PERSONAJES DE ESTA HISTORIA CÓMICA

Rodolfo y Amada, protagonistas
Vidal, amigo de los dos
Silvestre hombre que le guia, primo de la gitana a la que busca
Niños, pilluelos de los que no te puedes fiar
Encarna, gitana, prima del guia
Cándido, padre de Amada
Otilia, Oti, madame del burdel
Adelita, fulana que hará de Vidal un hombre
Deseo os guste, y os haga pasar momentos divertidos...

sábado, 29 de noviembre de 2014

LAS MONEDAS DE PLATA 26

 Y pasó mucho rato y Vidal no bajaba. Rodolfo se empezó a preocupar, muy nerviosamente iba de un lado a otro, hasta que al final y no pudiendo más le preguntó a Otilia. -¿Le habrá pasado algo? 

-No se preocupe, con Adelita está en muy buenas manos además de otras cosas, vos está sin hacer nada quizás por eso el tiempo le parezca más largo. No hace tanto subieron, puede que una hora no más.

Siguió de un lado a otro, si lo llega a saber lo deja allí solo y que se las hubiese apañado. Aunque al momento de aquel pensamiento se arrepintió, para algo existían los amigos si no vaya asquito sería la vida.
Esperó y esperó, hasta que al fin por la escalera tan pancho bajaba Vidal, el joven parecía muy feliz. Sin duda la cosa marchó muy bien.

Detrás bajaba Adelita, la mujer parecía que también iba la mar de contenta, clientes cómo aquel eran para ella cómo para la mayoría de niños los dulces.

-¡Ya era hora! la verdad, es que pensé largarme sin vos de tanto cómo tardaba.

-¡Ya será menos! perdone no le crea.

A eso que Adelita los interrumpió. -Vidal, mañana le espero.

Un ojo guiño a Adelita, con aquel gesto quería decir que al día siguiente le esperase.

Rodolfo casi sin pensarlo habló alto. -¿Cómo que mañana vuelve?

Fue Adelita quien contestó a la dichosa preguntita. -¿Es que debe a vos pedir permiso? ya es grandecito, lo tenía que haber visto en plena faena. Nunca nadie me dio más guerra. -Sin duda aquella batallita la tenía a ella tan contenta.

Otilia intervino también preguntando a Vidal. -¿Cómo le fue caballero?

-¡Muy bien!

-¿Qué puntuación le da a Adelita?

Y sonó cómo un trueno. -¡Un diez!

Las dos mujeres se miraron sonriendo.


Mientras tanto los dos amigos a la calle salían.

-¿Cómo que va a volver?

-¡Ya lo oyó! mañana, pasado, el otro, y todos los otros.

Rodolfo pensó que su amigo se había vuelto loco.

Autora Verónica O.M.
Continuará

6 comentarios:

  1. Vidal sin estrenarse tanto tiempo y resulta que es todo un potencial jaja, besines!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, tarde pero míralo cómo nos ha salido de espabilado.
      Besos, buen domigo

      Eliminar
  2. Ya dice el dicho "más vale tarde que nunca". Seguimos.

    ResponderEliminar
  3. Chiquito semental,! Ja ja ja
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, tardío pero mira cómo nos ha salido.
      Un abrazo

      Eliminar

La letras, tienen el poder de llevarte a ese mundo dónde todo es posible, deseo te gusten las mias...