sábado, 21 de septiembre de 2013

CLARA SOTO (43)

La campanilla musical tintineó al entrar Clara, Marta había abierto la boutique hacía escasos cinco minutos, Tere todavía no había llegado.
Saludó al entrar, Marta fue hacia ella devolviendo el saludo
-¡Vaya pedazo de tío, has encontrado!

-¿Te refieres a Bruno?

-¡Claro! -contestó ella, esperando saber más.

Y en esas estaban, cuando entró la otra dependienta. ¿Me pierdo algo?

Contestó Clara. -¡No!  iba a explicarle a Marta, lo que nos sucedió ayer al salir de aquí con Manolo. Y a continuación le explicó de pe a pa todo lo sucedido.

Fue Marta quien preguntó. -¿Y ahora que piensas hacer?

-Separarme de él. Ya se lo dije ayer... ¡Contigo no vuelvo ni muerta!

-¿Y ese Bruno, que tal? -volvió de nuevo a la carga.

-Es un gran hombre. He tenido mucha suerte al encontrarlo, ni loca lo dejo escapar.

-¡Bueno chicas a la tarea, ya seguiremos con la conversación más tarde!

Y empezó la mañana. No hubo demasiadas ventas ya que era final de mes, y los bolsillos no deberían estar para gastos no demasiado necesarios.
Se dedicaron a limpiar los cristales, ordenar algunos estantes, y después colocar algunas prendas, mientras la empresaria con una factura en la mano y ayudada de su calculadora, ponía los precios a algunas prendas con el IVA incluido.

-¿No tienes miedo de Manolo? -preguntó su compañera de trabajo.

-¡Si! Pero no debo achicarme, después sería incapaz de salir a la calle.

-Tienes razón. Aunque debes ir con ojo, no me gustaría que te pasara algo.

-Gracias, Tere. Te prometo lo tendré en cuenta.

La campanilla tintineó, entraba una clienta...
Autora Verónica O.M.
Continuará

5 comentarios:

Pluma Roja dijo...

Espero que no le pase nada.

Sospecho después de esta plática que se avecina una tormenta callejera.

Saludos Vero.

Fiaris dijo...

Hola Vero buen domigo.abrazo

ana dijo...

Esa clienta... no se parece que tiene demasiados puntos suspensivos, veremos quién entra por la puerta. Un abrazo Vero.

Rafaela Juidia dijo...

Hola Vero, hace mucho que no te comento pero te sigo lleyendo.

Un abrazo.

Universo dijo...

El de la puerta no será Bruno. No creo que se lo ponga tan fácil.
Verónica un abrazo.