PERSONAJES DE ESTA HISTORIA CÓMICA

Rodolfo y Amada, protagonistas
Vidal, amigo de los dos
Silvestre hombre que le guia, primo de la gitana a la que busca
Niños, pilluelos de los que no te puedes fiar
Encarna, gitana, prima del guia
Cándido, padre de Amada
Otilia, Oti, madame del burdel
Adelita, fulana que hará de Vidal un hombre
Deseo os guste, y os haga pasar momentos divertidos...

domingo, 2 de noviembre de 2014

LAS MONEDAS DE PLATA 7

Se besaban con pasión, tenían sus cuerpos muy apretados el uno junto al otro. Amada fue a ponerse encima, con tan mala suerte que de Rodolfo un grito salió de su garganta.

-¡Rediez que dolor! Amada, vos debería tener más cuidado, ¿no ve cómo tengo el pie?

-Perdón mi amorcito. No sabía nada. -Dijo haciéndose la despistada. -¿Que le pasó? -preguntó disimulando.

-Salí a dar un paseo y una piedra me clavé, me dolió horrores.

-¿Y ese calzado, es nuevo?

-Recién estrenado. El otro lo he tirado, se me rompió con la piedra que le he mencionado. Ya el dolor se me ha calmado, ¿por dónde íbamos?

Amada pensó que se quedaría a medias, últimamente era lo que sucedía. Debería ir tomando cartas en el asunto.

El amigo en común, estaba que saltaba. -¡Diantre, que empiecen de una vez! ya tengo ganas de marcharme a dormir. Y hay que ser tonto, estas cosas sólo me pasan a mi.


La joven se desnudó, y las prendas que se quitaba acababan en el suelo.

-¡Esto son las enaguas! -pensó el pobre Vidal, con la sangre caliente y alborotada.

Rodolfo también se desnudó, pero sus prendas encima de la cama quedaron. Con el movimiento, una a una se iban cayendo al suelo. Los grititos de Amada lo estaban poniendo a mil, y él también gritaba, caliente cómo estaba.


Vidal escuchó pasos por la escalera, y aquellos dos ni se enteraban. ¿Cómo avisarles del peligro que corrían? No podía.

-Hija, ya he vuelto. -La voz del padre sonó cómo un trueno.

-Escóndase mi amorcito,  con esto no contábamos.

Rodolfo, recogió todas su prendas y con ellas debajo de la cama se metió. Pero se encontró algo no esperado -¿Vos que hace aquí? -dijo en un susurro. Su mente empezó a pensar mal. -¿Me la están pegando?

A Vidal le empezó a temblar la voz. -No es lo vos os podáis imaginar, que tiene una clara explicación.

-¡Ya se la daré yo cuándo podamos salir de aquí, y nos sacudamos los muertos (pelusa)

-Ya voy. -Se puso una bata y la puerta le abrió. -Padre, me dolía tanto la cabeza que me acosté.

-Pues entonces vuélvase a la cama, que la noto muy sofocada. Unas cuántas, horas de sueño le vendrán que ni pintadas. -La besó en el pelo y bajó derechito para su habitación. -¡Ay que cansado vengo!
Autora Verónica O.M.
Continuará

8 comentarios:

  1. Jaja, dos en dificultades jaja, besines!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para silvo
      Jaja, pobrecillos ahí encogidos.
      Besos

      Eliminar
  2. Es la primera vez que entro en tu blog, estoy segura que me he perdido ese bonito relato de LAS MONEDAS DE PLATA, ¡otra vez será!
    Mi intención era notificarte que hoy es el cumpleaños de nuestro común amigo André de Artabro (NEREIDAS) entre todos los seguidores le estamos dando una sorpresa al felicitarlo en su blog.
    Si dispones de un ratito, no dejes de hacerlo tú también, lo agradecerá.
    Cariños en el corazón.
    Soy Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para Kasioles
      Bienvenida, un placer tu visita.
      Me acercaré, gracias por avisarme.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Casi les coge con las manos en la masa ja ja.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Respuestas
    1. Para Amatista Amatista
      Me alegra saberlo, gracias.
      Saludos

      Eliminar

La letras, tienen el poder de llevarte a ese mundo dónde todo es posible, deseo te gusten las mias...