lunes, 10 de febrero de 2014

JEREMY Y YOLANDA 19

Al entrar Jeremy, se encontró con los ojos de su madre mirándolo desaprobadamente, para ella todavía era un niño de apenas diecisiete años, y lo que menos deseaba era que se liara con la primera que encontrase. Ya tendría tiempo para ello.

Quiso evitar lo que pasaría, y trató de irse para su habitación, pero su madre lo abordó no permitiéndoselo.

-¡Eres demasiado joven Jeremy! 

El joven se ruborizó al escucharla. -¿Para qué soy demasiado joven?

-No te hagas el tonto, me entiendes a la perfección.

-La verdad es que no te entiendo.

La madre, se empezó a impacientar y soltó lo que todavía no había llegado a pronunciar -Para flirtear con chicas, ya lo harás cuando llegue el momento, eres todavía muy joven y debes pensar en otras cosas. Hazme caso Jeremy, en la vida hay tiempo para todo y no se debe correr, las cosas llegan por sus pasos contados y cuando debe.
Autora Verónica O.M.
Continuará (tiene 62 capítulos)

6 comentarios:

silvo dijo...

Le parecerá un niño pequeño (es normal) pero esas cosas suceden sin proponérselo y su hijo siente algo que le empuja hacia alguien que parece sentir lo mismo, besos!

Verónica O.M. dijo...

Para silvo
Silvo, comparto tu opinión.
Pienso que aunque fuese más mayor, le seguiría pareciendo demasiado joven.
Besos, muy buena noche

ana dijo...

Las madres siempre queremos que los hijos estudien primero y después el amor, pero todos sabemos que a la edad de los quince dieciséis, diecisiete, son los primeros y más hermosos amores. Gracias Vero por aclararme lo de los capítulos, un abrazo

María Bote dijo...

Para las madres, los hijos siempre son nuestros niños por muy mayores que se hagan, Vero.

Es un gusto grande para mí poder volver a visitarte y leerte, amiga. Besos.

Sara O. Durán dijo...

Los hijos siempre son muy jovenes desde los ojos de mamá, jejeje!
Besanisitos, Vero!

Oriana Lady Strange dijo...

Las madres queremos que estudien y obtengan buenos trabajos, etc. Y nos olvidamos que son jóvenes que necesitan otras cosas. Cosas que nosotros también queríamos a su edad.
Cariños..