PERSONAJES DE ESTA HISTORIA CÓMICA

Rodolfo y Amada, protagonistas
Vidal, amigo de los dos
Silvestre hombre que le guia, primo de la gitana a la que busca
Niños, pilluelos de los que no te puedes fiar
Encarna, gitana, prima del guia
Cándido, padre de Amada
Otilia, Oti, madame del burdel
Adelita, fulana que hará de Vidal un hombre
Deseo os guste, y os haga pasar momentos divertidos...

lunes, 23 de septiembre de 2013

CLARA SOTO (44)

Llegó la hora de cerrar, Tere ya se despidió desde la misma puerta porque allí estaba Bruno esperando a su compañera.

-¡Hola, Clara! - dijo el hombre, acercándose a ella y dándole un beso en la mejilla.

Aceptó muy gustosa aquella demostración de cariño, y por su parte le dirigió una bonita sonrisa. Tenía una boca bonita de labios bien definidos, ni grande ni excesivamente pequeña.

Se dirigieron hacia el piso de Bruno, allí comerían. Siempre al entrar, le daba aquella sensación de amplitud y bienestar, aquel piso era muy bonito y entraba muchísima luz y dónde ella se sentía tan bien, además de estar en tan buena compañía. Todo era perfecto, un sueño hecho realidad.

Nada más entrar, se dirigieron hacia el baño a lavarse las manos, y a continuación hacia la cocina.
Él sacó de la nevera los alimentos que iban a consumir momentos después.

-Espero te guste la comida.

-Seguro que si. No te preocupes me gusta todo, solo hay algo que mi estómago al parecer no tolera o digiere.

-¿Y que es?

-Los champiñones. Siempre que los he comido me han sentado fatal.

-Pues no te preocupes que no te los voy a poner, a mi tampoco me gustan demasiado, si me los tengo que comer me los como pero si los puedo evitar los evito.

Encima del mármol, había colocado una fuente con ensaladilla que ya había preparado la noche del día anterior. Calentó una gran plancha, y empezó a colocar unas hermosas gambas con unas gotitas de aceite, ajo y perejil, las tuvo allí unos momentos y las colocó en otra fuente, dispuestas para llevarlas al salón para su consumo inmediato.

Ella puso un pequeño mantel y dos servilletas en una de las esquinas de la mesa, dos platos, copas, y cubiertos.

Bruno ya venía con las dos fuentes. Ahora solo hacía falta traer la bebida, que ella muy gustosa fue a buscar, además del pan, y un bote de mayonesa.


-¿Y tu bebida de cola?

-Mejor, vino como tu. Con esta comida tan rica es lo ideal.
Autora Verónica O.M.
Continuará

8 comentarios:

  1. buen relato, seguiré la continuación
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con tu permiso Vero, le dejo un comntario a Omar...

      Omar deenletrasarte... Amigo. hace siglos que no puedo dejarte comentarios.. Desde cambiaste tu formato, no encuentro el camino...

      Eliminar
    2. Con el agradecimiento a Verónica,
      le paso mi otro blog a Adelfa http://masletrasarte.blogspot.com/
      .
      El problema es con google+ adonde fui a parar y no sé retroceder!!!
      jajaja,
      saludos y gracias nuevamente

      Eliminar

  2. Paso a dejar un afectuoso saludo junto a una disculpa por la larga ausencia, debida a circunstancias inevitables. Estoy bien, y espero que también tu te encuentres maravillosamente... abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Todo parece que va "viento en popa" me alegro. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hola Verónica, muy bonita historia me gusto mucho.
    Un Abrazo :)

    ResponderEliminar
  5. Esto parece que promete, espero que los dure mucho.
    Besos.

    ResponderEliminar

La letras, tienen el poder de llevarte a ese mundo dónde todo es posible, deseo te gusten las mias...