PERSONAJES DE ESTA HISTORIA CÓMICA

Rodolfo y Amada, protagonistas
Vidal, amigo de los dos
Silvestre hombre que le guia, primo de la gitana a la que busca
Niños, pilluelos de los que no te puedes fiar
Encarna, gitana, prima del guia
Cándido, padre de Amada
Otilia, Oti, madame del burdel
Adelita, fulana que hará de Vidal un hombre
Deseo os guste, y os haga pasar momentos divertidos...

domingo, 4 de agosto de 2013

CLARA SOTO (33 DE 56)

Clara no pegó ojo en toda la noche, sentía dentro de ella un gran nerviosismo
-Iría a denunciarlo, pero no me siento con fuerzas, tendría que explicar cosas que me avergüenzan, pensarían que soy una mala persona, y no lo soy. Me he equivocado, pero seguro que hay muchas mujeres que lo habrán  hecho peor que yo. ¿O yo lo he hecho peor que ellas?

La cabeza le dolía a rabiar, por tanto llorar, pensar, y no haber dormido. Cuando se levantó, fue hacia el baño y se miró el cuello, lo tenía amoratado y con las señales de los dedos de Manolo, estaba hecha una verdadera pena. Se duchó, y dejó caer el agua mucho rato encima de ella, estaría allí eternamente con el líquido acariciándola, allí se sentía a salvo. Buscó dentro del armario un foulard, se lo pondría para que no se le viese el cuello. No quiso desayunar, no le entraría ni un bocado.
Cuando salió a la calle, lo hizo con miedo mirando a todas partes, y si escuchaba pasos de alguien que andaba cerca, su corazón se aceleraba. Ahora entendía lo que significaba sentir pánico.
Aligeró el paso todo lo que pudo, cuando llegó a la boutique y le dio la bienvenida la campanilla musical,  se sintió a salvo. De momento ya estaba en un lugar seguro, allí estaban Tere y Marta, seguro que si asomaba Manolo no le dejarían acercarse.


Tere la miró, e inmediatamente se dio cuenta que algo grave le pasaba.
-¿Que te pasa? te noto muy extraña.

Escuchó aquellas palabras, y sin poderlo remediar se puso a llorar desconsolada. Se quitó el foulard del cuello, y la otra dependienta pegó un grito.
-¿Que te han hecho?

-Ayer, cuando volvía a casa Manolo me atacó e intentó estrangularme -dijo sin dejar de llorar-.

-¿Pero irías a denunciarlo?

-¡No! no lo hice.

Marta, estaba en su despacho haciendo una llamada telefónica, la mujer no se había percatado de nada ya que estaba con la puerta cerrada.

Fue Tere quien llamó con los nudillos.

-¡Disculpa un momento! -escuchó decir a alguien con quien la mujer estaba hablando-.
-¡Adelante, pasa!  -dijo conociendo el toque de su dependienta más veterana-.

-¡Marta, cuando puedas ven por favor! -dijo asomando solamente la cabeza, sin llegar a entrar-.

Por la expresión de Tere, supuso que algo grave sucedía-.

-¡Ahora salgo, un momento!
Cortó rápidamente la llamada telefónica, prometiendo volver a comunicarse al rato y colgó.

-¿Que pasa? ¡Me has asustado!
Tere no dijo palabra, y con un movimiento de ojos le señalaba a Clara. La mujer entendió aquello, y miró hacia Clara y se horrorizó de lo que vio.

-¿Que es lo que te ha pasado?

Ella empezó de nuevo a llorar, fue su compañera la que le explicó lo sucedido.
-¡Ha sido su marido!

-¿Lo denunciarías? -preguntó-.

-¡No lo hice!

-Pues has hecho muy mal, aunque eso lo puedes corregir ahora mismo, hazlo no vaya a ser que tengas luego que lamentar...
Autora Verónica O.M.
Continuará

15 comentarios:

  1. Ya debería haber denunciado, aunque yo entiendo el por qué no lo erlo que hace, espero que la nimen a hacla vida le va en ello, besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para silvo
      Debería, pero ya ves la vergüenza hacia ella misma la paraliza. Algunas veces la vida nos trae soluciones y sin buscarlas, veremos...
      Besos, buena noche

      Eliminar
  2. Lo denunciaremos nosotros, con denuncia anónima ¿no? jajaja.
    Besos. Vero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para Sara O. Durán
      Lo haremos juntas, me apunto también.
      Besos Sara, buena semana

      Eliminar
  3. Que grosería, un golpeador. Espero que lo denuncie inmediatamente.

    Espero continuación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para Pluma Roja
      Aída debería hacerlo, aunque no se yo...
      Besos, buena semana

      Eliminar
  4. Seguro que si lo denuncia. Lo que les pasa a muchas mujeres es que no creen que alguien que han querido y que también a ellas las han querido, pueda llegar hacerles verdadero daño. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para ana
      Esperemos a ver si lo hace, Ana.
      Comparto totalmente tu opinión, el amor aunque se acabe no da derecho a agredir a la otra parte aunque ya no estén juntos.
      Un abrazo, buena semana

      Eliminar
  5. Esto se esta puniendo calentito. Yo creo que nunca piensa que te puede tocar a ti, y por eso cuesta tanto denunciarle, pero Manolo parece que no se lo va aponer fácil.
    Verónica, un abrazo buen inicio de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para Universo
      Tienes toda la razón, pensamos que las cosas pasan a los demás, qué equivocadas estamos a veces.
      Un abrazo, buena semana

      Eliminar
  6. Duro. A veces la verdad se aleja de la ficción pero cuando se cruza en su camino debe destilar sentimiento. Aprovecha el continua para esa reflexión amplia que haga que la ficción sea ficción plagada de verdad.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para Nel Morán
      Tienes toda la razón, espero que la historia tal cual está escrita sea de tu agrado.
      Saludos

      Eliminar
  7. Ahora nos dejas con la intriga jeje
    Volveré mañana!!!
    Un besazo amiga y que tengas una estupenda semana,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para Rosa Ortega Márquez
      Lo siento, Rosa. Mañana intentaré postear el siguiente capítulo.
      Besos, buena semana para ti (gracias)

      Eliminar
  8. Que pena me da ahora la pobre Clara, el marido no debió hacerle eso, y ella a pesar de las explicaciones que teme tener que dar, si debería hacer caso a sus amigas...Se pone muy interesante el relato amiga, volveré para ver como sigue...

    Besos grandes, y que pases un lindo día.

    ResponderEliminar

La letras, tienen el poder de llevarte a ese mundo dónde todo es posible, deseo te gusten las mias...