domingo, 25 de enero de 2015

LAS MONEDAS DE PLATA 49

Rodolfo pasó a visitar a su amigo, tenía muchas cosas que contarle. Llamó a la puerta dándole fuertemente con el picaporte de hierro, el cual estaba oxidadísimo. Se miró la mano y la limpió en el calzón. Y dijo en alta voz. -Este Vidal hay que ver lo dejado que es.
Pero su voz interior le taladró los oídos. -Vos no es mucho mejor.

Su rostro dado el gesto se le afeó. Sin duda la había escuchado y no gustado.

Abrió la puerta y lo hizo medio desnudo. -¡Qué impaciencia!

-Lo siento, amigo. Los nervios me pueden...

Entró para adentro. Y se encontró a Adelita con un plumero limpiando el polvo. 

-¿La fulana esta que hace aquí?

-No la falte al respeto. -Dijo a grito pelado. -Ella vive conmigo y yo con ella.

-¡No me lo puedo creer! ¿Ya sabe que estas mujerzuelas no sirven para vivir en la decencia?

-Eso, lo dirá vos. La suya no es mejor. Por lo que cuenta el sexo le gusta más que a las tontas y eso que a todas les da por lo mismo.

-Pero no vive de ello. La suya si.

-Vivía, ya no. Ahora es una donna decente, y no le permito...

-Bueno, amigo, no vamos a reñir, si a vos gusta, nada tengo que añadir. -Lo decía de boca para afuera, todo fuera por conservar su amistad con el amigo de toda la vida.

La Adelita, acostumbrada cómo estaba a todo no se molestó en absoluto. Aquello para ella no tenía la menor importancia y siguió con la faena. De vez en cuándo a Vidal le guiñaba un ojo, cómo diciéndole cuándo se vaya a vos ajustaré las cuentas. 
Esas cuentas a Vidal le encantaban, ya saben él debajo y ella...
Autora Verónica O.M.
Continuará

5 comentarios:

Sara O. Durán dijo...

Sí que es divertido : ) : ) Gracias por hacerme sonreír y reír.
Más besos.

la MaLquEridA dijo...

Siendo así, las cuentas quedarán saldadas con una sonrisa de satisfacción.


Beso

silvo dijo...

No se pero me parece intuir que a Vidal le irá bien, besines!

Armando dijo...

El amigo de Vidal es bastante inoportuno y un poco irrespetuoso.
Un abrazo.

Pluma Roja dijo...

A este amigo de Vidal habría que hablarle fuertemente. Creo que Adelita no se merece que le trate así.

Saludos Vero.