PERSONAJES DE ESTA HISTORIA CÓMICA

Rodolfo y Amada, protagonistas
Vidal, amigo de los dos
Silvestre hombre que le guia, primo de la gitana a la que busca
Niños, pilluelos de los que no te puedes fiar
Encarna, gitana, prima del guia
Cándido, padre de Amada
Otilia, Oti, madame del burdel
Adelita, fulana que hará de Vidal un hombre
Deseo os guste, y os haga pasar momentos divertidos...

miércoles, 26 de noviembre de 2014

LAS MONEDAS DE PLATA 23

La gitana se dirigió hacia la mansión de la joven Amada. Fue     discreta y se escondió detrás de un árbol, y empezó a hacer gorgoritos cómo un canario, su canto era un tanto extraño ya que parecía que aquel pajarillo estuviese enfermo.

La joven se dio cuenta enseguida, que aquel canto salía de la garganta de la gitana, desde el balcón y con la mano le hizo un gesto para que esperara.
Su padre estaba pachucho y con algunas décimas de fiebre, se había acostado, de eso ya hacía un buen rato.
No había peligro de que se levantase,  pues cuando se acostó estaba tiritando, y todo hay que decirlo cómo mal enfermo nadie le ganaba -eso era lo que ella pensaba.

Al momento ya tenía el portón abierto, la gitana no se atrevía a salir de su escondrijo, hasta que Amada le diera su permiso.

-¡Hola, Encarna!

-¡Hola, joven Amada! ¿y su padre?


-No tema, mi padre está en la cama. Hoy le entró la tiritera, se había acostumbrado a salir a tomar de noche el fresco, se ve que cogió frío, pero seguro que en dos días estará dando brincos.

-Ya sabe que las hierbas para mi no tienen secretos, pero tampoco los sueños, de estas cosas un rato entiendo, me viene de mi tatarabuela. Creo que en alguna ocasión ya le he había hablado de todo esto.

-¡Es cierto! más de una vez vos me lo dijo. ¿porqué me lo vuelve a repetir?

-¡Muy sencillo! he soñado que vos ha cometido una gran equivocación.

Amada no entendía lo que la mujer le decía.

-Lo que intento decirle, es que a su padre le dio la poción de su enamorado y a él la de su santo padre.

Amada se sonrojó al ser descubierta. -¡Es cierto! pero no fui yo, mi padre cogió el vaso equivocado, accidentalmente Rodolfo el otro se tomó, me dí cuenta ya que le entró un gran sopor y al momento un profundo sueño.


-¿Y su padre, notó los efectos?

-¡Claro! la verdad es que oírlo me daba vergüenza, ya me dirá un hombre de su edad. Si ya está con una pata casi camino del cementerio.

-Pues si es así déjelo que disfrute, que lo que se lleve a la tumba ya nadie se lo podrá quitar.

Y allí estuvieron un rato, y compró lo que en otras ocasiones, mitad para su padre, mitad para él, y despidiéndose de la gitana se marchó para dentro.
Al pasar por la habitación de su padre escuchó detrás de la puerta, se le oía quejándose lastimosamente.

-Está bien, padre?

-¡No muy bien! me parece que de esta no salgo.

-Le preparo algo?

-Me conformo con una tila muy calentita.

Le preparó una cocción de tila, y le echó un buen chorro de vino, y se lo llevó a su padre enfermo. Al momento se quedó dormido cómo un angelito un tanto mayor.
Y ella en su habitación se encerró.
Autora Verónica O.M.
Continuará

6 comentarios:

  1. Pobre parece de gripe gorda, Amada (lo puse bien esta vez ajja), es tremenda, besines!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro la padece, pobrecillo con lo contento que estaba últimamente.
      Jaja, lo has puesto perfecto, es que ella es así, será por la edad.
      Besos

      Eliminar
  2. Ja ja ja...el padre resucitó y la "cosilla " también.
    Me he reído mucho.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hola mi niña he pasado para desearte un dia hermoso aunque llueve y mucho pero támbién estos lo son..verdad?
    Agradecerte tu cariño y el siempre estar

    Besitos mi niña

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amiga.
      Por aquí ha llovido bastante, el agua es muy necesaria siempre y cuándo no haga daño.
      Besos, y todo mi cariño y admiración hacia ti

      Eliminar

La letras, tienen el poder de llevarte a ese mundo dónde todo es posible, deseo te gusten las mias...