viernes, 23 de mayo de 2014

JEREMY Y YOLANDA (35)

Carla desayunaba sin mirar a su padre, intuía que por el rabillo del ojo la observaba. El hombre no estaba muy contento con ella, pero trataba de parecer lo más normal posible.

Cuando todos acabaron el desayuno Eva empezó a recoger la mesa.
Jeremy se levantó también dispuesto a hacer lo mismo.

-En un plis plas todo está recogido y nos vamos -dijo Eva.

Carla se levantó también dispuesta a ayudar pero la mujer se negó en redondo. Entonces optó por sentarse en un sillón, observando que en la mesita de centro habían revistas rosa. Así que alargó sus manos y cogió una dispuesta a ojearla.
Su padre hablaba con el dueño de la casa, su amigo de juventud.
Ambos estaban encantados de estar juntos y disfrutar unos días de descanso. Iniciaron una conversación que cómo no les llevó a tiempos pasados.

Mientras tanto en la cocina, Eva intentaba sonsacar a su hijo preguntándole muy flojito y a puerta cerrada.
Autora Verónica O.M.
Continuará

7 comentarios:

Armando dijo...

Pues veremos hacia donde nos lleva esta historia.
Saludos y buen fin de semana.

Verónica O.M. dijo...

Para Armando
Veremos si te gusta.
Saludos, buen finde (gracias)

silvo dijo...

Ella quiere saber y él (me refiero al padre y la madre) a revivir tiempos agradables, besos!

Pluma Roja dijo...

Como siempre me hago presente y continuaré.

Ya te extrañaba querida Vero, no te había visto.

Un gran beso.

Universo dijo...

Hola Vero, las madres como siempre pendientes de los hijos y sonsacando para estar al tanto de todos.
Un abrazo.

ana dijo...

Vero, he estado con el ordenador estropeado y no podía acceder a muchos sitios ni dejar comentarios, pero acabo de ponerme al día con la historia de estos chicos. A las madres no se nos escapa ni una, otra cosa es que lleguemos a enterarnos bien del problema. Un abrazo

Pastora dijo...

Me encanta leerte estoy empezando por el principio.

Besos linda amiga.