PERSONAJES DE ESTA HISTORIA CÓMICA

Rodolfo y Amada, protagonistas
Vidal, amigo de los dos
Silvestre hombre que le guia, primo de la gitana a la que busca
Niños, pilluelos de los que no te puedes fiar
Encarna, gitana, prima del guia
Cándido, padre de Amada
Otilia, Oti, madame del burdel
Adelita, fulana que hará de Vidal un hombre
Deseo os guste, y os haga pasar momentos divertidos...

viernes, 30 de agosto de 2013

CLARA SOTO (38 DE 56)

Estaban tan bien allí abrazados. Sentían, que cada uno era la parte que les faltaba para ser plenamente felices.
Bruno la besó en los labios dulcemente, la mujer correspondió a aquel beso de la misma forma. El sentimiento que compartían en aquellos instantes era mucho más fuerte que el deseo, era algo que estaba por encima de todas las cosas.

Fue el primero que trató de hablar, y explicarle como se sentía en aquellos momentos.
-¡Te amo! No sé como ha sucedido, creía que jamás iba a amar de nuevo.

-¡Te amo! -contestó ella- Nunca he amado de la misma forma. Doy gracias a Dios por haberte encontrado, mi vida sin ti ya no tendría sentido.

La vida les ofrecía una nueva oportunidad, y sabían que aquel amor sería el definitivo en sus vidas.

Se había hecho la hora de regresar a sus respectivos trabajos...

-¡Ire a recogerte, mi amor!
Esas palabras se las dijo en la misma puerta de la boutique, ella le sonrió, sus ojos jamás habían sido tan expresivos.
Se sentía muy feliz en aquellos momentos, tanto que nunca pudo imaginarlo.
Autora Verónica O.M.
Continuará
Os deseo un buen fin de semana...

miércoles, 28 de agosto de 2013

UNIVERSO

Preciosa imagen de internet

Me gusta mucho la palabra Universo 
Voy a desfragmentarla...

U  Unión entre seres humanos.
N  Nadie es más que otros
I   Impaciencia cuando queremos que las cosas sucedan con rapidez, aunque muchas de ellas necesitan su tiempo.
V  Volar, soñar, no perdamos nunca esa capacidad.
E  Emoción que sentimos cuando somos plenamente felices o desgraciados.
R  Restar negatividad en vez de sumarla.
S   Sabiduria que atesoramos con los años (no tod@s)
 Odio mejor erradicarlo para siempre de nuestro corazón.
¿Quieres añadir algo?
Verónica O.M.

lunes, 26 de agosto de 2013

CLARA SOTO (37 DE 56)

Al rato el hombre reaccionó...
-¡Lo siento, Clara! son recuerdos que todavía me angustian. Era una mujer fuerte, el bebé que esperábamos hubiera nacido un mes después, los médicos no pudieron hacer nada por ninguno de los dos. Sino fuera por el trabajo me hubiera vuelto loco.

Clara, no sabía muy bien lo que debía decir y hacer en aquellos momentos, y se dejó llevar por la misericordia y lo abrazó.

El hombre, se acurrucó entre sus brazos y lloró.

Esperó que se calmase. Lo abrazaba con cariño, igual que haría con un niño desvalido. El se dejaba consolar entre aquella calidez. Al poco dejó de llorar, ya se había desahogado...

Clara cogió una servilleta, y con ella secó aquellos bellos ojos verdes.

-He dado un espectáculo. ¡Lo siento!

-No te preocupes. Llorar hace bien, yo muchas veces lo hago también. Si me permites, creo que ha llegado el momento de sincerarme contigo. ¡Por favor, déjame hacerlo!

-Hazlo si quieres. Si queremos empezar con buen pie, quizás sea preciso saber las cosas que nos atormentan.

La mujer, empezó a explicarle su afición por el bingo y todas sus consecuencias, incluidas sus relaciones sexuales con algún que otro tipo.

Bruno la miraba atentamente
-Intuía que algo así te sucedía, el querer confesarlo te hace a mis ojos una mujer digna. Tu pasado no me importa, y mereces todo mi respeto. 

Se abrazaron, y siguieron allí de pie mucho tiempo.
Su amor, les daría toda la fuerza para vencer todos los obstáculos que se les cruzasen en el camino.
Autora Verónica O.M.
Continuará

También he publicado un pensamiento o reflexión que está en mi blog Me llaman Vero
http://mellamanvero.blogspot.com

sábado, 24 de agosto de 2013

TE QUIERO POR...
Es un pensamiento o reflexión  que está en mi blog
Me llaman Vero
http://mellamanvero.blogspot.com

viernes, 23 de agosto de 2013

DESFRAGMENTAR...

Tremenda imagen de internet

APOCALIPSIS
Vamos a desfragmentar esta palabra que asusta tanto...

A  Acciones malas de los seres humanos.
P   Peleas que se podían haber evitado.
O  Odio enfermizo por el que se es capaz de todo.
C   Corrupción, corruptos, todos sabemos...
A   Armas que destruyen la vida que nos fue dada. 
L   Leyes impuestas por intereses creados.
I    Inmoralidad a la hora de robar, matar, perseguir, y engañar a los más débiles.
P   Pusilánime. No saber enfrentarse a algo ni intentarlo.
S   Soborno (lo hay en todo)
I    Influencia. Ya sabes, si no tienes padrino...
S   Soledad. Ella mata al anciano cuando nadie se interesa por él (aunque si a las pompas fúnebres que hacen negocio)
Si te apetece añadir algo... 
Autora Verónica O.M.

jueves, 22 de agosto de 2013

CLARA SOTO (36 DE 56)

Comieron, y Bruno depositó en una pequeña mesa de centro una bandeja con el café, y para ella trajo también leche desnatada. Y empezaron a dialogar, saboreándolo.

-¿Como te sientes, Clara?

-Si te digo la verdad, ¡estoy acojonada!

-¡Denúncialo, eso sería lo más acertado!

-¡Siento terror, Bruno! No sé si lo entiendes pero es más fuerte que yo misma. No puedo evitarlo.

-Te acompañaré a casa, no creo que se te acerque conmigo pero piensa que es lo que deberías hacer, además de zanjar de una vez por todas tu matrimonio. Si es lo que deseas.

La mujer movió la cabeza afirmando.

El quedó en silencio unos instantes, y como impulsado por algo...
-¡Quiero decirte algo, Clara!

Estaba demasiado serio, y ella no sabía el porqué de ello.

-¿Sabes, porqué no quise saber nada de tu pasado?

-¡No, la verdad es que no!

-Hay cosas que son insignificancias al lado de otras.

-¿Qué quieres decir?

-También he sufrido, y mucho. Nada es tan importante que no se pueda arreglar de una forma u otra, mi mujer murió hace siete años, y el bebé que iba a nacer también.  Conducía de vuelta a casa, había estado visitando a sus padres. El coche se le salió de la carretera, y perdí a ambos. ¿Te das cuenta que hay cosas que no tienen apenas importancia?

Al decirlo se le escapó un suspiro, ella alargó una mano y la depositó en su rostro acariciándolo. El hombre besó aquella.

-¡Cuanto lo siento! Yo no sabía...

Quedaron en silencio mucho tiempo, ella no se atrevió a romperlo.
Autora Verónica O.M.
Continuará

domingo, 18 de agosto de 2013

LA ESCALERA DE LA VIDA

Bonita imagen de internet
Un, dos, tres, cuatro,
cinco, seis, siete, ocho,
y así hasta llegar
al final de la escalera
que todos debemos subir.
¿Habrá vida
después de la vida
o acaba todo?
Verónica O.M.

sábado, 17 de agosto de 2013

ILUSIÓN

Bonita imagen de internet
Cuando no tengas ilusión
búscala dentro de ti
te darás cuenta que ella
siempre ha estado esperándote
para hacerte inmensamente feliz.
Autora Verónica O.M.


viernes, 16 de agosto de 2013

EL PELOTA

Imagen de internet

Era un tipo interesado...
Trataba de caer bien adulando a otros, con la única idea de sacar provecho en propio beneficio.
Hasta que un día, se topó con otro como el. Lo criticó hasta cansarse.
Y en vista de eso... su voz interior ya no lo dejó en paz.
Verónica O.M.

domingo, 11 de agosto de 2013

CLARA SOTO (35 DE 56)

Ya había llegado la hora de cerrar la boutique, era mediodía. Y se despidieron de Marta hasta la tarde, ella cerró por dentro todavía se quedaría un rato más.
Las dos mujeres se dispusieron a caminar. Clara suponía, que se encontraría con Bruno en el camino más adelante.

-¡Clara! espera.
El hombre, venía deprisa detrás de ellas y las alcanzó.

Le presentó a Tere, la mujer le alargó su mano que el estrechó educadamente. La mujer se despidió allí mismo, sin duda Clara debería hablar con aquel hombre tan apuesto.

-¡Vamos Clara, después hablamos!
La cogió de la mano, ella se aferró a ella sintiendo que su corazón le iba a cien por lo menos.

Llegaron al ático, el hombre cerró la puerta y dirigieron hasta el salón.

Se quitó el foulard, y recordó porqué lo llevaba puesto.

-¿Eso te ha hecho tu marido?

-Intentó estrangularme.

-¡Debiste denunciarle! No se puede ir haciendo esas cosas a los demás, por muy marido tuyo que fuese.

Se sentía muy bien en compañía de el, y sabía se estaba enamorando.
Bruno fue hacia la cocina, ella le siguió.

-¿Te ayudo?

-No es necesario casi la tengo preparada. ¿Te gusta el arroz?

-Me encanta.

-Pues comeremos arroz -sacó del frigorífico todos los ingredientes que iba a utilizar y que ya estaban a medio cocinar, los volcó en una paellera y calentó echándole el agua necesaria, cuando hirviera pondría el arroz quince minutos apagaría el fuego y reposaría otros cinco.

Mientras prepararon la mesa en el salón. Finalizada la comida llevaron sus platos hasta allí.
Autora Verónica O.M.
Continuará

miércoles, 7 de agosto de 2013

CLARA SOTO (34 DE 56)

No hubo forma de que aceptase ir a denunciar a Manolo, las mujeres le argumentaron mil razones, pero ella no tenía ninguna intención de hacerlo de momento.

La mañana estuvo algo movida y la dedicaron a atender a algunas clientas, aquello de alguna manera la hacía olvidarse de su gran problema.
A media mañana, estaba algo mareada, ya que no había tomado alimento antes de salir de casa.

Tere, que estaba vigilante, se percató de su mala cara.

-¿Has desayunado?

-¡No!  -a la par, movía la cabeza de derecha a izquierda-.

-Te voy a traer un café con leche y una pasta.

-No es necesario, no te molestes.

-¿Como que no es necesario? Clara tienes una cara que canta por si misma. ¡Anda y no seas tonta que después de desayunar te sentirás mejor! -parecía una madre preocupándose-.

-Bueno, me lo comeré si me lo traes. De verdad, que me alegro muchísimo de haberte conocido y trabajar contigo. Me da pena te vayas...

-Ha llegado la hora de jubilarme. Si te digo la verdad Clara, a mi también me da pena, aunque por otra parte quiero hacer otras muchas cosas que por el trabajo antes no había podido hacer.
-Voy a traerte el café con leche.

Clara quiso sacar dinero de su bolso, Tere no se lo permitió

Al poco rato ya estaba allí con el desayuno.

-Desayuna, y otro día no hagas la tontería de salir con el estómago vacío.
La mujer, marchó a colocar unas prendas. La última clienta hizo sacar muchas antes de decidirse por una.

Clara desayunó, y empezó a desaparecerle el mareo.
-Gracias, empecé de pronto a encontrarme mal.

-Lo vi a la legua. ¿Te encuentras mejor?

-Mucho mejor gracias a ti.

Las dos mujeres rieron y siguieron con sus quehaceres.
Autora Verónica O.M.
Continuará

domingo, 4 de agosto de 2013

CLARA SOTO (33 DE 56)

Clara no pegó ojo en toda la noche, sentía dentro de ella un gran nerviosismo
-Iría a denunciarlo, pero no me siento con fuerzas, tendría que explicar cosas que me avergüenzan, pensarían que soy una mala persona, y no lo soy. Me he equivocado, pero seguro que hay muchas mujeres que lo habrán  hecho peor que yo. ¿O yo lo he hecho peor que ellas?

La cabeza le dolía a rabiar, por tanto llorar, pensar, y no haber dormido. Cuando se levantó, fue hacia el baño y se miró el cuello, lo tenía amoratado y con las señales de los dedos de Manolo, estaba hecha una verdadera pena. Se duchó, y dejó caer el agua mucho rato encima de ella, estaría allí eternamente con el líquido acariciándola, allí se sentía a salvo. Buscó dentro del armario un foulard, se lo pondría para que no se le viese el cuello. No quiso desayunar, no le entraría ni un bocado.
Cuando salió a la calle, lo hizo con miedo mirando a todas partes, y si escuchaba pasos de alguien que andaba cerca, su corazón se aceleraba. Ahora entendía lo que significaba sentir pánico.
Aligeró el paso todo lo que pudo, cuando llegó a la boutique y le dio la bienvenida la campanilla musical,  se sintió a salvo. De momento ya estaba en un lugar seguro, allí estaban Tere y Marta, seguro que si asomaba Manolo no le dejarían acercarse.


Tere la miró, e inmediatamente se dio cuenta que algo grave le pasaba.
-¿Que te pasa? te noto muy extraña.

Escuchó aquellas palabras, y sin poderlo remediar se puso a llorar desconsolada. Se quitó el foulard del cuello, y la otra dependienta pegó un grito.
-¿Que te han hecho?

-Ayer, cuando volvía a casa Manolo me atacó e intentó estrangularme -dijo sin dejar de llorar-.

-¿Pero irías a denunciarlo?

-¡No! no lo hice.

Marta, estaba en su despacho haciendo una llamada telefónica, la mujer no se había percatado de nada ya que estaba con la puerta cerrada.

Fue Tere quien llamó con los nudillos.

-¡Disculpa un momento! -escuchó decir a alguien con quien la mujer estaba hablando-.
-¡Adelante, pasa!  -dijo conociendo el toque de su dependienta más veterana-.

-¡Marta, cuando puedas ven por favor! -dijo asomando solamente la cabeza, sin llegar a entrar-.

Por la expresión de Tere, supuso que algo grave sucedía-.

-¡Ahora salgo, un momento!
Cortó rápidamente la llamada telefónica, prometiendo volver a comunicarse al rato y colgó.

-¿Que pasa? ¡Me has asustado!
Tere no dijo palabra, y con un movimiento de ojos le señalaba a Clara. La mujer entendió aquello, y miró hacia Clara y se horrorizó de lo que vio.

-¿Que es lo que te ha pasado?

Ella empezó de nuevo a llorar, fue su compañera la que le explicó lo sucedido.
-¡Ha sido su marido!

-¿Lo denunciarías? -preguntó-.

-¡No lo hice!

-Pues has hecho muy mal, aunque eso lo puedes corregir ahora mismo, hazlo no vaya a ser que tengas luego que lamentar...
Autora Verónica O.M.
Continuará

sábado, 3 de agosto de 2013

¡YA NO TE CREO!


Escalofriante imagen de internet
Si supieras
lo que por mi cabeza pasa
en estos momentos
en que marcas mi piel.
Si pudieras leerme
lo que dicen mis ojos
darías media vuelta
con los puños de 
las manos cerrados.
Quien ama no agrede
no me vengas después
jurando que no 
habrá próxima vez.
¡Ya no te creo!
Verónica O.M.



viernes, 2 de agosto de 2013

CLARA SOTO (32 DE 56)

Ya en la cama, y estando muy preocupada decidió llamar al móvil de Bruno...

-¡Dime Clara!  ¿ya estás en la cama?

-Si! -dijo con voz apagada.-

-¿Te sucede algo?

La mujer como esperando aquellas justas palabras, se echó a llorar...

Bruno esperó pacientemente a que ella pudiera hablar, aunque preocupado. En ningún momento la quiso atosigar con preguntas.

Cuando dejó de llorar
-¿Estás ahí?

-¡Claro! te estoy esperando.

-Manolo me asaltó esta noche. Me cogió del cuello, y me quiso estrangular.
De nuevo las lágrimas volvieron a hacer su aparición, y pacientemente Bruno esperó a que ella se calmara, pero ya muy preocupado ante las palabras de ella.
-¿Y no lo has denunciado?

-¡No!  no quise hacerlo. Marga me lo dijo también, pero me entró pánico... No quiero tener que contar nada de mi vida a gente que no conozco.

-Clara, deberías plantearte hacerlo ya que corres peligro, en cualquier ocasión esto se puede volver a repetir, y Manolo sin duda será más fuerte que tu, y si el se lo propone no creo que tengas nada que hacer ante eso. ¡Hazme caso, si quieres te acompaño a la policía!

-No quiero, ni voy a ir, tendré más cuidado la próxima vez.

-Pienso que te equivocas. Mañana hablaremos, te esperaré en la puerta de la boutique, vienes a comer a casa y ya decidiremos que hacer. -¡Ten cuidado, no me gustaría que te sucediera algo malo!

-¡Lo tendré! gracias por escucharme.

-Buenas noches Clara, que descanses.

Le iba a contestar que descansara también pero no lo hizo, y colgó el teléfono sin decir nada no quería ponerse a llorar otra vez.

Bruno así lo entendió, colgó el teléfono muy despacio a la vez que en su memoria aparecía ella, y la vio tan guapa, tan necesitada de amor, y el estaba dispuesto a dárselo para siempre.
Autora Verónica O.M.
Continuará