lunes, 11 de agosto de 2014

JEREMY Y YOLANDA 44

Los padres la vieron entrar en el salón, y ambos la miraron a la vez. La notaron pálida y ojerosa, quizás porque no llevaba ningún tipo de maquillaje en su tez. Eso es lo que pensaron, aunque nada dijeron al respecto.

-Debo hablar con vosotros. -Su tono de voz era muy flojito, como si le costase hablar. Y así era, ya que dentro de su garganta se le había formado como un nudo que le impedía casi tragar la saliva.

Ambos se sentaron en el sofá, y ella lo hizo enfrente, en un cómodo sillón, aunque su espalda la mantuvo rígida en todo momento, no dejando que ella descansase relajada. Los nervios los tenía tensos, al igual que sus pies y manos que no paraba de mover o balancear.

La conocían demasiado, para no darse cuenta que algo grave ocurría. Pero no se anticiparon para preguntar, la dejaron que fuese ella la que dijera lo que fuese tuviera que contarles.

-Se que os voy a dar un disgusto, pero no lo puedo evitar. -Su voz sonó entrecortada, como si contuviese unas ganas locas de llorar. Pero no lo hizo.

-Estoy embarazada. Os pido no me juzguéis demasiado severamente. Ya lo hago yo misma.

La madre se levantó del sofá, y se sentó en un brazo del sillón al lado de su hija, y tomó la palabra.

-¿Estás segura, hija?

-Lo estoy.

El padre se mantuvo sentado en el sofá, aunque su cara se había tornado muy seria. No hizo ademán de levantarse, si hubiese querido hacerlo seguro que sus piernas no le hubiesen sostenido por el impacto recibido.
Verónica O.M.
Continuará

10 comentarios:

silvo dijo...

Sí, es un bombazo, primero hay que asumir la situación luego ya vendrá una reacción más sensata (supongo) del padre, besos!

geminis dijo...

interesante relato, un capitulo de una vida, saluditos con mucho cariño y una abrazo

Pluma Roja dijo...

Fue bastante directa con su confesión a pesar de su preocupación. No tardó mucho en dar la noticia. Veremos las reacciones de los padres.

Creo que al final tendrán que aceptar lo que está sucediendo con su hija y tendrán que ayudar.

Saludos Vero.

Alma Azzul. dijo...

Intrigante, como la vida misma. Un abrazo.
Me gustó.
Enhorabuena.

ana dijo...

Un problemón que han pasado muchas familias y que seguirán pasando otras muchas. Esperemos que la sensatez y la cordura hagan acto de presencia, para que Yolanda sufra lo menos posible, que ya se le ha complicado la vida bastante. Verónica, perdona por no dejar comentarios más a menudo pero es que este año me llega el internet muy mal en el pueblo donde estoy, un abrazo.

Verónica O.M. dijo...

Muchas gracias a tod@s, me falta tiempo, sino no puedo visitaros...
Besos

victoria dijo...

He pasado para saludarte y leerte como bién dices en esta época a veces no tenemos tiempo para nada pero queria agradecerte ekl que siempre tengas ese huequecito para mí


Gracias mi niña!!

Mi admiración y cariño!!!


Besitos

alexander lopez dijo...

Bueno, a lo hecho, pecho... Ya saben la verdad. Ahora toca ver cómo afecta esto en la historia.
Un abrazo.

Verónica Jazzy dijo...

No sé si mi comentario se perdió o está en moderación, igual lo comento de nuevo.

Te decía que actualmente no es el mayor problema un embarazo, que sí lo es el estar preparada para recibir al niño.
A los hijos debemos traerlos por decisión, no por descuido.
Abrazos.

CRISTINA dijo...

Hola Vero, lo importante es estar preparados para lo que se avecina, son tan jóvenes.
Un fuerte abrazo.