PERSONAJES DE ESTA HISTORIA CÓMICA

Rodolfo y Amada, protagonistas
Vidal, amigo de los dos
Silvestre hombre que le guia, primo de la gitana a la que busca
Niños, pilluelos de los que no te puedes fiar
Encarna, gitana, prima del guia
Cándido, padre de Amada
Otilia, Oti, madame del burdel
Adelita, fulana que hará de Vidal un hombre
Deseo os guste, y os haga pasar momentos divertidos...

sábado, 15 de junio de 2013

CLARA SOTO (26)


Precioso dibujo al carboncillo de

Miguel Angel Omaña Rojas

Novela escrita por mi


Ya era la hora de cerrar la boutique, Clara y Tere se despidieron de Marta (la dueña) ella se quedó todavía un rato más, supervisando unas facturas pero ya a puerta cerrada.

-¿Te quedas a comer por aquí, o te vas a casa? -preguntó Tere-

-Me iré a casa caminando, ya que me da tiempo suficiente.

-Bueno Clara, yo cruzaré por este semáforo que vivo ahí enfrente -señaló unos pisos de color marrón de pequeños balcones-
Se despidieron hasta las cinco (en la boutique) Clara iba muy contenta.


-¡Que suerte que he tenido! tengo un trabajito que aunque no gane demasiado, si me dejan fija me podré arreglar -Iba ensimismada, con esos pensamientos cuando le llegó una voz por detrás.

-¡Clara, espera! -Aquella voz, era conocida sin duda. Se trataba de Bruno, que venía deprisa para alcanzarla, y al llegar a su altura-
-¡Hola, Clara! ¿como te ha ido esta mañana?

-¡Muy bien! casi mejor de lo que esperaba.

-Me alegro. ¿Dónde vas ahora?

-A casa. Tengo que volver a la tarde entro a las cinco, así que me da tiempo suficiente. ¿Y tu dónde vas?

-A casa también. Si quieres te invito a comer.

-No puedo. Tengo que preparar la comida para Marga y para mi.


-¡Llámala!

Clara dudó unos segundos, y se dijo que porque no... -Cogió su móvil, que lo llevaba en el bolsillo del pantalón, y se dispuso a llamarla-

-¡Ya está! vamos...

-El teléfono móvil,  no es bueno que lo lleves en el bolsillo, debes llevarlo lo más separado del cuerpo. ¿Lo sabías?


-No lo sabía.

-Es preferible que lo lleves metido en un bolso.

-¡Pareces un médico!

-No lo soy, ya lo sabes.

Fueron caminando un rato, pararon en aquella misma calle en el número treinta, entraron en la finca subiendo en el ascensor hasta llegar al ático. Bruno abrió la puerta, y entraron a un gran recibidor dónde todas sus paredes eran espejos, ribeteados con un biselado muy fino y elegante.


-¡Guau, que bonito!

-Parece que te gusta -dijo afirmando-

-Me encanta, es precioso.
Autora Verónica O.M.
Continuará

4 comentarios:

  1. No se si le seguirá gustando ese piso, ese Brunome parece un tanto enigmático, besos!

    ResponderEliminar
  2. Eso digo yo, veremos el tal Bruno como es. No creo que sea rico, guapo, con un ático y encima se enamore de ella, sería demasiado fácil y bonito. En la vida real no es así. Besos Verónica

    ResponderEliminar
  3. Me estoy imaginando lo peor. Esta clara es muy atrevida.
    Verónica besos buen inicio de semana.

    ResponderEliminar
  4. No me gusta Bruno, nada más conocerla ya le da la vara con el móvil, puede ser un obsesivo o un freso, o un fresco obsesivo, hummmmm a ver que pasa....
    Bsss

    ResponderEliminar

La letras, tienen el poder de llevarte a ese mundo dónde todo es posible, deseo te gusten las mias...