lunes, 8 de septiembre de 2014

JEREMY Y YOLANDA 56

Capítulo 56
Llegó el ansiado domingo.
Yolanda se levantó temprano. Con los nervios de volver a ver a su amiga apenas pudo dormir. La había llamado el día anterior confirmando de que vendría con Israel, su novio.
Interiormente se alegró por ellos. Pero también se entristeció por si misma. Era tan desgraciada... Sin el amor de su chico. Con el que había pensado algún día formar una feliz familia.
Se duchó y vistió muy mona. Su tejano favorito y un top de colores muy vistosos, que a su rostro daban vivacidad.
El maquillaje apenas era perceptible (nude) Estaba guapísima. 
Al siguiente mes cumpliría los diecisiete.
Después fue en busca de su abuela. La encontró en la cocina, preparando un suculento desayuno para ambas.
Desayunaron y hablaron de cosas no demasiado importantes, pero que llenaron el tiempo de forma agradable.
Sobre las once de la mañana sonó el timbre de la puerta.

-Abuela, abro yo.

Al abrirla...
Encontró a María e Israel esperando con sus amplias sonrisas. Y se abrazaron los tres a la vez. Muy contentos de estar juntos de nuevo. 
Mientras tanto alguien observaba no lejos de allí. Su corazón le golpeaba fuertemente el pecho.

CAPÍTULO nº 57

Desde su escondrijo Jeremy no se perdía detalle.
Había pactado con sus amigos (de él y de Yolanda) entretenerla en la puerta el máximo tiempo posible.

-Entremos... Mi abuela espera dentro.

El cruce de miradas entre ellos le pasó inadvertido.

Fue María quien tomó las riendas de aquella situación un tanto extraña. Todo para que sus queridos amigos estuviesen de nuevo juntos. Se amaban, y aquel malentendido entre ambos les estaba causando un sufrimiento innecesario.
-Si no te importa, desearíamos antes hablar contigo. Después entraremos encantados.

Yolanda asomó la cabeza por la puerta de la casa. -Abuela, vamos a dar una vuelta. Luego entramos.

-Está bien, Yoli.

Con un suave portazo cerró la puerta.

La abuela los observó durante un rato desde una de las ventanas. -¡Estos jóvenes! 
Sonrió acordándose de cuando ella también lo fue. -El tiempo pasa tan rápido. -Y una lágrima, cayó por su mejilla yendo a parar a la comisura de sus labios.
Autora Verónica O.M.
Continuará

13 comentarios:

ana dijo...

Ya he leído todos los capítulos que tenía retrasados y me he puesto al día con los acontecimientos que en ellos se cuenta. Menos mal que Carla se marcho. Un abrazo Vero

Verónica O.M. dijo...

Para ana
Muchas gracias, Ana.
Si, menos mal que lo hizo, pobre chico...
Un abrazo, buena noche

silvo dijo...

A ver si se arreglan que falta les hace, besines!

Verónica O.M. dijo...

Para silvo
Mucha falta, pero tienen unos amigos...
Besos, buena noche

Alfa Fon-Amor dijo...

Me pase a darte un abrazo.

alexander lopez dijo...

Un poco de paz. Me enterneció mucho el juego de la nostalgia de la abuela. Ver a tus nietos y mirar hacia atrás, que bello, que profundo.
Un abrazo.

Zuni Moreno dijo...

Paso por tu Blog y te dejo un beso Vero.

llorenç Gimenez dijo...

Hola Verónica... Vaya historia, la entrega por capítulos nos hace estar en tensión continua esperando el que pasara próximamente..
Un saludo....

Verónica O.M. dijo...

Para Alfa Fon-Amor
Muchas gracias amiga, otro grande para ti

Verónica O.M. dijo...

Para alexander lopez
Muchas gracias, Alexander, me alegra te lo parezca.
Un abrazo

Verónica O.M. dijo...

Para Zuni Moreno
Muchas gracias amiga, otro para ti, buena semana

Verónica O.M. dijo...

Para llorenç Gimenez
Será por poco tiempo, ya quedan muy poquitos capítulos.
Un sañudo

Pluma Roja dijo...

Hola Vero, vengo tarde pero aquí estoy.

Leeré todo lo que me falta hasta ponerme al día.

Saludos cariñosos.