lunes, 16 de septiembre de 2013

CLARA SOTO (42)

El hombre la acompañó a casa de su amiga, aunque no quiso entrar cuando ella se lo ofreció. Se despidieron en el rellano, dándose un cándido beso en los labios, y hasta que ella no entró en el piso el hombre no se movió de allí.

Al escuchar la llave, Marga salió disparada de la cocina esperando que diera alguna explicación por su tardanza. -¿Qué ha pasado?

-Ahora te lo cuento. -Le explicó todo lo sucedido momentos antes.

-Debí llamarte para que no te preocuparas. Ni pensé si te soy sincera. ¡Lo lamento!

-¡No te preocupes, me pongo en tu lugar! -¿Viniste sola?

-Me acompañó Bruno, es un buen tío...

-Me alegro mucho por ti, amiga.

-¿Y Borja?

-En su habitación estudiando, por lo menos es lo que me dijo, aunque pienso que está chateando con sus amigos. Está creciendo demasiado deprisa, una no está preparada todavía para eso.

Clara sonrió, después del nerviosismo de la tarde ya estaba mucho más tranquila.
Después de lavarse las manos puso la mesa, mientras su amiga servía la cena en unos bonitos platos.

Después se acercó a la habitación del chico, y con los nudillos llamó a la puerta a la vez que le decía
-Borja, la cena.

-Ahora voy, Clara.

La madre puso el televisor muy bajito, y cuando él se sentó empezaron a cenar.
Autora Verónica O.M.
Continuará

5 comentarios:

silvo dijo...

Eso es un hombre, esperando a que entre, me gusta porque le pasa como a mí que quiere estar seguro de que no habrá sorpresas, besos!

Verónica O.M. dijo...

Para silvo
Una gran suerte para ella haberlo encontrado, sin duda la protege porque la quiere.
Besos, buena noche

ana dijo...

Sí Vero sí, sí que ha tenido suerte Clara al encontrar en su camino a Bruno, no a todas las mujeres que están en la misma situación que ella les pasa. Un abrazo

Universo dijo...

Parece que la cosa esta un poco mas tranquila. Clara se siente más segura con Bruno, tuvo suerte.
Un fuerte abrazo.

AMALIA dijo...

Creo que tendrá suerte...

Un beso.