PERSONAJES DE ESTA HISTORIA CÓMICA

Rodolfo y Amada, protagonistas
Vidal, amigo de los dos
Silvestre hombre que le guia, primo de la gitana a la que busca
Niños, pilluelos de los que no te puedes fiar
Encarna, gitana, prima del guia
Cándido, padre de Amada
Otilia, Oti, madame del burdel
Adelita, fulana que hará de Vidal un hombre
Deseo os guste, y os haga pasar momentos divertidos...

sábado, 29 de junio de 2013

ES BRUJA

Bonita imagen de internet

Es bruja y de las malas
que no te engañe
con su hermosa cara
la maldad es 
su sello de identidad.
Si te la encuentras
aparta de ella la mirada
podría hechizarte
y jamás serías ya nada.
Es bruja, recuerda...
ninguna de ellas cambia
¿o que pensabas?
Verónica O.M.

martes, 25 de junio de 2013

CLARA SOTO (28 DE 56)



Precioso dibujo al carboncillo de

Miguel Angel Omaña Rojas
Novela escrita por mi

Cuando acabaron de comer, Bruno se levantó de la mesa, Clara le imitó...

-¡Eres mi invitada! ya recojo yo los platos, quedate sentada tranquila. ¿Te apetece café?

-¡Si! pero con un poco de leche si tienes.

-¡Claro, aunque desnatada! tengo el colesterol algo alto e intento cuidarme.

-Desnatada está bien, yo la tomo así desde hace tiempo.

Bruno recogió la mesa, dejando tan solo el mantel y las servilletas

Clara se dedicó a mirar el salón, era muy amplio y tenía mucha luz. Se dijo que Bruno se sentiría muy bien, allí se respiraba tranquilidad.

Al momento llegó Bruno con una bandeja, en ella llevaba un tetrabrik de leche, una cafetera pequeña, dos tazas, cucharillas y sobrecitos con azúcar. Lo depositó en la mesa, y a continuación se sentó junto a ella. Le sirvió media taza de café.
-¿Esta bien así?

-¡Si! gracias, está perfecto.

Clara llenó con la leche el resto de la taza.
-¡Muy bueno! gracias Bruno, la comida ha estado deliciosa. Sin lugar a dudas eres un hombre moderno.

-¿Te gustan los tipos como yo? -preguntó-

Clara no esperaba que fuese tan directo, y un poco nerviosa contestó.
-Me gustan los hombres, que tienen en cuenta a las mujeres, y las tratan como a un igual.

-Me parece Clara, que a ti te han hecho daño, ¿estoy equivocado?

-Según lo mires así es, aunque yo también hice daño.

-A tu novio?

-¡Novio no! marido... aunque pienso que ya no me toca nada. Mira Bruno, me lo he pasado muy bien a tu lado, pero quizás no sea la mujer que tu piensas...

-¿Acaso sabes tu, realmente como soy yo?

-¡No, claro!

-¡Pues entonces! mira Clara no somos unos críos, ya tengo unos añitos, estoy de vuelta de muchas cosas, tampoco tu eres ninguna niña, no voy a pretender a estas alturas no te hallas acostado con nadie.

-Pero es que hay ciertas cosas que me avergüenzan, y no quiero engañarte...

-No me vas asustar con nada, nos iremos conociendo.No creo que seas una criminal, ¿lo eres?

-¡Claro que no!

-¡Pues entonces! no debes preocuparte, me gusta como eres ahora, no me importa tu pasado.

-Pero es que yo...

-Déjalo Clara, me gustas y te repito no me importa lo que hicieras, seguro que tendrías tus razones.
Bruno la abrazó, Clara se dejó llevar y fundieron en un beso.
Autora Verónica O.M.
Continuará

sábado, 22 de junio de 2013

CLARA SOTO (27 DE 56)




Precioso dibujo al carboncillo de

Miguel Angel Omaña Rojas

Novela escrita por mi

Ya dentro del ático, Bruno le enseñó el piso y a Clara le encantó.

-¡Es muy bonito, sin duda tienes buen gusto!

-Me gusta rodearme de cosas bellas.

Ella lo miró y sonrió. El hombre le devolvió la sonrisa.

-Vamos para la cocina. Tenía pensado prepararme una tortilla de patatas. ¿Te gusta?

-¡Me encanta!

-Pues a ello. Hoy tortilla de patatas para dos.

-¿Te ayudo?

-¡Claro que no, eres mi invitada!

El hombre se lavó las manos, y puso un delantal muy gracioso. Con mucha destreza, preparó una tortilla de patatas (de esas bien gordas)  le quedó redondita la mar de jugosa y apetitosa.
-¿Te gusta el jamón ibérico?

-¡Claro! supongo que los buenos manjares, gustan a todo el mundo.

Preparó también una gran ensalada, en ella había puesto una gran variedad de ingredientes, desde lechuga, tomate, olivas, pollo en pequeñísimos trozos, y cebolla, lo aderezó con aceite, unas gotas de limón, y un poquito de sal.
En la mesa del salón y en una esquina de ella, puso un pequeño mantel, sus correspondientes servilletas en tonos negros y grises, cubiertos, y dos vasos anchos y bajitos. 
-¿Te apetece vino?

-Prefiero cocacola, si tienes.

-¡Claro!

Y se sentaron a comer, antes Clara se había lavado las manos en el fregadero.
Bruno le parecía un hombre moderno, que no se cortaba a la hora de preparar la comida, y no temiendo hacer el ridículo con aquel delantal. Pensó que estaba para hacerle una foto e inmortalizarlo, y se dio cuenta que aquel tipo de hombre para ella era el perfecto.

Comieron con gran apetito, Clara estaba allí encantadísima, y sin quererlo vino a su cabeza la imagen de Manolo e hizo comparaciones...
Autora Verónica O.M.
Continuará

sábado, 15 de junio de 2013

CLARA SOTO (26)


Precioso dibujo al carboncillo de

Miguel Angel Omaña Rojas

Novela escrita por mi


Ya era la hora de cerrar la boutique, Clara y Tere se despidieron de Marta (la dueña) ella se quedó todavía un rato más, supervisando unas facturas pero ya a puerta cerrada.

-¿Te quedas a comer por aquí, o te vas a casa? -preguntó Tere-

-Me iré a casa caminando, ya que me da tiempo suficiente.

-Bueno Clara, yo cruzaré por este semáforo que vivo ahí enfrente -señaló unos pisos de color marrón de pequeños balcones-
Se despidieron hasta las cinco (en la boutique) Clara iba muy contenta.


-¡Que suerte que he tenido! tengo un trabajito que aunque no gane demasiado, si me dejan fija me podré arreglar -Iba ensimismada, con esos pensamientos cuando le llegó una voz por detrás.

-¡Clara, espera! -Aquella voz, era conocida sin duda. Se trataba de Bruno, que venía deprisa para alcanzarla, y al llegar a su altura-
-¡Hola, Clara! ¿como te ha ido esta mañana?

-¡Muy bien! casi mejor de lo que esperaba.

-Me alegro. ¿Dónde vas ahora?

-A casa. Tengo que volver a la tarde entro a las cinco, así que me da tiempo suficiente. ¿Y tu dónde vas?

-A casa también. Si quieres te invito a comer.

-No puedo. Tengo que preparar la comida para Marga y para mi.


-¡Llámala!

Clara dudó unos segundos, y se dijo que porque no... -Cogió su móvil, que lo llevaba en el bolsillo del pantalón, y se dispuso a llamarla-

-¡Ya está! vamos...

-El teléfono móvil,  no es bueno que lo lleves en el bolsillo, debes llevarlo lo más separado del cuerpo. ¿Lo sabías?


-No lo sabía.

-Es preferible que lo lleves metido en un bolso.

-¡Pareces un médico!

-No lo soy, ya lo sabes.

Fueron caminando un rato, pararon en aquella misma calle en el número treinta, entraron en la finca subiendo en el ascensor hasta llegar al ático. Bruno abrió la puerta, y entraron a un gran recibidor dónde todas sus paredes eran espejos, ribeteados con un biselado muy fino y elegante.


-¡Guau, que bonito!

-Parece que te gusta -dijo afirmando-

-Me encanta, es precioso.
Autora Verónica O.M.
Continuará

jueves, 13 de junio de 2013

INSTANTE ETERNO

Precioso gif en movimiento
de internet

A luz de la Luna
tu y yo bailamos
contentos de estar juntos
felices por ello.
Las manos se entrecruzan
llevamos el ritmo en el cuerpo
nuestros pies se mueven
sin querer parar.
Ojalá esa felicidad
durase toda la vida
y si no fuese así
que dure lo que
haya de durar.
Ese instante será eterno
en nuestras memorias.
Verónica O.M.

miércoles, 12 de junio de 2013

CLARA SOTO (25 DE 56)

Clara abrió la puerta de la boutique, su corazón le latía más deprisa, estaba algo nerviosa y muy contenta a la vez. La campanilla musical la recibió e hizo que sonriera.
-¡Buenos días!

Tere asomó la cabeza, hacía unos pocos minutos que había llegado y estaba hablando con Marta (la dueña)  en aquella especie de oficina.

-¡Pasa Clara! entra mujer, aquí estoy con tu contrato preparado ya puedes venir a firmarlo.

Clara se acercó hasta allí, y volvió a saludar

Las dos mujeres respondieron a su saludo

-¡Marta, voy a seguir colocando las prendas! Clara, cuando firmes me ayudarás a colocar...

Clara asintió con la cabeza

-¡Toma asiento Clara! si tienes alguna duda sobre el contrato te explicaré.

-No tengo ninguna.
Su firma no le quedó perfecta, parecía que su pulso temblaba un poco producto del nerviosismo.

Salió de la oficina y buscó a Tere. La mujer, estaba colocando en una de las estanterías unas preciosas chaquetas de punto idénticas excepto en la variación de sus colores.
La mañana pasó volando, colocaron mucho género que había llegado el día anterior (doblado con minuosidad, para que no quedaran excesivas marcas en las prendas)
Sonó la campanilla y alguien entró, era una mujer de unos cincuenta años muy maquillada, en sus muñecas lucía grandes pulseras de plata.

-¡Ven Clara, mira como atiendo a la señora! la próxima persona que entre la atenderás tu.

-Está bien.

La mujer, quería unos pantalones pitillo con algo de licra, para que se ajustara a su delgada figura.
Tere sacó varios de un colgador giratorio, dada su experiencia le trajo la talla que aquella mujer usaba. Y acertó.

La mujer se llevó varios al probador

Clara se iba quedando con todos los detalles, se fijó también que Tere tenía muchísima experiencia

Al momento la mujer salió del probador, con uno de ellos puesto. Y le preguntó a Clara.
-¿Como me lo ves?

-¡Perfectos! parecen hechos para usted.

-¡Para ti! por favor.

Clara rectificó
-Parecen hechos para ti. ¡Te quedan fantásticos!

La mujer sonrió, ella a su vez le devolvió la sonrisa. Sin duda su primer día iba a ser perfecto.
Y pagó a Tere cien euros por su compra. Saliendo de la boutique muy contenta.
Autora Verónica O.M.
Continuará

sábado, 8 de junio de 2013

CLARA SOTO (24 DE 56)



Precioso dibujo al carboncillo de
Miguel Angel Omaña Rojas
Novela escrita por mi

Más tarde y durante la cena... Marga hizo partícipe a su hijo Borja de la gran noticia.
-¡Clara empieza mañana a trabajar!

-¿Es cierto, Clara?

¡Si! mañana...

-¿En una boutique? Mi madre, ya me apuntó algo. Me alegro mucho.

¡Gracias Borja! estoy muy contenta y nerviosa.

¡Anda no seas tonta! Lo vas a hacer de maravilla.

Marga tenía la facultad de transmitirle seguridad. Clara se acercó a ella y besó en la mejilla.

-¡Serás boba! -dijo la mujer sonriendo, y las dos se echaron a reír-

Después de cenar Borja marchó hacia su habitación, pondría el ordenador para chatear con sus amigos. Más tarde debería estudiar, su intención era ponerlo un rato, pero se le complicaba la cosa y estaba más tiempo del debido. Se acostaba muy tarde si quería repasar alguna lección.

Cuando acabaron de recoger la cocina, Marga se sentó un rato a ver la televisión, Clara aprovechó para ducharse.

La primera, en marchar hacia su trabajo  fue su amiga, al rato salió ella de la habitación, y ya había hecho hasta la cama. Se dirigió hacia la cocina dispuesta a calentarse un vaso de leche en el microondas, la calentó,  y sacó unas tostadas que huntó con mantequilla, desayunando allí mismo. Al acabar se lavó los dientes, y arregló con especial atención, poniéndose un bonito pantalón blanco, una blusa larga de color negro, y unos zapatos negros bajos. Estaba más que aceptable. Se maquilló los ojos, utilizó para ello una sombra de color malva en dos tonalidades, y se perfumó con su colonia favorita Chanson d´eau.
Salió a la calle dispuesta a comerse el mundo...
Autora Verónica O.M.
Continuará

lunes, 3 de junio de 2013

CLARA SOTO (23 DE 56)


Precioso dibujo al carboncillo de
Miguel Angel Omaña Rojas
Novela escrita por mi

El fuerte portazo retumbaba en los oídos de ambas, Marga fue la primera que se decidió a hablar.
-No entiendo, como has podido vivir con semejante sujeto, si tiene una mala leche que se la pisa.

-¡La culpa es mía! antes nunca fue así. Esperaría que me fuera con el. Me he dado cuenta, que Manolo no es lo que yo esperaba. No es mal hombre, siempre y cuando hagas lo que el quiere, eres algo así como un cero a la izquierda aunque no creo que lo haga con maldad.

-¡No digas tonterías, Clara! las personas debemos decidir por nosotras mismas, sin que nadie nos lo impida por muy marido que sea.

-¿Marga, tu que hubieras hecho de estar en mi lugar?

-¿Quieres que te sea sincera?

-¡Claro!

-Lo primero no casarme con el, si ya de novios te impedía muchas cosas. Pero imaginemos que soy tu y me caso con el, al abrir al tiempo los ojos me hubiera dado cuenta que es un machista redomado, por supuestísimo que ya no estaría con el.

-¿Y a mi Marga, como me ves?

-¿No te vas a ofender? te voy a ser sincera, ya sabes que siempre lo soy.

Clara en vez de contestar movió la cabeza de izquierda a derecha, contestando a la pregunta.

-¡Pues que has sido una soberana tonta! no se como te fijaste en un tipo como Manolo, era normal que te cortase las alas para volar por ti misma, si ya de novios lo hacía.

-¡Estaba muy enamorada! pero se acabó el amor. Yo quería realizarme, trabajar, seguir estudiando, pero Manolo decía que para qué si mi lugar estaba en casa, y yo me dejé llevar por el. Dentro de mi sentía muchísima insatisfacción, al tenerle que hacer caso en todo. La verdad es que lo hice mal con el, pienso que estaba tremendamente hastiada de la vida tan absurda que llevaba, lo demás vino como rodado y no supe parar a tiempo.
Al decir aquellas palabras, Clara sintió como un nudo en su garganta, y le empezaron a brillar muchísimo los ojos, estaba apunto de llorar.

Marga que se dio cuenta, la abrazó y dijo
-¡No seas tonta! no vale la pena llorar por cosas que ya no tienen ningún remedio, a partir de ahora la vida te va a sonreír ya verás.

Las dos amigas rieron, Clara lo hizo con los ojos empañados todavía de lágrimas

-¡Vamos a comer! mira la hora que es.

Ya en la cocina. Mientras Marga servía la comida, Clara puso la mesa.


-¡Mañana empiezo a trabajar! 
Dijo Clara, ya sin lágrimas en los ojos

-¡No sabes como me alegro! ya verás como poco a poco tu vida va a cambiar.

-Muchas gracias, Marga, sin ti no se que hubiese sido de mi.

-Anda no seas tonta, y vamos a comer.
Autora Verónica O.M.
Continuará
La novela ya está en su mitad...

domingo, 2 de junio de 2013

CLARA SOTO (22 DE 56)

Precioso dibujo al carboncillo de
Miguel Angel Omaña Rojas
Novela escrita por mi


-¡Déjame entrar, Clara! en el rellano, vamos a divertir bastante a los vecinos.

-¡Pasa! pero no me vas a convencer, y además mañana empiezo a trabajar.

-¿Puede saberse, dónde?

-No creo, que eso te interese lo más mínimo.
Dicho esto, se metió para la cocina dispuesta a preparar la comida.

-Estás muy hacendosa, parece que te desenvuelves bien en casa ajena.

-No es tan ajena, es de mi amiga. Ella fue la que me la ofreció, Manolo ya estás hablando demasiado.

El hombre no tenía ganas de encontrarse con Marga, ya que no le caía demasiado bien, le constaba que el a ella tampoco.
Cuando la comida ya estaba casi lista, se oyó el ruido de la llave en la puerta.

-¿Dónde estás, Clara? -preguntó la mujer al entrar-

-¡En la cocina, con una visita! 

-¡Manolo! ¿Qué haces tu por aquí?

-¡Hola Marga! ya lo ves, en busca de Clara. No se, lo que ella te habrá contado pero seguro que ha exagerado bastante.

Marga miró a Clara, la mujer movió la cabeza negando aquella acusación.

-¿Piensas volver con el?
La mujer, no trataba de disimular lo mal que Manolo le caía, esperaba que su amiga le respondiera si o no.

-No creo, que sea necesario que permanezca en tu vivienda. He venido a buscarla para llevarla de vuelta al dulce hogar.

-No sería tan dulce, cuando vino aquí llorando. Manolo voy a respetar la voluntad de Clara, pero si ella no quiere marcharse contigo te pediría que salieras de mi domicilio lo más pronto posible.

-Recoge tus cosas, Clara. Marchemos de aquí, ya has visto que no soy muy bien recibido...

-¡Vete tu! yo me quedo, si Marga sigue ofreciéndome su casa. 

-¿Marga, me puedo quedar?

-¡Vaya pregunta! claro que te puedes quedar. Manolo sal de mi casa que vamos a comer, perdona pero no te vamos a invitar- diciendo esto lo empujó hacia la puerta-

Y entonces el sentenció
-¡Clara, no pienses que te vas a librar tan fácilmente de mi -abrió la puerta y salió dando un fortísimo portazo-
Autora Verónica O.M.
Continuará

sábado, 1 de junio de 2013

¡CALLA Y ESCUCHA!



Bonita imagen de internet

Alguien nos habla
y está a nuestro lado.
¡Calla y escucha!

¡Estás loca!
nadie nos habla
estamos solos
en este mundo
ruin y cruel.

Estás equivocado
un Ángel está a mi lado
en el tuyo está Lucifer
pretende enredarte
¡No lo escuches!

¡Calla y escucha!
¡No lo escuches!
¿Pero que hago?

Ya te dije...
Verónica O.M.