martes, 29 de abril de 2014

JEREMY Y YOLANDA (33)
-¡Buenos días!  -dijo Jeremy.

Los tres contestaron casi a la vez. Su padre, su madre y Lucas el amigo de su padre, que en aquellos momentos llevaba el vaso de café con leche a los labios.

Eva se dirigió a su hijo... -¿Te encuentras mejor? No tienes buena cara.

-No he dormido demasiado bien, eso es todo. Ya estoy mejor, no te preocupes.
Se sentó, al lado de su padre que le lanzó una media sonrisa.

Eva le sirvió el desayuno, Jeremy alargó sus manos para coger la bandeja que su madre le había preparado. Se componía de café con leche y un pequeño bocadillo de jamón en dulce.
Se dispuso a desayunar, cuando de repente escuchó a alguien bajar por la escalera.

A Eva, la transfiguración del rostro de su hijo no le pasó desapercibida, y pensó acertadamente que allí pasaba algo.
Autora Verónica O.M.
Continuará

martes, 15 de abril de 2014

JEREMY Y YOLANDA (34)


-¡Buenos días! -dijo Carla.

Todos contestaron. Aunque a Jeremy apenas se le escuchó.
Su madre disimuladamente observaba a su hijo y a la chica, había algo que escapaba a su intuición femenina, pero seguro lo descubriría, todo era cuestión de seguir observando.
Dio una bandeja a Carla, que ella a su vez cogió dando las gracias. La chica se sentó en la única silla que quedaba vacía, que como no...estaba al lado de Jeremy, el chico al que deseaba en la actualidad.

A él se le había quitado el apetito. Aquella chica lo sacaba de sus casillas.

Lucas de reojo miraba a su hija. Aquello a Eva no le pasó desapercibido, y como madre que era supuso acertadamente que aquel hombre siempre estaba vigilante, intuía que aquella chica al pobre padre le ocasionaba serios problemas, aunque todavía no sabía de qué tipo. Pero poco tardaría en saberlo.
Autora Verónica O.M.
Continuará

viernes, 11 de abril de 2014

JEREMY Y YOLANDA (31)
                                                 
El matrimonio fue hacia la cocina para recoger los cacharros de la cena del día anterior, más tarde prepararían un buen desayuno para sus invitados. Seguramente saldrían después con ellos para enseñarles la ciudad.

Padre e hija permanecían todavía acostados. El hombre ya estaba despierto desde hacía rato, le pareció escuchar al matrimonio cuando bajaban a la planta baja. Se vistió sin hacer ningún ruido cerrando la puerta con cuidado al salir.


La hija estaba despierta aunque se hizo la dormida. Se levantó de la cama desperezándose.

Se miró en un bonito espejo ubicado en la pared próxima a la cama en la que había dormido, viéndose atractiva a pesar de no estar arreglada todavía. Desabrochó algunos botones de la parte de arriba de su pijama. El espejo le devolvió la  imagen de una mujer muy joven y sexy. Y sonrió de oreja a oreja.
-¡Te vas a enterar, Jeremy! 
Autora Verónica O.M.
Continuará
Os deseo un buen fin de semana

lunes, 7 de abril de 2014

JEREMY Y YOLANDA (30)

Los invitados ya estaban en la habitación que Eva les había destinado. Era amplia, con dos bonitas camas lacadas en blanco, las había separado un poco y entre una y otra había colocado un gran biombo para que tuviesen más intimidad.

Lucas se puso su pijama de pantalón corto, en el aseo ubicado en la misma planta, mientras Carla se ponía el suyo en la misma habitación. Le dio un beso en la mejilla, y se iba a meter en la cama cuando su padre la detuvo...

-No me gustan esas miradas picaronas, Carla, compórtate. No me gustaría, que para unos pocos días que vamos a estar aquí quedases en ridículo y a la vez me lo hicieses quedar a mi.

-Papi, mira que eres anticuado.  No tengo ningún interés en ese memo. ¡Si parece un niño! ¿No te diste cuenta que enrojeció como un tomate y se marchó corriendo?

-No vayas por ese camino. No me gusta que seas tan descarada.

Ella sonriendo se metió en la cama, pensando que su padre estaba sacando las cosas de contexto.
Autora Verónica O.M.
Continuará

jueves, 3 de abril de 2014

JEREMY Y YOLANDA (29)

Pasaron las horas muy lentamente para Jeremy, se hacía constantemente el disimulado, pero se daba perfecta cuenta que la invitada le traería problemas, intuía el peligro que se le avecinaba, ella solo hacía que mirarlo, y aquella mirada no le gustaba en absoluto.

Veía en ella a una chica mona y caprichosa, casi podía leerle el pensamiento.
No le gustaba este tipo de chicas, tan solo tenía ojos para Yolanda su preciosa enamorada.

No soportando más su mirada calenturienta... -Si me disculpan me voy a la cama, ¡me duele horrores la cabeza!


-Espera, hijo. -Eva se levantó, al momento tenía entre sus manos un sobre de medicamento y un gran vaso de agua. -Anda, tómatelo.


Lo disolvió en el vaso con una cucharita de postre y de un trago se lo bebió. Lo dejó vacío encima de la mesa y dio las buenas noches, dándose cuenta que Carla lo miraba desaprobadamente.

Rápidamente subió la escalera dispuesto a encerrarse en su habitación, no recordaba haber pasado un mal rato como ese jamás.
Autora Verónica O.M.
Continuará