PERSONAJES DE ESTA HISTORIA CÓMICA

Rodolfo y Amada, protagonistas
Vidal, amigo de los dos
Silvestre hombre que le guia, primo de la gitana a la que busca
Niños, pilluelos de los que no te puedes fiar
Encarna, gitana, prima del guia
Cándido, padre de Amada
Otilia, Oti, madame del burdel
Adelita, fulana que hará de Vidal un hombre
Deseo os guste, y os haga pasar momentos divertidos...

sábado, 13 de septiembre de 2014

JEREMY Y YOLANDA 60

Un gran aperitivo compuesto por patatas fritas, olivas rellenas de anchoa, ganchitos, mejillones, tacos de jamón, espárragos con mayonesa, y rebanadas de pan de pueblo untado con tomate maduro, y aderezado con un exquisito aceite de oliva virgen, y una pizquita de sal.
La comida, se componía de una gran tortilla de patatas y dos pollos rustidos, con ese toque de brandy tan especial.
-¿Queréis más? -Preguntó la abuela muy solícita.

Todos dijeron que no con la cabeza. Comieron con gran apetito. Después la ayudaron a recoger la mesa, depositando todos los cacharros en la gran fregadera. La mujer los cubrió con agua.

-Abuela, nosotras fregamos.

-Ni hablar. Lo haré más tarde. Ahora vamos que tenemos que dialogar.

La miraron no entendiendo demasiado bien, pero al momento lo entendieron a la perfección.

Volvieron a la mesa, la abuela tomó la palabra.
-Bien. Creo no es muy habitual, que una abuela en estos casos lleve la voz cantante. Eso es tarea de los padres, pero se me ha dado ese permiso. Ya veo que las dos parejitas sois amigos, que es cómo si estuviéramos en familia.

Los cuatro se miraron, después a la abuela, que en aquellos momentos parecía una persona muy importante. Lo era, pero todos me entienden por dónde voy.
-Os queréis, sólo basta miraros.

Su nieta se ruborizó y Jeremy se sobresaltó un poco. Para nada esperaban que fuera tan directa.

-Si, abuela. Lo quiero desde niña.

-La quiero más que a mi propia vida. -Lo dijo en tono alto y claro, pero temblándole un poco la voz.

María e Israel sonreían. Estaban muy contentos, de que sus amigos estuvieran juntos, y que los malentendidos se hubiesen aclarado.

-¿Sabes que mi nieta va a ser madre?

-Lo se.

-Sois muy jóvenes. Quizá más adelante cambiéis de forma de pensar.

Jeremy saltó como un resorte. -Jamás la dejaré de querer. Nuestro amor es sólido. Hace muchos años lo sentimos.

-¿Qué dices, Yolanda?

-Nos queremos desde siempre. Jamás será de otra forma.

-Tenéis mi bendición y la de tus padres. -Lo dijo mirando a su nieta. -¿Y tus padres, que piensan de todo esto?

-No saben nada. Pero hoy hablaré con ellos.

-En mi cuenta del banco tengo algunos ahorros. Una vieja no gasta demasiado, así que los pondré a vuestra disposición para que tengáis un buen comienzo.

A Yolanda se le saltaron las lágrimas. Se levantó de la mesa, se puso por detrás de la silla en la que estaba sentada. La rodeó con sus brazos, después la besó en el pelo.

Jeremy, María e Israel, se sintieron emocionados siendo testigos de tan hermosa escena.
Autora Verónica O.M.
Continuará

4 comentarios:

  1. Este tramo me ha emocionado mucho, el problema es lo pronto que ha surgido el embarazo pero lo demás está fetén, adoro a esa abuela, besines!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para silvo
      Me alegra saberlo.
      El problema al parecer se está solucionando.
      La abuela se pondrá muy contenta, jaja
      Besos

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Para karin rosenkranz
      Muchas gracias, Karin.
      Besos

      Eliminar

La letras, tienen el poder de llevarte a ese mundo dónde todo es posible, deseo te gusten las mias...