lunes, 7 de abril de 2014

JEREMY Y YOLANDA (30)

Los invitados ya estaban en la habitación que Eva les había destinado. Era amplia, con dos bonitas camas lacadas en blanco, las había separado un poco y entre una y otra había colocado un gran biombo para que tuviesen más intimidad.
Lucas se puso su pijama de pantalón corto, en el aseo ubicado en la misma planta, mientras Carla se ponía el suyo en la misma habitación. Le dio un beso en la mejilla, y se iba a meter en la cama cuando su padre la detuvo...

-No me gustan esas miradas picaronas, Carla, compórtate. No me gustaría, que para unos pocos días que vamos a estar aquí quedases en ridículo y a la vez me lo hicieses quedar a mi.

-Papi, mira que eres anticuado.  No tengo ningún interés en ese memo. ¡Si parece un niño! ¿No te diste cuenta que enrojeció como un tomate y se marchó corriendo?

-No vayas por ese camino. No me gusta que seas tan descarada.

Ella sonriendo se metió en la cama, pensando que su padre estaba sacando las cosas de contexto.
Autora Verónica O.M.
Continuará

6 comentarios:

silvo dijo...

Pues si le parece un niño que no le mire con descaro, besos!

ana dijo...

Esta Carla... veras la niña enamoradiza lo que nos trae, hasta su padre presiente el lio que va a formar, jajaja. Vero, un abrazo.

Verónica O.M. dijo...

Para silvo
Mejor sería lo dejara tranquilo, pero me temo no va a desistir (de momento)
Besos

Verónica O.M. dijo...

Para ana
El padre la conoce a la perfección.
Pobre Jeremy (ni en casa puede estar)
Besos Ana, buena semana

Sara O. Durán dijo...

Ay esa Carla, nos va a dar quebradero de cabeza.
Besos, querida Vero.

Verónica O.M. dijo...

Para Sara O. Durán
Sara, tienes toda la razón, nos lo va a dar.
Besos, querida amiga