PERSONAJES DE ESTA HISTORIA CÓMICA

Rodolfo y Amada, protagonistas
Vidal, amigo de los dos
Silvestre hombre que le guia, primo de la gitana a la que busca
Niños, pilluelos de los que no te puedes fiar
Encarna, gitana, prima del guia
Cándido, padre de Amada
Otilia, Oti, madame del burdel
Adelita, fulana que hará de Vidal un hombre
Deseo os guste, y os haga pasar momentos divertidos...

miércoles, 29 de octubre de 2014

LAS MONEDAS DE PLATA 4

Rodolfo empezó a caminar. Le costaba un poco e iba un poco cojo, seguro la herida le dolía un poco.

Su acompañante iba más campante, a pesar de ser mayor subía la cuesta sin esfuerzo, no cómo él que parecía un mártir.

-Ya queda poco. ¿Vos ve aquella casita encarnada? pues ahí vive Encarna, mi prima gitana. Y por si quiere saber mi nombre me llaman Silvestre, para lo que vos necesite o guste.

-Perdone, por lo de antes. Me daba vergüenza decirle a lo que he venido.

-No se apure, que soy como vos. Bueno como vos no, que soy bastante más viejo.

-No tanto. Si parece que tenga unos cuarenta y pocos.

-La verdad, es que se equivoca poco. Tengo cuarenta y siete, dentro de poco uno más cumpliré.

-Para su edad está muy bien. Ya quisiera yo, que con esos años poder así correr.

A todo eso iban llegando. Una mujer con ropas muy coloridas estaba sentada en la puerta, cómo no... En una silla.

-Hola, prima. Aquí traigo un posible cliente. 

-¿Que es lo que quiere, caballero? -Preguntó la gitana con voz cantarina.

-Algo, para no quedar mal con mi amada. ¿Ya sabe? -Dicho esto su rostro se tornó muy rojo por la vergüenza dada. El pobre no podía ni imaginar que el haberlo dicho a destiempo le había causado tanto tormento.

-Anda, primo. Pasad allí dentro y me esperen un momento, que le busco para su problema un remedio muy bueno.

-¿Quiere beber agua fresca? -Silvestre le preguntó.

-Si, por favor. La cuesta hay que ver lo que subir me costó, me entró mucha sed, que ahora gracias a vos saciaré.

Cogió un cubo y lo metió dentro del pozo. Al momento y con un cuenco le trajo el liquido saciador, que el joven Rodolfo tragó demasiado deprisa. Un golpe de tos le vino enseguida.

-Vos, parece un poco avaricioso, que nadie se la quita. Si quiere aquí quedó para llenarse bien la barriga.

Al rato la gitana volvió -Con la mitad de esto se pondrá cómo un toro, no tome más que no se si su cuerpo lo aguantaría.

-¿Señora gitana, cuánto cuesta?

-¿Cuánto me da?

Rodolfo sacó unas cuantas monedas de plata que a la mujer entregó, ella muy contenta del trato quedó.

-Prima, Encarna. Nos vamos, que el joven tiene todavía un rato que andar, y con este pie mucho esfuerzo tendrá que hacer.

-Vayan los dos con Dios.

Hicieron el camino de vuelta, bajar era mucho más rápido, aunque el dolor era el mismo o parecido. Al llegar al final del camino dónde se llegaron a encontrar, Silvestre alargó una mano. Con ese gesto le daba a entender que quería cobrar.

El joven que lo entendió, del bolsillo varias monedas sacó.

Silvestre quedó muy contento, había que ver sus ojillos brillando, parecían dos pequeños luceros negros.

-Adiós, buen hombre.

-Adiós, caballero. Que ese remedio le funcione, no tome más de lo debido porque quizás ni lo contase.

Cada uno fue por un camino distinto. Más adelante los niños se le echaron de nuevo encima, no le quedó otra que terminar tirando de nuevo otras monedas, que eran las últimas que le quedaban. Los niños marcharon en busca de ellas, aprovechó el momento y escapó corriendo. Parecía como si el pie ya no le doliese.  -Pero caray, que dolor sintió.
Autora Verónica O.M.
Continuará

6 comentarios:

  1. !Vaya precio! monedas a doquier y el estado físico, espero le mereciera la pena, besines!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para silvo
      Jaja, muy caro.
      Esperemos le funcione y no se tome más de la cuenta, ya se lo han advertido Encarna y su primo, jaja
      Besos

      Eliminar
  2. Si se va a poner como un toro, habrá que salir corriendo ja ja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para Armando
      Jaja, seguro.
      Ay que ver lo que hacen algunos para cumplir, jaja
      Otro para ti, feliz tarde

      Eliminar
  3. Verónica no pierdas la imaginación, es fascinante
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para Omar enletrasarte
      Gracias, Omar, ojalá así sea.
      Lo mismo te deseo.
      Saludos, feliz día

      Eliminar

La letras, tienen el poder de llevarte a ese mundo dónde todo es posible, deseo te gusten las mias...