PERSONAJES DE ESTA HISTORIA CÓMICA

Rodolfo y Amada, protagonistas
Vidal, amigo de los dos
Silvestre hombre que le guia, primo de la gitana a la que busca
Niños, pilluelos de los que no te puedes fiar
Encarna, gitana, prima del guia
Cándido, padre de Amada
Otilia, Oti, madame del burdel
Adelita, fulana que hará de Vidal un hombre
Deseo os guste, y os haga pasar momentos divertidos...

martes, 15 de octubre de 2013

CLARA SOTO (48)

 -¡Hola mi amor! -Dijo Bruno nada más llegar.                                                        
-Hola. -Clara le sonrió. Aquellas sencillas palabras habían sonado en sus oidos a música celestial.

El hombre se acercó a ella y besó en los labios dulcemente.
-Hoy te quedas conmigo, Clara. ¡No dejaré que te vayas!

-Llamaré a Marga, no quiero que se preocupe por mi.

-Llámala ahora, que después no se si vas a poder.

Lo miró con cara de sorpresa. Pero ella ya intuía el porqué.
Llamó en aquel mismo momento, mientras lo hacía el hombre la contemplaba y pensaba que aquella mujer lo tenía loco de amor. Jamás lo pudo imaginar, después de haber sufrido la doble pérdida (esposa y bebé que iba a nacer próximamente)
Ahora se daba cuenta, que en el libro de los sentimientos se podía seguir escribiendo durante toda la vida. 

Marga ya estaba avisada, así que la pareja se dirigió hacia el domicilio de Bruno.
Nada más entrar al ático y cerrar la puerta la abrazó en un arranque de pasión.

-¿No corres mucho?

-Claro que no. Esto solo es un adelanto de lo que te espera cuando cenemos.

Se acurrucó en su pecho y le confesó. -¡Te amo, Bruno!

-¡También yo a ti!

Después... Fueron hacia la cocina dónde se lavaron las manos. El hombre sacó del frigorífico embutidos ibéricos, mientras ella huntaba tomate y ponía aceite y sal a grandes rebanadas de pan. 
Bruno puso un pequeño mantel en la mesa, y depositó aquellos alimentos que en muy poquito rato desaparecieron de ella.
Al rato y sin palabras, fueron al cuarto de baño para asearse. Iban a tener esas relaciones sexuales tan deseadas por ambos.
Se ducharon juntos. Las manos de él la tocaban con suavidad deseosas pero sin prisas, todo llegaría en breves instantes. Se secaron en unas enormes toallas, y envueltos en ellas marcharon hacia el dormitorio.
Autora Verónica O.M.
Continuará

8 comentarios:

  1. Me gusta el libro de la vida no se acaba hasta que se escribe fin y luego quien sabe, besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para silvo
      Podría continuar después, quien sabe...
      Besos

      Eliminar
  2. Será una linda noche de amor y pasión y como Clara ya tuvo unas lecciones magistrales, no estará inexperta jajaja, ¡Uuuyyy que mala soy! Un abrazo Vero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para ana
      Ambos tienen experiencia, Ana.
      Seguro se entregarán en cuerpo y alma.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Esto se esta puniendo calentito. Parece que va en serio.
    Verónica, muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para Universo
      Lo que ambos deseaban (aunque no lo decían) ya ha llegado, me parece bien ya que no se han precipitado.
      Besos

      Eliminar
  4. Wooowww que interesante se está poniendo esta historia de Clara, no me imaginaba yo estos acontecimientos jeje, me pondré al día que me he pedido algún capitulo anterior así le pillo el hilo de nuevo : )

    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para Paraíso Perdido
      Me alegra te lo parezca, muchas gracias.
      Besos

      Eliminar

La letras, tienen el poder de llevarte a ese mundo dónde todo es posible, deseo te gusten las mias...