PERSONAJES DE ESTA HISTORIA CÓMICA

Rodolfo y Amada, protagonistas
Vidal, amigo de los dos
Silvestre hombre que le guia, primo de la gitana a la que busca
Niños, pilluelos de los que no te puedes fiar
Encarna, gitana, prima del guia
Cándido, padre de Amada
Otilia, Oti, madame del burdel
Adelita, fulana que hará de Vidal un hombre
Deseo os guste, y os haga pasar momentos divertidos...

sábado, 29 de noviembre de 2014

LAS MONEDAS DE PLATA 25

Los amigos llegaron a la puerta del burdel que habían inagurado hacía bien poco. Deseaban entrar, pero les daba vergüenza por la inexperiencia, más a Vidal claro está.

Por la calle caminaban dos viejas, una de ellas le decía a la otra.
-¡Mire esos dos! en busca de esas guarras van.

-¡Ay Dios mio! lo que tendremos que ver todavía. -Dijo la otra santiguándose.

Caminaron calle abajo despotricando de ellos y de esas mujeres de vida alegre.

Al final decidieron entrar. La puerta estaba entornada, Vidal entró el primero, el suelo estaba mojado y acabado de fregar, pegó tal patinazo que un poco más se deja allí los sesos.

-¡Vaya impaciencia tiene! -le dijo Rodolfo.

-¡Me he resbalado! vos no sea mal pensado.

Una mujer hizo acto de aparición, los dos se quedaron blancos cómo el papel. ¿Qué hacía la gitana Encarna en el burdel? aunque iba vestida con unas ropas un tanto extrañas.

Rodolfo llevó la voz cantante.

-¡Encarna!

-¡No soy Encarna! esa es mi hermana gemela, aunque con ella no tengo trato desde hace tiempo. Me llamo Otilia, Oti para los buenos clientes. ¿Qué quieren, caballeros?

-Una mujer para mi amigo, sin estrenar viene el pobre.

-Necesita una mujer experimentada, le traeré a Adelita, con ella tendrá una buena estrenada. ¡Esperen un momento!

La mujer con un buen movimiento de caderas y la falda bien corta, se dirigió hacia la puerta que llevaba a una escalera y desde allí grito. -¡Adelita, aquí tienes uno por estrenar!

Vidal se puso rojo como un tomate, y por lo bajito decía a su amigo. -¿Finas y elegantes? Menudo chasco.

-Es lo que escuché, si quiere nos vamos.

-¡Ni hablar! sin estrenar no me voy. ¿Y vos mientras tanto que hará?

-¡Me quedaré por aquí! no se preocupe por mi.

Por la escalera bajaba la tal Adelita.

Vidal en cuánto la vio, no sabía si quedarse o echarse a correr.

La mujer entrada en carnes, muy sonrosadas mejillas, un trasero descomunal y de corta estatura. -Vamos churumbel, que te voy hacer un hombre.

Vidal temblando marchó con ella escalera arriba.

Mientras tanto Rodolfo con Otilia charlando quedó.

La mujer mirando por su negocio intentaba que se acostase con otra de sus fulanas.

Muy digno la decía. -Aquí estoy por mi amigo, no por mi. ¿Estamos?

-¡Estamos, caballero! pero ya sabe dónde encontrarnos si alguna vez necesita de nuestros servicios.
Autora Verónica O.M.
Continuará

10 comentarios:

  1. Ya nos enteraremos de cómo le va.

    Saludos Vero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy pronto será, ya verás.
      Saludos Aída, buen finde

      Eliminar
  2. Uy pero es claro que Oti convence a Rodolfo de irse con alguna fulana jaja. Obvio.


    Beso Vero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira por el negocio, jaja
      Veremos.
      Besos amiga, buen finde

      Eliminar
  3. Jaja, por fin, ¿veremos que opina Vidal tras ello? jaja, besines!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuándo baje por la escalera veremos, jaja
      Besos, buen finde

      Eliminar
  4. Vamos a ver si después del estreno, a Vidal le quedan fuerzas para bajar las escaleras. Ja ja ja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, veremos a no mucho tardar.
      Un abrazo, buen finde

      Eliminar

La letras, tienen el poder de llevarte a ese mundo dónde todo es posible, deseo te gusten las mias...