo se desarrollan los hechos. Un abrazo

Verónica dijo...

Para ana
Y más fliparás, ya verás.
un abrazo

silvo dijo...

Eso de echar a alguien y regresar pasa muy a menudo, a ver que deciden, besos!

Verónica dijo...

Para silvo
Silvo, es cierto que pasa, y en estos tiempos más.
Veremos, pero te adelanto que a Clara no la veo...
Besos

Rafaela Juidia dijo...

Bueno, bueno, ese Manolo que esta dispuesto a perdonar. Mal se esta poniendo la cosa, Clara vuelta a las andadas, ya lo veras.

Besos.

Verónica dijo...

Para Rafaela Juidia
Esperemos que no vuelva a las andadas, un error es perdonable, dos sería....
Besos

Marco Rocca dijo...

Uma situação muito difícil de se explicar... Lindo texto amiga, parabéns!

Verónica dijo...

Para Marco Rocca
Es tal y como dices, Marco.
Me alegra te guste (gracias)
Un cordial saludo, bendiciones

Universo dijo...

Veronica, se la esta yendo la pinza. Esto no se ve muy claro, como se suele decir la cabra tira al monte.
Un abrazo.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Creo que habrá que esperar otros avances de la historia, para encontrarle un destino. UN abrazo. carlos

Verónica dijo...

Para Universo
Se verá claro un poquito más adelante, ya verás. Las personas, merecen-mos un voto de confianza, esperemos lo merezca.
Un abrazo, buen domingo

Verónica dijo...

Para Carlos Augusto Pereyra Martínez
Habrá que esperar muy poco, ya verás. Los personajes principales nos sorprenderán.
Un abrazo