jueves, 28 de noviembre de 2013

JEREMY Y YOLANDA CAPÍTULO Nº 5

Al día siguiente se encontraron, Yolanda marchaba hacia su casa, Jeremy salía de la suya.

-¡Hola Yolanda! -Dijo el muchacho algo nervioso.

-¡Hola! ¿dónde vas, Jeremy?

-Iba a casa de Israel. ¿Y tú?

-A casa.

-¿Tienes un momento?

-Claro. ¿Que quieres? -Preguntó ella algo nerviosa, aunque lo disimulaba mucho mejor que él.

-Yolanda, me gustaría que habláramos de lo de ayer. ¿Podemos vernos en algún sitio?

Ella sintió, como una oleada de calor en el rostro. -¿Dónde quieres que nos veamos?

-Podríamos ir al rio. ¿Qué dices?

-¿ Y cuando quieres que vayamos?

-Pronto. ¿Qué te parece si nos vemos dentro de un rato?

-Está bien. Aunque no sé que le voy a decir a mi madre.

-Dile que vas a ir a casa de María.

La jovencita no acostumbraba a decir mentiras, aunque en esta ocasión lo haría. -Entonces espérame en la entrada del camino.

-Te quiero, Yolanda, - dijo impetuosamente.

-Yo también te quiero, y más que a mi propia vida.

-No tardes.

La jovencita se marchó. Notaba como su corazón palpitaba muy deprisa.

Jeremy la miró marchar. Sintió, como aquella bonita chica era lo más importante para él.
Y marchó caminando despacio...
Autora Verónica O.M.
Continuará

5 comentarios:

Misterio dijo...

Las cosas que se hacen por amor... Y que bonito es.

Muchos besos.

Verónica O.M. dijo...

Para Misterio
Bienvenida...
Tienes toda la razón.
Besos

Jordi lópez pérez dijo...

Me has dejado con ganas de mas!!! no tardes en colgar la siguiente,ok?
Un abrazo,Vero.

Verónica O.M. dijo...

Para Jordi lópez pérez
Gracias, Jordi,
No se si te has dado cuenta, de que tengo problemas con las actualizaciones de los posts, espero poder arreglarlo aunque te confieso no se como.
Un abrazo, buen finde

AMBAR dijo...

Hola Vero.
Volviendo a las actualizaciones, con eso de que aparecen y no aparecen, vamos de retraso o perdemos de leernos, esta vez he tenido suerte, publiqué ayer y actualizó.
Ahora voy a recuperar lo que he perdido de este maravilloso juvenil romance, que son los más bonitos y emocionante, por su intenso y puro sentir.
Un abrazo.
Ambar.