jueves, 22 de agosto de 2013

CLARA SOTO (36 DE 56)

Comieron, y Bruno depositó en una pequeña mesa de centro una bandeja con el café, y para ella trajo también leche desnatada. Y empezaron a dialogar, saboreándolo.

-¿Como te sientes, Clara?

-Si te digo la verdad, ¡estoy acojonada!

-¡Denúncialo, eso sería lo más acertado!

-¡Siento terror, Bruno! No sé si lo entiendes pero es más fuerte que yo misma. No puedo evitarlo.

-Te acompañaré a casa, no creo que se te acerque conmigo pero piensa que es lo que deberías hacer, además de zanjar de una vez por todas tu matrimonio. Si es lo que deseas.

La mujer movió la cabeza afirmando.

El quedó en silencio unos instantes, y como impulsado por algo...
-¡Quiero decirte algo, Clara!

Estaba demasiado serio, y ella no sabía el porqué de ello.

-¿Sabes, porqué no quise saber nada de tu pasado?

-¡No, la verdad es que no!

-Hay cosas que son insignificancias al lado de otras.

-¿Qué quieres decir?

-También he sufrido, y mucho. Nada es tan importante que no se pueda arreglar de una forma u otra, mi mujer murió hace siete años, y el bebé que iba a nacer también.  Conducía de vuelta a casa, había estado visitando a sus padres. El coche se le salió de la carretera, y perdí a ambos. ¿Te das cuenta que hay cosas que no tienen apenas importancia?

Al decirlo se le escapó un suspiro, ella alargó una mano y la depositó en su rostro acariciándolo. El hombre besó aquella.

-¡Cuanto lo siento! Yo no sabía...

Quedaron en silencio mucho tiempo, ella no se atrevió a romperlo.
Autora Verónica O.M.
Continuará

10 comentarios:

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Bueno...seguiremos la huella de este relato, al parecer de dos seres sfridos...Un abrazo. carlos

Verónica dijo...

Para Carlos Augusto Pereyra Martínez
Gracias Carlos por hacerlo.
Dos seres... como bien dices.
Un abrazo

silvo dijo...

Cierto nos preocupamos de cosas pequeñas y lo comprendemos cuando vemos el sufrimiento grande de otros o lo llegamos a padecder nosotros, besos!

Verónica dijo...

Para silvo
Silvo, es como bien dices.
Hay cosas, que por importantes que parezcan al lado de otras parecen una nimiedad.
Besos

Pluma Roja dijo...

Continúo con la lectura.

Espero la continuación.

Saludos Vero.

Sara O. Durán dijo...

Bueno... ahora quizá empiece a valorar la importancia de finiquitar la relación con el Manolo.
Besos, amiga!

Verónica dijo...

Para Pluma Roja
Gracias Aída por hacerlo.
Saludos, feliz día amiga

Verónica dijo...

Para Sara O. Durán
Por supuesto debería hacerlo, veremos ella decide...
Besos, feliz día amiga Sara

Rosa Ortega Márquez dijo...

Sigo muy interesada con esta historia de Clara Soto!!!
Besos Verónica y que tengas un buen fin de semana,

Verónica dijo...

Para Rosa Ortega Márquez
Gracias Rosa, si mañana puedo seguiré con la historia.
Besos, buen finde