domingo, 2 de junio de 2013

CLARA SOTO (22 DE 56)

Precioso dibujo al carboncillo de
Miguel Angel Omaña Rojas
Novela escrita por mi


-¡Déjame entrar, Clara! en el rellano, vamos a divertir bastante a los vecinos.

-¡Pasa! pero no me vas a convencer, y además mañana empiezo a trabajar.

-¿Puede saberse, dónde?

-No creo, que eso te interese lo más mínimo.
Dicho esto, se metió para la cocina dispuesta a preparar la comida.

-Estás muy hacendosa, parece que te desenvuelves bien en casa ajena.

-No es tan ajena, es de mi amiga. Ella fue la que me la ofreció, Manolo ya estás hablando demasiado.

El hombre no tenía ganas de encontrarse con Marga, ya que no le caía demasiado bien, le constaba que el a ella tampoco.
Cuando la comida ya estaba casi lista, se oyó el ruido de la llave en la puerta.

-¿Dónde estás, Clara? -preguntó la mujer al entrar-

-¡En la cocina, con una visita! 

-¡Manolo! ¿Qué haces tu por aquí?

-¡Hola Marga! ya lo ves, en busca de Clara. No se, lo que ella te habrá contado pero seguro que ha exagerado bastante.

Marga miró a Clara, la mujer movió la cabeza negando aquella acusación.

-¿Piensas volver con el?
La mujer, no trataba de disimular lo mal que Manolo le caía, esperaba que su amiga le respondiera si o no.

-No creo, que sea necesario que permanezca en tu vivienda. He venido a buscarla para llevarla de vuelta al dulce hogar.

-No sería tan dulce, cuando vino aquí llorando. Manolo voy a respetar la voluntad de Clara, pero si ella no quiere marcharse contigo te pediría que salieras de mi domicilio lo más pronto posible.

-Recoge tus cosas, Clara. Marchemos de aquí, ya has visto que no soy muy bien recibido...

-¡Vete tu! yo me quedo, si Marga sigue ofreciéndome su casa. 

-¿Marga, me puedo quedar?

-¡Vaya pregunta! claro que te puedes quedar. Manolo sal de mi casa que vamos a comer, perdona pero no te vamos a invitar- diciendo esto lo empujó hacia la puerta-

Y entonces el sentenció
-¡Clara, no pienses que te vas a librar tan fácilmente de mi -abrió la puerta y salió dando un fortísimo portazo-
Autora Verónica O.M.
Continuará

6 comentarios:

ana dijo...

Termino de llegar de viaje, y claro lo primero es mirar los blogs y ya veo que sólo he tenido que leer un capitulo, y tampoco ha pasado nada importante, nada más que el Manolo que hay que ver que a gusto los lleva puestos, si no fuera así, no estaría suplicando, en fin hasta que no nos pasan las cosas no sabemos cómo vamos a reaccionar. Un abrazo

Verónica dijo...

Para ana
Bienvenida de tu viaje...
Tu lo has dicho, Ana. Hasta que no nos pasan...
Un abrazo

silvo dijo...

Anda que va a seguir insistiendo, no entiendo a la gente, besos!

Universo dijo...

Verónica, no me diga que ahora tiene celos. O necesita que le ponga la lavadora, ya veremos.
Un abrazo.

Verónica dijo...

Para silvo
Hay gente pa tó (para todo)
Besos

Verónica dijo...

Para Universo
Universo, más bien necesita lo último.
Un abrazo