viernes, 5 de diciembre de 2014

LAS MONEDAS DE PLATA 31

Cuándo acabaron su encuentro sexual mantuvieron esta conversación. -Vos es una hembra muy importante para mi, ha sido la primera y única, no puedo apartarla del pensamiento y deseo llegue pronto la noche para estar entre sus brazos.

-¡A mi me pasa lo mismo! nunca he conocido un caballero tan cariñoso y complaciente, creo estarme enamorando de vos.

-¡Ay Adelita! ¿y que haremos? la gente es mala por naturaleza, podrían hacernos daño si llegan a saber que nos amamos, vos una puta y yo un caballero de buena familia. Podríamos marchar bien lejos, dónde no nos conozca nadie.

-¡Ay Vidal! no me haga coger ilusiones para después dejarme en la estacada.

-¡Eso Adelita jamás lo haría! soy un caballero de palabra, y más con vos que me tiene cómo loco de tanto amarla.

-¡Pues esperemos un poco más! le debo a Oti haberme sacado de la miseria, por lo menos unos días me costará convencerla, pero después nuestra amistad ya será insalvable. -Dijo con cierta pena.

-A mi familia gracia no le hará que yo me amancebe con una puta, pero peor para ellos, no voy a dejarla escapar. -¿Me quiere mucho, Adelita?

-Muchísimo Vidal, más que a nadie en mi pordiosera vida.

-¡No tan pordiosera!

-¡Ay mi Vidalín! si vos supiera de dónde me sacó.

Y se abrazaron muy fuerte, deseando volver a repetir lo que tanto gustaba a ambos.
Autora Verónica O.M.
Continuará

3 comentarios:

silvo dijo...

A ver si les va bien si se van juntos, besines!

Verónica O.M. dijo...

Si, veremos que tal.
Besos, buen día

Armando dijo...

Esto va tomando otro cariz .
Veremos como acaba.
Un abrazo.