PERSONAJES DE ESTA HISTORIA CÓMICA

Rodolfo y Amada, protagonistas
Vidal, amigo de los dos
Silvestre hombre que le guia, primo de la gitana a la que busca
Niños, pilluelos de los que no te puedes fiar
Encarna, gitana, prima del guia
Cándido, padre de Amada
Otilia, Oti, madame del burdel
Adelita, fulana que hará de Vidal un hombre
Deseo os guste, y os haga pasar momentos divertidos...

martes, 25 de noviembre de 2014

LAS MONEDAS DE PLATA 22

 Y poco más o menos así pasó la semana. Hasta que llegó el día que vino de nuevo la gitana Encarna. Al llegar, pegó tal grito que Rodolfo se asustó al escuchar semejante alarido. Se notaba que por las noches hacía gárgaras. ¿De que? probablemente de limón.             
-Ya voy, ya voy Encarna. -El joven abrió la puerta, y salió al exterior. La gitana nunca entraba en las viviendas de sus clientes, prefería quedarse fuera.

-Que va a ser hoy?

-La verdad es que no lo sé, si le digo la verdad Encarna, el otro día me quedé dormido, eso fue muy raro, yo quería mantenerme despierto pero fue misión imposible. Ella se enfadó conmigo, ¿ya me dirá que me pudo pasar? ¿o es que esa poción ya no surte el mismo efecto?

La mujer ya se había hecho un juicio de valor, aunque no podía decir nada, su clienta Amada tendría mucha culpa de eso, ya se encargaría ella más tarde de saber que es lo que allí había sucedido.

-¿Que va a ser hoy? -volvió a preguntar impaciente.

-Si  me dice que no me pasará más, unas cuantas latas de lo mismo, aunque si le digo la verdad, ayer no tomé nada y quedé cómo un sultán. Aunque mejor quedaré si me tomo algo, ya que de esa manera voy sobre seguro, aunque lo del otro día no se me ha olvidado todavía pero espero que a ella si, ya que lo de anoche fue digno de inmortalizar.

-Si me lo permite, a simple vista Amada no parece ser como vos dice, si parece muy poquita cosa.

-Eso es porque no la conoce, en el dormitorio es cómo una leona, si uno se descuida sale con lametones y mordiscos.

-¿Y quiere decir que a vos interesa una mujer tan depredadora?

-¡Pues claro que si! me calienta tanto que no necesito ni manta en invierno, me hace sudar a mares, aunque cuando salgo a la calle algún resfriadillo engancho, pero espero pronto con ella poder casarme, así no tendré que visitarla a escondidas, y podré cenar con ella al lado de un buen brasero.

-Pero tendrá vos un suegro.

-Me da igual Encarna, pienso que ya es muy viejo y no creo que dure demasiado el pobre.

-Creo que tiene unos sesenta -dijo la gitana.

-Esos son demasiados, cómo mucho que dure uno, dos a lo sumo. Después me casaré, porque viejos no quiero aguantar.

La gitana le entregó unas cuántas pequeñas latas, que Rodolfo tuvo que dejar en el poyete de la ventana. Le entregó cinco preciosas monedas de plata, la gitana al verlas se le iluminó la cara. Le vendió agua del río, ya que no se atrevía a venderle otra cosa. Con lo que Amada le suministraba ya tenía suficiente, no quería llevar en su conciencia que un día se quedase tieso. ¿Tieso? quise decir muerto.

-Ya me tengo que marchar, otro día le traeré más. Adiós joven.

-Adiós, Encarna. -Entró y se dirigió a la cocina dispuesto a guardar aquello.
Autora Verónica O.M.
Continuará

8 comentarios:

  1. Jaja lo de Amanda es el dicho de "las apariencias engañan" jaja, besines!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, cómo engaña la depredadora.
      Con tu permiso te corrijo, se llama Amada, por ahí se te coló una n.
      Besos

      Eliminar
  2. Simpático relato. Es fácil de leer y entretiene no aburre. ¡Felicitaciones!

    Saludos Vero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amiga, si entretiene y no aburre objetivo conseguido.
      Saludos, feliz día, pòr aquí un día lluvioso

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias, Angelines, este enganche no es malo ni tiene efectos secundarios.
      Besos

      Eliminar
  4. Para desternillarse de risa. Tienes mucho ingenio para la comedia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Armando, si te hace reír no sabes cómo me alegra, esa era la intención.
      Un abrazo

      Eliminar

La letras, tienen el poder de llevarte a ese mundo dónde todo es posible, deseo te gusten las mias...