jueves, 28 de julio de 2016

SALTO DEL TIGRE

                                                           
Haciendo el famoso
salto del tigre,
dejó sus dientes
clavados en el trasero
de su actual compañera.
La mujer, ni por
activa ni por pasiva
quiso ponerse boca arriba,
¡válgame Dios!
Y tuvo que llevarla
a curar a urgencias.
No quiere ni pensar,
lo que hubiese sucedido
de estar con el ombligo
mirándole a él.
Verónica O.M.




7 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Hala, ahora que lo explique en urgencias...

Saludos.

Alfa Fon-Amor dijo...

jajajajajajaaja,abrazo.

Nieves dijo...

jajajajajaja que momentazo.


:D :D :D :D

trimbolera dijo...

Está claro que tiene que ensayar antes !!

Pluma Roja dijo...

Qué horror, primero pensé que había dejado la prótesis en el trasero. Luego que era un tigre y al final quedo intrigada. Qué bárbaro.

Que alegre leerte.

Raquel Rueda Bohórquez dijo...

Vero muy buena poesía, un gusto pasar a leerte y además una carcajada gratis ¡qué tigre!

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Qué vainas las de los maromeros, saltibanquis del sexo. Un abrazo. Carlos