PERSONAJES DE ESTA HISTORIA CÓMICA

Rodolfo y Amada, protagonistas
Vidal, amigo de los dos
Silvestre hombre que le guia, primo de la gitana a la que busca
Niños, pilluelos de los que no te puedes fiar
Encarna, gitana, prima del guia
Cándido, padre de Amada
Otilia, Oti, madame del burdel
Adelita, fulana que hará de Vidal un hombre
Deseo os guste, y os haga pasar momentos divertidos...

domingo, 6 de octubre de 2013

CLARA SOTO (46)

Manolo después de haber estado en la comisaria, razonó y se dio cuenta que aquello ya se había salido de contexto, debería tranquilizarse. Se estaba haciendo a la idea de haber perdido a Clara para siempre.
No es que se muriera de amor por ella muy al contrario, estaba convencido de que nunca la perdonaría del todo. Su orgullo estaba herido al haberlo también rechazado. La muy zorra ya tenía a otro, y aquello no le gustó en absoluto.
Además había muchísimas mujeres por el mundo, seguro que encontraba a otra mejor que ella. Sonrió imaginándoselo.

Estaba abriendo la puerta de la calle, cuando una mujer a su vez intentaba hacer lo mismo.
-¡ Buenos días! -Dijo muy amable.

-¡Buenos días! -contestó ella.

No es que fuera demasiado guapa pero tenía una espectacular delantera, los ojos se le fueron allí al momento.
-¡Está buena la tía! -pensó, y subió con ella en el ascensor. ¿Vives aquí?

-Si, desde hace dos días.

-¿En qué piso? - Preguntó muy interesado.

-En el ático.

-No sabía que lo vendieran o alquilasen.

-Ni lo han vendido, ni alquilado, es de mi hermana. He venido por un tiempo.

-Me alegro. Ya nos iremos viendo.
El ascensor paró en el rellano de Manolo. -¡Adiós! -dijo.

-Hasta luego. -Contestó ella. Subiendo hasta el ático,  con una sonrisa en los labios. Aquel tío la había mirado con deseo, solo había que observarlo como miraba su delantera, allí tenía a un hombre que lo haría beber en su mano, y sino al tiempo...

El piso, ya no lo tenía tan desarreglado como la última vez que supimos de Manolo. Las sábanas las estiraba mejor. Se había dado cuenta, que en una cama bien hecha se duerme mejor. La lavadora ya no tenía para el tanto secreto, si le salía la ropa hasta limpia. En el fregadero ya no se le acumulaba tanto cacharro, y la cocina la tenía más presentable. A resumidas cuentas había asumido un poco que vivía solo, y no podía vivir con tanto enredo, manteniendo el piso con mejor presencia.
Autora Verónica O.M.
Continuará

7 comentarios:

  1. No se, veremos, quien comerá en la mano de quien, besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para silvo
      Jaja, posiblemente ambos coman de la mano del otro, aunque ni se lo imaginen.
      Besos, buena tarde

      Eliminar
  2. Después de la tempestad viene la calma y eso le está pasando a Manolo, cuando la rabia de los primeros momentos pasa, todo vuelve a su sitio. Un abrazo Vero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para ana
      Ana, tienes toda la razón, nada dura eternamente.
      Un abrazo, buena tarde

      Eliminar
  3. Se está poniendo interesante, veremos en qué acaban estos dos.

    Saludos querida Vero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para pluma Roja
      Me alegra, amiga, te lo parezca.
      Saludos, feliz semana

      Eliminar
  4. Orden en la casa orden en la vida, esperemos en que acaba el tal Manolo, estaré pendiente a su continuación, pero si ves que no asomo por aquí me vienes a visar que vengo para acá rapidita, un abrazo.
    Lola Barea.

    ResponderEliminar

La letras, tienen el poder de llevarte a ese mundo dónde todo es posible, deseo te gusten las mias...