PERSONAJES DE ESTA HISTORIA CÓMICA

Rodolfo y Amada, protagonistas
Vidal, amigo de los dos
Silvestre hombre que le guia, primo de la gitana a la que busca
Niños, pilluelos de los que no te puedes fiar
Encarna, gitana, prima del guia
Cándido, padre de Amada
Otilia, Oti, madame del burdel
Adelita, fulana que hará de Vidal un hombre
Deseo os guste, y os haga pasar momentos divertidos...

lunes, 8 de diciembre de 2014

LAS MONEDAS DE PLATA 32

Al acercarse a la puerta Vidal gritó -Rodolfo, ábrame.                   
En esos precisos momentos, el mencionado andaba canturreando y al escuchar a su amigo se dijo. -¿Qué querrá? -a la par que abría la puerta. -Entre, amigo, ¿qué quiere a estas horas?

-Tengo que preguntarle algunas cosas y confesarle otras.

-Miedo me da tanta solemnidad.

Entró para dentro, sentándose en una silla de gran estilo y bien cómoda.

Rodolfo se sentó enfrente, e impaciente le preguntó. -¿Vos me dirá?

Vidal carraspeó antes de hablar. -Verá, vos ya sabe que me estrené en aquel burdel. -Se quedó un rato callado no atreviéndose a continuar.

-¡Rediez! continúe que me impaciento.

-Cómo le dije, me estrené en aquel burdel con Adelita, ya sabe...

-¿Ella que tiene que ver en esta conversación?

-¡Todo! estoy enamorado.

-¡Dios mio! mi amigo con una mujer de esas malas. Si no recuerdo mal encima es pequeñita y bien gorda. Pequeñita por decir algo, considero que más parece ser enana y gorda cómo ella sola, si tiene un inmenso trasero y las piernas más gruesas que los jamones que venden por el pueblo.

-¡Pues así y todo la quiero! no me importa lo que vos piense, me casaré con ella en cuánto pueda.

-¡Pues despídase de familia y fortuna! no le dejarán casarse con ella, ni le darán nada de lo que pensaba vos ser dueño.

-De todas formas que más me da. ¡La quiero! y eso es lo único que me importa. Aunque me tenga que ir a vivir a otra parte...

-¡Piénselo Vidal! para casarse hay otras, para lo otro las que se venden por unas monedas.

-¡Me voy a marchar! ya veo que no me comprende.

-Mujeres así no sirven a la hora de formar una familia, están acostumbradas a acostarse con cualquiera y no se adaptan a la vida hogareña.

-Me voy.

-Mujeres cómo esa mejor olvidarse de ellas.

-¡No me voy a olvidar! me casaré, guste o no guste a vos y a mi familia. Le consideraba amigo, aunque ya veo eran figuraciones mías...

-¡Soy su amigo! aunque no le guste lo que digo.

-Adiós Rodolfo, no creo querer volver por aquí otra vez.

-¡Haga lo que quiera! está ofuscado, con ese supuesto amor que encontró hace poco y que le tiene el seso absorbido.
Autora Verónica O.M.
Continuará

4 comentarios:

  1. Debe pensárselo más no por profesión ni físico, por lo rápido, besines!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debería hacerlo, si, pero conociéndolo pienso no lo hará.
      Besos, feliz día

      Eliminar
  2. a veces los amores nos hacen perder la razón.

    saludos
    CArlos

    ResponderEliminar

La letras, tienen el poder de llevarte a ese mundo dónde todo es posible, deseo te gusten las mias...