PERSONAJES DE ESTA HISTORIA CÓMICA

Rodolfo y Amada, protagonistas
Vidal, amigo de los dos
Silvestre hombre que le guia, primo de la gitana a la que busca
Niños, pilluelos de los que no te puedes fiar
Encarna, gitana, prima del guia
Cándido, padre de Amada
Otilia, Oti, madame del burdel
Adelita, fulana que hará de Vidal un hombre
Deseo os guste, y os haga pasar momentos divertidos...

sábado, 12 de marzo de 2016

LA CITA microrrelato

Ya se había duchado y maquillado. El vestido que iba a ponerse estaba muy bien colocado y encima de la cama, esperando a que la mujer decidiera a ponérselo, pero no lo hizo hasta el último momento para que no se arrugase.
Se vistió dado la hora que ya era. Intentó subir la larga cremallera de la parte de atrás, pero ni para arriba ni para abajo estaba completamente atascada, así que se quitó el vestido e intentó que el carro (de la cremallera) rodase sin conseguirlo. Ya nerviosa y cabreada le pegó un tirón tan fuerte que se rompió.
-¡Jope! ahora que me pongo. -Buscó en el armario y no encontró nada apropiado. Así que con todo el dolor de su corazón decidió no ir.
En la puerta de un restaurante un hombre miraba el reloj impaciente.
-¡Otra que me da plantón! -agachó la cabeza y se marchó...
Autora Verónica O.M.

13 comentarios:

  1. hola amiga vero hacia tiempo que no veia tus publicaciones jajaja eso le pasa por no preparar otra ropa antes de salir jajaja besitosss

    ResponderEliminar
  2. Se oye muy bien esta nueva historia. Bastante fresca ya sabes que soy tu fan y no dejaré pasar un sólo capítulo. Si no vengo algún día fue en contra de mi voluntad y porque me haya pasado algo.

    Bien venida Vero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. No tendría muchas ganas de ir seguramente, de lo contrario uno inventa con que salir jajajjaja. Veo que tienes una historia en capítulos Vero con muchos personajes, estuve leyendo para tomar el hilo y seguir visitándote. Gracias por tu paso en mi blog.

    ResponderEliminar
  4. Es que las cremalleras son capaces de romper cualquier minuto de ilusión !!!

    ResponderEliminar
  5. Perderse la cita de su vida por una cremallera rota. ¡No me lo creo! No era la cita de su vida :)
    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Hola Verónica.. Jope, la que puede liar una cremallera, y total para que luego el.. que la esperaba impaciente, se la hubiera abierto enseguida..
    Un abrazo..

    ResponderEliminar
  7. A todas nos ha pasado eso de tener un desgraciado impresvisto con nuestro modelito pero cuando la cita es con alguien que importa imagino que lo que se lleve puesto es lo de menos, la velada será bonita seguiro.

    Besos!!!

    ResponderEliminar
  8. A quién no le han dado plantón. Creo que es lo que más hiere la vanidad de hombre o mujer. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  9. Pobre señor esperando a una nerviosa que le ha dado plantón, seguro que ambos lo hubiesen pasado muy bien, pero hay veces que ni sabemos lo que queremos, y subir una cremallera con prisas… puede ser mortal. Un beso amiga.

    ResponderEliminar
  10. Hola Vero como siemopre es un placer leerte y más si vá de cremalleras jajaj

    me rio porque me ha pasado unas cuantas veces
    Ahora lo que me compro procuro que no las lleve

    Te he echado de menos amiga
    Gracias por compartir
    Con cariño
    Victoria

    ResponderEliminar
  11. Hola Vero, aquí estoy aunque no te lo creas. Una no olvida a la gente porque sí. La gente buena, la que enseña, la que te da un cordial gesto en estos medios. Soy mayor y restringí muchas cosas que me gustaban por falta de salud.
    Hoy ante tu rostro me quedé pensando y leí tu microrrelato. Me detuve a reflexionar, pero así de sencillo es todo, lo que puede ser para otros cualquier cosa, que les afectará en su vida. Pero los protagonistas de la historia se ve que no tenían Whassa o móvil. Que solucionaría en parte el problema.

    Un saludo con afecto de esta 'ranita'

    ResponderEliminar
  12. ¿La cremallera fue la culpable del plantón? No lo creo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

La letras, tienen el poder de llevarte a ese mundo dónde todo es posible, deseo te gusten las mias...