martes, 29 de abril de 2014

JEREMY Y YOLANDA (33)
-¡Buenos días!  -dijo Jeremy.

Los tres contestaron casi a la vez. Su padre, su madre y Lucas el amigo de su padre, que en aquellos momentos llevaba el vaso de café con leche a los labios.

Eva se dirigió a su hijo... -¿Te encuentras mejor? No tienes buena cara.

-No he dormido demasiado bien, eso es todo. Ya estoy mejor, no te preocupes.
Se sentó, al lado de su padre que le lanzó una media sonrisa.

Eva le sirvió el desayuno, Jeremy alargó sus manos para coger la bandeja que su madre le había preparado. Se componía de café con leche y un pequeño bocadillo de jamón en dulce.
Se dispuso a desayunar, cuando de repente escuchó a alguien bajar por la escalera.

A Eva, la transfiguración del rostro de su hijo no le pasó desapercibida, y pensó acertadamente que allí pasaba algo.
Autora Verónica O.M.
Continuará

10 comentarios:

silvo dijo...

A ver la madre como aconseja a su hijo, besos!

Verónica O.M. dijo...

Para silvo
Veremos...
Por lo pronto ya se ha percatado de que algo sucede.
Besos, buena tarde Silvo

Carmen Silza dijo...

A las madres no se les escapa nada...
Besos Vero.

Verónica O.M. dijo...

Para Carmen Silza
Carmen tienes toda la razón.
Besos amiga

Sara O. Durán dijo...

A la que es buena madre, no se le escapa ningún detalle, ni el más imperceptible.
Besos, Vero querida.

Pluma Roja dijo...

Una madre no pasa desapercibido nada en un hijo.

Besos Vero.

Espero que estés bien.

No te había leído, ¿No has publicado?

Armando dijo...

Pues para ser la primera vez que te visito, me has dejado en ascuas.
Gracias por tu visita. Se me lo permites, yo también te sigo.
Afectuosos saludos.

Josefa dijo...

Estoy intrigada y con ganas de seguir el relato. Volveré a ver que pasa.
Ya te sigo.
Afectuoso saludo.

Verónica O.M. dijo...

Muchas gracias a tod@s, me falta tiempo...

Pastora dijo...

Muy interesante amiga Veroníca, que intriga, que le pasará al hijo.