PERSONAJES DE ESTA HISTORIA CÓMICA

Rodolfo y Amada, protagonistas
Vidal, amigo de los dos
Silvestre hombre que le guia, primo de la gitana a la que busca
Niños, pilluelos de los que no te puedes fiar
Encarna, gitana, prima del guia
Cándido, padre de Amada
Otilia, Oti, madame del burdel
Adelita, fulana que hará de Vidal un hombre
Deseo os guste, y os haga pasar momentos divertidos...

jueves, 11 de diciembre de 2014

LAS MONEDAS DE PLATA 35

Vidal esperaba que bajase Adelita, según palabras de la madame Otilia, un caballero requirió sus servicios a última hora. Se le quedó el rostro serio con sólo imaginarlos. Aunque decidió tranquilizarse, se dijo que aquello cambiaría pronto. Se sentó en una silla decidido a esperar y lo hizo debajo de las escaleras. Ganas le dieron de preguntar a Oti, que si Adelita ya le había hecho partícipe de su decisión de dejar el oficio,
aunque no se atrevió a hacerlo.

La madame de vez en cuándo dejaba de ajustar sus cuentas, levantaba los ojos dirigiéndolos a él, se preguntaba que sería lo que le sucedía ya que al parecer lo notaba con cierto nerviosismo. Y no, no se equivocaba en absoluto.

A medida de que pasaban los minutos Vidal cada vez estaba más desesperado, ya no sabía ni cómo sentarse. Cuándo de pronto escuchó hablar a un caballero bajando las escaleras y detrás bajaba ella también.
-¡Si no tuviese mujer la llevaba conmigo! tiene un jugoso sexo que ya lo quisieran algunas, incluida la mía que es más fría que un témpano.

-¡Vos no es menos! tiene una herramienta sexual descomunal, jamás la vi tan grande.

El caballero al oír aquello sonrió, dejando ver sus torcidos dientes.

Vidal se quedó blanco cómo la cera, con unas ganas locas de llorar, sin pensárselo dos veces se plantó delante de las narices de Adelita, que cambió en un segundo de expresión.

-¡No es lo que parece! -dijo ella.

-¡No me diga! aquí acaba lo nuestro. -Dijo gimoteando.

Adelita roja como un pimiento morrón intentaba disimular ante el otro, que miraba a ambos con cara de sorpresa. -¿Quien es, Adelita? -preguntó asombrado de haber presenciado semejante escena.
Autora Verónica O.M.
Continuará

3 comentarios:

  1. Pobre Vidal, parece un protocolo esas palabras jaja, besines!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobrecillo, ¿cómo te atreves a reírte?
      Lo parece, si.
      Besos

      Eliminar
  2. Depois de um longo afastamento estou tentando de alguma forma
    visitar minhas lindas amizades.
    Logo chegará o Natal é justo estar entre as
    amizades que esteve comigo no decorrer desse ano.
    Levando meu eterno agradecimento
    a única palavra para traduzir
    tudo que estou sentindo nesse momento.
    Um feliz final de semana beijos.
    Evanir.

    ResponderEliminar

La letras, tienen el poder de llevarte a ese mundo dónde todo es posible, deseo te gusten las mias...