lunes, 8 de diciembre de 2014

LAS MONEDAS DE PLATA 33

Vidal muy dignamente se marchó de allí, el que hasta ahora había sido su amigo, ya había dejado de serlo en aquellos momentos por entrometido. Iría a acostarse un rato, ya que a la noche de nuevo volvería a estar con su querida Adelita, por la que daría incluso la vida en aquellos momentos.

Mientras tanto Rodolfo se quedó pensativo, su amigo iba a cometer la mayor tontería de su vida y no podía hacer nada. Pegó un golpe en la mesa con genio y....
-¡Ayyy que daño! -Se había lastimado la mano, y cómo era tan blando se quejó un buen rato.
Ya cansado de quejarse calentó agua y la vertió en un gran barreño, se desnudó y se metió en remojo. Con una pastilla de jabón la pasó por el pelo y se lo lavó, y para aclararlo utilizó un gran cazo que metía repetidas veces en el mismo. A continuación le llegó el turno al cuerpo, se le veía bien esmirriado con sus flacas piernas, seguro que debido a tanto ajetreo.

Una vez limpio se secó muy bien secado. -¿Recorcholis que es esto? -El agua de haberse lavado estaba llena de pelos. -¡Que horror, igual que mi padre!
Y desnudo marchó a mirarse a su habitación, dónde había colgado un gran espejo. -¡Cómo no me dé prisa en casarme lo haré calvo!
Y con pena se vistió y de vez en cuando volvía a mirarse, pero aquello le deprimía tanto que decidió que tenía que taparlo. -Se acordó que todavía le dolía la mano. -¡Ayy que daño! - los ojillos le brillaban demasiado. ¿Lloraba? Pensar lo que queráis.
Autora Verónica O.M.
Continuará

6 comentarios:

karin rosenkranz dijo...

Y ahora tendré que esperar para leer como sigue....promete...

Verónica O.M. dijo...

Gracias Karin, deseo te guste.
Saludos

silvo dijo...

Jaja, si ha de ser calvo creo que es mejor se case siéndolo jaja, besines!

Verónica O.M. dijo...

Casi que si, Amada podría sentirse engañada, jaja
Besos

Pluma Roja dijo...

Pobre hombre me pongo en sus zapatos. Eso de quedarse calvo debe ser algo horrible.

Saludos Vero.

Armando dijo...

Encima de revoltoso y saltarín...Calvo. Ja ja ja
Un abrazo.