sábado, 22 de febrero de 2020

COMEDIA DIVERTIDA CAPÍTULO N°47

Mientras los enamorados esperaban una gran reprimenda por parte del padre de ella... en otro lugar esto mismo acontecía. 

Adelita ya se había hecho a la idea de que su amorcito era un desordenado de mucho cuidado. Esperaba poder cambiarlo, aunque su yo interno le decía que no esperase milagros, ya que si era de esa forma raro sería cambiase demasiado. Pero cabezota como era ella, no desistiría hasta sacar provecho de su Vidalín al que tanto quería y se aferraba.


El mencionado estaba que no cogía en su pellejo... había conseguido que Adelita se marchase a vivir con él. 

La quería y adoraba, sin importarle su pasado, ni sus muchos kilos que le caerían encima muchas noches. 
Ella encima, él debajo, y que trabajase Adelita. Él, sumiso total.

-La adoro. ¿Vos por mi qué siente?


-Siento de todo... y como si en mi corazón habitase un duende y me dijese: Adelita, este es el caballero por el que has perdido el juicio y eso te ocurre porque lo amas hasta...


-¿Hasta?


-Hasta el infinito, mi amorcito. Vos es el único al que he querido y aunque fuese una fulana no entregué mi amor a ninguno, ya que imaginaba que algún día me llegaría el definitivo. Deseo que vos sea y sentirme afortunada.


Al oír aquellas palabras a Vidal no le cogía el corazón en el pecho... de lo mucho que se había emocionado. Y empezó a respirar muy profundo y Adelita se asustó de inmediato. 


-¿Qué le pasa, mi Vidalín? no me vaya ahora a dejar sola, que si se muere, me muero.


-No la dejaré sola ni un momento, mi querida Adelita.


Y se fundieron en un beso, de esos que todos sabemos... 

Autora Verónica O.M. 
Continuará 

sábado, 15 de febrero de 2020

COMEDIA DIVERTIDA CAPÍTULO N°46

Proseguimos después de unos días sin publicar por x motivos... 

Y todavía no era excesivamente tarde y decidieron descansar un rato, lo hicieron abrazados y con la cabeza de ella apoyada en el brazo derecho de Rodolfo. El pelo de ella era suave y olía a rosas y medio lo mareaba al aspirar aquel olor tan intenso y se atontó al momento. A Amada no le quedó más remedio que echarse un sueño ya que su amorcito ya no estaba para nada.

Al cabo de un rato lo zarandeó para que se despertara. - Mi padre podría levantarse.

Él, se frotó los ojos, ahora que estaba tan a gusto le malograba el sueño. 
Se vistió deprisa mientras ella se ponía una larga bata de seda que hacía juego con la colcha de su cama, pero era tan larga que casi barría el suelo. 

Apartó el sillón orejero... mientras Rodolfo se calzaba las botas. 
Bajaron la escalera muy despacito para no hacer el mínimo ruido, pero ni con esas... 

Escucharon un gran vozarrón. 
-¿Quién anda ahí? - Era el padre de ella e iba vestido con un enorme calzón. No pudieron correr ni esconderse. 
-¿Quién es? - preguntó con cara de pocos amigos. 

-! Padre, ya le explicaré! 

-¡Este malandrin se queda aquí! 
Autora Verónica O.M. 
Continuará 

domingo, 2 de febrero de 2020

COMEDIA DIVERTIDA CAPÍTULO N °45

El padre de Amada dormía como un bebé, aunque roncaba de forma llamativa, en aquellos tiempos nada se sabía de la apnea esa...

Le abrió el portón a su amorcito y lo esperaba con la puerta entreabierta. Nada más él entrar, se llevó un dedo a los labios, diciendo con ello que permaneciese en silencio. 

Al llegar al cuarto cerraron y atracaron la puerta poniendo por delante un gran sillón orejero. 

Esperaba que la besase... pero permaneció quieto y con la vista baja. 

-¿A vos qué le pasa? ¿No me besa?

-¡Si! lo que pasa es...

-¿Qué es eso tan importante?

-Quisiera pedirle algo y no me atrevo.

-¿Acaso muerdo?

-No, claro que no. - Rodolfo se sentó encima de la cama arrugando una preciosa colcha de color rosa, la cual tenía unos vaporosos volantes y mucho apresto.

Ella hizo lo mismo y lo miró pícaramente. - ¿Qué me quiere pedir? me huelo que algo serio.

-¡Sí, muy serio! ¿sé quiere amancebar conmigo?

-¿Amancebar?

-¡Eso mismo!

-Pero mi padre...

-¡No se preocupe, hablaré de caballero a caballero!

-Mi padre no le quiere...

-Ni yo a él tampoco...

-Déjeme unos días para madurarlo. No sé porqué ya no tengo ganas de... ya sabe.

-Ni yo tampoco. Dormamos un rato abrazados y pensemos que ya estamos amancebados.
Amada, soñemos... 

Y se durmieron y sus sonrisas se dibujaron en aquel cuarto dónde habían tenido sexo un día si y otro también. 
Autora Verónica O.M. 
Continuará 

miércoles, 29 de enero de 2020

COMEDIA DIVERTIDA CAPÍTULO N°44

Cuándo acabó de cenar... 
lo dejó todo encima de la mesa. No se espanten porque así lo hacía siempre. 
Rodolfo cogió de una maceta de barro unas cuántas hojas de hierbabuena y se las metió en la boca, masticándolas, pretendía que aquella quedase fresca y olorosa, ya que tenía en mente besarse con su enamorada.
Y hacia la mansión de la susodicha se dirigió teniendo que andar un rato. 

-¿Es que no habían medios de transporte?

-¡Si! un caballo o una yegua. Ambos tenía aunque no quería montar a ninguno. Ambos lo tiraron al suelo y se sintió tan ridículo que se dijo:
-¡Nunca más!
Los conservaba para presumir  ante aquellos que no tenían para transportarse nada más que sus piernas. 
Tanto ir y venir sus botas poco le duraban, desde que  visitaba a Amada ya había destrozado unas cuántas...
Iba caminando, ni lento, ni rápido, hacía tiempo para que cuándo llegase el carcamal estuviese durmiendo. 

-¡Esta noche me declaro! - ese pensamiento le provocó escalofríos una vez tenido.

-Deberé cargar con el viejo y eso no me hace gracia, pero debo apurarme porque en poco tiempo me veo con sombrero para taparme la pelona cabeza. No creo que Amada me quisiese de esa forma y no podría culparla porque a mi me dá entera el pensarlo. 

-! Qué bobo pensar así! ¿verdad que si? pensamiento de la autora o sea yo misma...

A una distancia prudencial pudo medio ver a Amada en el balcón, no se olviden que era corto de vista, al parecer el padre ya dormiría como un bendito y no estaría dándole la lata a su adorada hija. 
Autora Verónica O.M. 
Continuará 

domingo, 26 de enero de 2020

COMEDIA DIVERTIDA CAPÍTULO N°43

Con el agua preparada para el baño, Rodolfo se desnudó y quedó en calzones, y cómo no... de esos bien largos. Cerró la ventana, bruscamente. Se metió en el agua y al estar demasiado caliente pegó un grito...
De haber tenido vecinos se hubiesen asustado, temiendo que algo habría sucedido al chiflado vecino, pero al no tenerlos no hubo susto.
Con un cazo se echó agua por la cabeza y se lavó el pelo con una pastilla de jabón, se frotó con delicadeza ya que no quería perder más pelos de los debidos. Pero ni con esas... 
En sus manos tenía un gran manojo, aparte los que en el agua flotaban. 
Ya, con los nervios a flor de piel se lavó el cuerpo y ya no lo hizo tan suavemente y se fijó que estaba quedándose en los huesos, más se parecía a don Quijote que al joven que era no hacía tanto... 

-¡Rediez! pronto me quedo como una bombilla y delgaducho cómo un esqueleto y todavía estoy sin amancebar. Esta noche me declaro a Amada, que llevo años perdiendo el tiempo.
-Flacucho era normal, debido a esos escarceos de sexo sin freno.

Se secó en una gran y rústica toalla, en sus mejores tiempos quizás hubiera sido blanca, pero había adquirido un tono pardusco, aunque él la veía igual al ser corto de vista, y aquella más que secar, rascaba... 
Una vez aseado se dispuso a cenar con cuidado... no quería mancharse y para ello se puso por delante un trapo que ató al cuello y que prácticamente lo cubría todo. 

-¡Parezco un bebé, de esos que te echan la papilla encima si te descuidas! Hay que ser torpe,  pero si no me cubro me pongo sucio como un porquino. Estoy deseando amancebarme, para ver si Amada me lleva por el buen camino. El estar como estoy, ya me está cansando. 

-Vaya par de amigos, hoy le ha tocado a este... 
Autora Verónica O.M.
Continuará 

viernes, 24 de enero de 2020

COMEDIA DIVERTIDA CAPÍTULO N°42

A la pobre Adelita por poco le da un síncope al ver el interior de la vivienda. Había muchísimo desorden, el suelo no había visto una escoba desde no se sabía cuánto. El polvo acumulado, era tanto que se podía coger con las manos, las oscuras pelusas revolotean por todas partes con la corriente de tener la puerta abierta.
Pero aquello tan solo era el principio de lo que le quedaba todavía por ver. 
Ella se sentó en una silla para tomar aliento. Necesitaba algún líquido para mitigar los efectos causados por los nervios. 
-¡Tengo sed! - notaba la lengua zapatosa. 

Vidal le trajo agua, ella miró con recelo continente y contenido y de no ser por la necesidad la hubiese vertido encima de aquel que se la había servido.
Hizo de tripas corazón y se la bebió de un tirón y después pensó que aquella vasija no estaba del todo limpia y le entró fatiga. 

-¡Parece que no le ha gustado mucho dónde vivo.

-No se equivoque, Vidal, lo que no me ha gustado es la suciedad y el desorden.

-¡Soy un caballero y vivo solo! ¿Qué quiere, Adelita? no sirvo para hacer las tareas que hacen las hembras. Si me vieran mis familiares y amigos, me tacharian de poco macho y eso sería lo último que querría.

Una vez pasado el primer susto... 
Ya estaba preparada para seguir descubriendo, otros de este u otro tipo. 
-¡Sigamos que ya me he rehecho! enséñeme de cabo a rabo dónde con vos voy a vivir.

Y dicho y hecho. Primero la planta baja y después la de encima. Y saben, la última estaba incluso peor... 
Autora Verónica O.M. 
Continuará

jueves, 23 de enero de 2020

COMEDIA DIVERTIDA CAPÍTULO N°41

Desde la lejanía, Vidal apreciaba un bulto muy colorido. - ¿Qué será? - se dijo. Pero a medida de que se iba acercando... vislumbró que el bulto no era tal y sí, Adelita.
-¿Qué querrá, si yo no quiero verla?. - No quería pero sus pasos la llevaron hacia ella.
-¿Qué quiere, si ya habíamos roto?

-¡Yo no rompí, fué vos el bobo!. En mi trabajo mucho hay que fingir y eso hacía cuándo vos me escuchó.

-La oí decir cosas que no me gustaron - dijo un tanto angustiado.

-Ya sabe... era fingimiento. Según las reglas que impone la madame, a esos que frecuentan ese negocio hay que mantenerlos contentos y así asegurarse que vuelvan y vuelvan...

-No quiero verla con nadie más, quédese conmigo y no se arrepentirá jamás.

-Me quedo con vos y ahí nunca he de volver.

Se besaron... aunque Vidal tuvo que agacharse para llegar a su boca, que más o menos le llegaba a la altura del pecho. Me refiero al de él, claro está...
Y abrazados entraron en la vieja mansión y aún se pudo escuchar a Adelita lanzar un grito. -¿Qué es esto?
Autora Verónica O.M. 
Continuará 

miércoles, 22 de enero de 2020

COMEDIA DIVERTIDA CAPÍTULO N°40

Se hizo de noche... entre lloriqueos y suspiros por parte del sufridor. Rodolfo estaba de él hasta las narices, así que de pronto y sin vergüenza alguna decidió ponerlo de patitas en la calle. Utilizó cómo supo su diplomacia. 
-¡Vos ya debería recogerse! mañana verá las cosas de manera diferente, márchese y se tome un poco de buen vino, ya verá cómo dormirá bien caliente y esos malos rollos se disolverán solitos. Ande, amigo mío... - Diciendo esto lo empujaba hacia la calle, y cuándo el llorón se quiso dar cuenta... ya estaba en la rue.
Y de un golpe cerró Rodolfo la puerta, haciéndolo ruido al echar un cerrojo que sin exagerar medía quince centímetros o más.
-¡Qué pelmazo! a mi que me importa en los líos que se mete este mequetrefe. - Al escucharse hablar... le empezó a remorder la conciencia.
-¡Pobrecillo! lo debe estar pasando mal, aunque debería ser más listo. Mira que quererse amancebar con la tal Adelita, un buen zorrón y no vale ni un pimiento. Yo si que tengo suerte con Amada, lo que le gusta el sexo a la condenada, con ella jamás pasaré hambre. ¿Y qué pasará cuando yo no pueda? no quiero ni pensarlo... espero que con la edad ese fuego se le vaya apagando.
Autora Verónica O.M. 
Continuará 

martes, 21 de enero de 2020

COMEDIA DIVERTIDA CAPÍTULO N°39

Al poco, la tila estaba servida. 

Rodolfo se sentó enfrente de su amigo, esperaba que soltase la lengua, estaba intrigadísimo con lo que le iba a contar.

El entristecido Vidal, endulzó la infusión y al primer trago se quemó por no dejarla enfríar. Se quejó unas pocas de veces, pero de lo otro no soltaba prenda. Una vez tomada se echó a llorar, estando más tiempo del necesario.

A cada rato, Rodolfo más nervioso por saber y de buena gana le hubiese soltado un mamporro.

-¡Ay, qué desgraciado soy! Adelita es un pendón desorejado, la pillé infraganti.
No sabe la de cosas que tuve que escuchar. Vos ya me lo decía y yo ni caso. Debería pegarme un buen pescozón.

Solo le faltó que él se lo pidiese, con las ganas que tenía... 
Y se lo pegó con toda su fuerza. Le había dado en la cocorota. - ¿Qué es eso pensarán? en su dura cabeza.

-¡Tranquilícese! Dijo asustado de su propia reacción. - No me hizo caso y ahora me viene llorando... es un zorrón y cómo tal se ha portado. ¿Qué esperaba? las hembras cómo ella sólo sirven para lo que vos sabe y uno con ellas no se amanceba.

Vidal tocó su dolorida cabeza y se encontró que ya le había salido un buen chichón. - ¡Qué desgraciado soy! - repitió de nuevo, lloriqueando.

-¡No se queje tanto! que vos lo ha provocado...
Autora Verónica O.M. 
Continuará 

lunes, 20 de enero de 2020

COMEDIA DIVERTIDA CAPÍTULO N °38

Vidal gritó el nombre de su amigo antes de haber llegado y visto... 
-¡Rodolfo, a vos necesito!

Él, que andaba cerca, asomó por una ventana la cabeza.  
-¿Qué quiere? hacía días que de vos no sabía nada...

Vidal con las lágrimas ya en sus ojos esperaba impaciente le abriese la puerta. 
-¿Qué le trae por aquí? en décimas de segundo se percató... parece que a vos algo grave le ha sucedido.
Y dicho esto... 

Vidal empezó a llorar como un crío. - Tenía razón, amigo, Adelita no es la femme para mí.

-¡Ya se lo dije! aunque ningún caso me hizo. Le prepararé una tila para que se tranquilice.

Entró para adentro y de un portazo cerró la puerta. 

-Con más cuidado... que si la rompe va a entrar frío. Ya sabe que para hacer arreglos soy completamente nulo.

Y se sentó en una silla de categoría, mientras Rodolfo le preparaba la tila ofrecida, a ver si le quitaba las penas y también el frío cogido...
Autora Verónica O.M. 
Continuará 

sábado, 18 de enero de 2020

COMEDIA DIVERTIDA CAPÍTULO N °37

Vidal no tenía ni idea de lo que en el burdel había sucedido tras su marcha... El caballero, viendo la cara que había puesto Adelita y el semblante tan blanco, se asustó. - ¿Qué ocurre? - se imaginaba que eran cosa de femmes. Todas ellas eran bien raras y la que tenía en casa si acaso hasta más. A la susodicha la devolvería a sus padres de que existiesen, pero en fin... Aunque no estaba descontento del todo al haber aportado una buena dote. Así que a aguantar tocaba.

La madame dejó sus monedas de plata puestas a buen recaudo, que era su abultado pecho. Los clientes ni por asomo sabían que allí guardaba lo que durante el día se iba generando y eso sí, creían que la naturaleza la había dotado de semejante delantera. Aunque las malas lenguas insinúaban que era más plana que una tabla y de lo que presumía, carecía. 

-¿ Adelita, qué sucede?

-¡Nada! - contestó gimoteando.

-¡No me ha respondido! Ande y dispare.

-Vidal me escuchó pronunciar unas palabras...

-¿Y qué? Ni que vos fuese de su propiedad.

-Nos íbamos a amancebar.

-¡No me diga! ¿y cuándo me lo iba a decir? - en todo momento con cara de pocos amigos.

-Al final de la semana.

-Y supongo que el trabajo va a dejar... ¿es así?

-¡Si! lo pronunció muy flojito... temiendo su reacción, después de haberla ayudado tanto no era para menos.

-¡Ni hablar! vos no me deja en la estacada ya que debo buscarme a otra antes de que se vaya.

Adelita se secó los ojos con el vestido, dejando al descubierto sus gruesos muslos. El caballero la miraba indecorosamente, si fuese por él la llevaría otra vez para arriba, aunque bien pensado ya no estaba para semejante trote, además en su bolsillo llevaba lo justo para pagar el trabajo ya realizado.
La suya no le daba gran cosa, pensaba que de esa forma no requeriría ningún servicio fuera del hogar. Aunque él que se las sabía todas, metía la mano dónde ella guardaba un dineral y no se enteraba de nada cuándo la saqueaba... 
Autora Verónica O.M. 
Continuará 

viernes, 17 de enero de 2020

PARA L@S AMIG@S DE ESTE BLOG

Estoy intentando arreglar mis blogs por lo del rastreo...

Quienes me seguís no tenéis problema porque os sale las 
actualizaciones  por la página de Blogger.

Practicamente he de vaciar el contenido porque me avisa que la letra es tan pequeña que no se puede leer. No en todos los posts pero si en una gran mayoria. Corregirlo todo es tarea casi imposible ya que tengo muchísimas publicaciones y eso me llevaría muchísimo tiempo y he preferido descargar el blog y poder guardar mis trabajos y también los comentarios que a lo largo del tiempo me habéis ido dejando. 


La ventanita que puse últimamente para acceder al blog...

La tuve que poner obligada ya que algunos escritos no son aptos para menores y se me avisó.

Por comodidad más que otra cosa tengo publicaciones hechas con el móvil y creo que ahí como se dice vulgarmente LA PINCHÉ.


Agradezco infinitamente a quien se me ha brindado a ayudarme. Mil gracias amiga, no sabes cuánto te lo agradezco. Muchos besos.


Os confesaré que últimamente los blogs me estan agobiando mucho. Y sería tonta si llegaran a afectar mi salud, aunque mis nervios andan ya tocados...


En el plazo de un més mas o menos si no los he podido arreglar los eliminaré, excepto el último.


El abecedario baila el twist

miércoles, 15 de enero de 2020

COMEDIA DIVERTIDA CAPÍTULO N °36

Vidal salió corriendo... 
Las lágrimas le resbalaban por las mejillas y en un momento mojó su chaqueta. 
Pensó que su amigo tenía mucha razón, "aquella femme" no era la adecuada. Cuándo se la imaginó, torció la boca en un rictus de dolor. La expresión de su cara había adquirido algo parecido al gesto de la idiotez. 

-¡Adelita, ya no te quiero! - ni él mismo se creía aquello. 
Echó a andar hacia lo que consideraba su hogar y dónde vivía en soledad. Hacía poco que su familia vivía en el pueblo vecino, habían casi huido hartos de aguantar su terrible desorden. Se habían instalado en una lujosa mansión que ya la quisieran algunos envidiosos del lugar, y como todo hay que decir... se la habían adjudicado mediante el juego. ¿Y os preguntaréis como tienen tanto para eso? Y ahora yo os informo, hicieron trampa... 
La suya y en la que habían todos vivido... no era nada del otro mundo, aunque grande si que era. En el interior todo era desorden y más desorden. 
Cuándo se amancebara, la hembra que eligiese se debería pegar un buen hartón de ordenar y fregar. 

-¡Me voy a acostar! después iré a que Rodolfo me consuele con sus sabias palabras. - Y cómo llegó se acostó no pudiendo pegar ojo, aunque aprovechó para descansar las piernas.

A las cinco de la tarde se levantó y vació la vejiga que estaba llena a rebosar. Después marchó de visita yendo con las prendas arrugadísimas, aunque no reparara, ya que a esas cosas no le daba ninguna 
importancia.
Autora Verónica O.M. 
Continuará 

martes, 14 de enero de 2020

COMEDIA DIVERTIDA CAPÍTULO N°35

Vidal esperaba a que bajase Adelita, según palabras de la madame, Otilia, un caballero requirió sus servicios a última hora. Se le quedó el rostro serio con solo imaginarlos. Aunque decidió tranquilizarse, se dijo que aquello cambiaría pronto. Se sentó en un sillón decidido a esperar. Ganas le dieron de preguntar a la madame de que si Adelita ya le había hecho partícipe de querer dejar "el oficio". En realidad no se atrevió...

La madame, de vez en cuándo dejaba de ajustar sus cuentas y se preguntaba lo que le sucedería al novato ya que lo notaba tenso y nervioso. 

A medida de que pasaban los minutos... Vidal estaba cada vez más desesperado y ya no sabía el cómo sentarse. Cuándo de pronto escuchó hablar a un caballero, bueno hay que llamarlo de alguna forma, el cual bajaba con Adelita. 
-Si no estuviese amancebado, la llevaba a vivir conmigo, Adelita, hay que ver lo jugoso que tiene el sexo y no como algunas, incluida la mía que es más fría que un témpano.

-Vos no es menos! tiene una herramienta descomunal, jamás la ví tan grande.

"El caballero" sonrió al oír aquello dejando ver sus torcidos dientes.

Vidal se quedó blanco... y con ganas de llorar. Sin pensárselo dos veces se plantó delante de las narices de Adelita que en décimas de segundo había cambiado de expresión.
-¡No es lo que parece! - dijo ella.

-¡No me diga! Aquí acaba lo nuestro. - Dijo gimoteando.

Ella, roja cómo un pimiento morrón intentaba disimular ante el otro. 

-¿Quién es, Adelita? - preguntó asombrado de haber presenciado semejante escena...
Autora Verónica O.M. 
Continuará 

domingo, 12 de enero de 2020

COMEDIA DIVERTIDA CAPÍTULO N°34

Y llegó la noche... 
Los amigos marcharon por separado para estar con sus enamoradas. Cada uno echaba pestes sobre el otro. Vidal tan cabezón... estaba dispuesto a compartir su vida con Adelita y no le hacía la maldita gracia que en aquellos momentos estuviese con otro que no fuese él... se dijo que la sacaría de allí inmediatamente. Se quedó mucho más tranquilo llegando a esa conclusión.
Se acordó de su amigo y el ceño se le frunció. 
-¡Envidioso! - al decirlo en voz alta le salpicó en un ojo su saliva y con el puño de la camisa se limpió. 

Mientras tanto... Rodolfo iba con el semblante serio e iba hablando solo. No había nadie cerca y para qué se iba a tragar aquella hiel que le estaba mortificando. 
-¡Será cabrito! prefiere estar con "una femme fatale" antes que seguir siendo amigos. ¡ Se arrepentirá! 
-sentenció. 
Aligeró el paso... a lo lejos vió como las luces de la vieja mansión se fueron apagando menos las del cuarto de Amada. 
-Ya tengo ganas de... la sangre me hierve. Para mi que no tiene que ser bueno para la salud. ¿Será por eso la caída del pelo? 

La vió asomada en el balcón y saludándole. No entendía como aquel viejo se dormía tan rápidamente... tenía entendido que a esas edades se duerme poco. 
Al llegar al portón aquel se abrió de repente. -¡Qué susto! 

-Ay, mi amorcito qué asustadizo es. ¿No vé que ya abrí. 

Se dieron un beso y las puntas de sus lenguas se rozaron, parecía como si un calambrazo les hubiese sacudido. 
Cuándo se sobrepusieron corrieron escaleras arriba al estar impacientes por estar juntos. Al momento y silenciosamente la puerta del cuarto fue cerrada por dentro. 
Autora Verónica O.M.
Continuará 

sábado, 11 de enero de 2020

COMEDIA DIVERTIDA CAPÍTULO N °33

Muy dignamente Vidal se marchó. El que había considerado su amigo desde hacía mucho tiempo ya había dejado de serlo por entrometido.
Iría a acostarse... a la noche volvería a estar con Adelita.
Y ya se estaba relamiendo...

Mientras tanto Rodolfo pensaba que su amigo iba a cometer el mayor error de su vida, y al no poder hacer nada pegó un golpe en la mesa en señal de impotencia...
-¡Ayyy, qué daño! - se había lastimado la mano y al ser tan blando se quejó un buen rato.
Ya... cansado de lamentarse,
calentó agua y la vertió en un gran barreño y se metió en remojo. Usó para su limpieza un jabón oloroso y aceitoso. Su cuerpo flaco y sus piernas como palillos podrían ser producto de tanto ajetreo carnal. Lo pensaba él y yo también.
Una vez seco miró el agua... la cual estaba llena de pelos. Se le quedó una cara y gesto grotesco. - ¡Qué horror! igual que mi padre.
Desnudo como estaba marchó a su cuarto y en un gran espejo se miró con atención,  pero se deprimía tanto que optó por tapar con una sábana al maldito espejo.
Y se acordó que todavía le dolía la mano - ¡Ayyy, qué daño! Y los ojos le brillaban demasiado. ¿Lloraba? Pensad lo que queráis...
Y alli estaba él, desnudo, flaquito y con menos pelos.
Autora Verónica O.M.
Continuará

miércoles, 8 de enero de 2020

COMEDIA DIVERTIDA CAPÍTULO N°32

Al acercarse a la puerta Vidal gritó. - Rodolfo, ábrame.

En esos momentos, el mencionado andaba canturreando y al escuchar a su amigo dejó de hacerlo y se dijo. - ¿Qué querrá? - a la par que abría la puerta.
-Entre, ¿qué quiere a estas horas?

-Tengo que decirle algunas cosas. - Dijo en tono serio. 

-Miedo me da tanta solemnidad...

Entró para dentro y se sentó en una silla de gran estilo y bien cómoda.

Rodolfo se sentó enfrente y le preguntó. - ¿Vos me dirá?

Carraspeó antes de hablar. - Ya sabe que me estrené "en aquel lugar" - se quedó un rato callado no atreviéndose a continuar.

-¡Rediez! continúe que me está impacientando.

-Como le decía... me estrené con Adelita.

-¿Qué tiene que ver ella en esta conversación?

-De ella estoy enamorado.

-¡El cielo lo coja confesado! Vos, mi amigo, con una mujer mala. Y si no recuerdo mal... es pequeñita y bien gorda. Pequeñita por decir algo, parece más una enana, su trasero es enorme y sus piernas más gruesas que los jamones que venden por el pueblo.

-Pues la quiero, no me importa lo que vos piense. Me amancebaré con ella en cuánto pueda.

-¡Pues despídase de familia y fortuna! Su remilgada familia no le dejarán hacerlo, y si por su tontura se atreviera no le dejarán nada de lo que vos pensaba ser dueño.

-Me da igual, la quiero y es lo único que me importa. Y si encontrase una mala cara o algún obsceno gesto para con ella, nos iremos a vivir a otra parte. El mundo es muy grande y las mentes muy estrechas...

-¡Piénselo, amigo, en el pueblo hay otras que estarían encantadas y que no se venden por unas cuántas monedas.

-Me marcho, vos no me comprende.

-Este tipo de hembras no sirven para formar una familia, ni se adaptan a la vida hogareña.

-Me marcho.

-Mejor haría, olvidándola.

-Ni hablar. No me importa lo que vos piense, ni mi familia, tampoco. Le consideraba "mi amigo" ahora me doy cuenta de que eran figuraciones mías.

-Soy su amigo... aunque no le guste lo que le digo.

-Adiós. No creo querer volver por aquí otra vez.

-Haga lo que desee. Está ofuscado con ese supuesto amor y que le tiene el seso absorbido.
Autora Verónica O.M. 
Continuará 

martes, 7 de enero de 2020

COMEDIA DIVERTIDA CAPÍTULO N°31

Esta conversación mantenían Vidal y Adelita...

-Vos, es una hembra muy importante para mi. Ha sido la única, y ni un segundo puedo apartarla del pensamiento, deseo que llegue el nuevo día para tenerla entre mis brazos.

-A mi me pasa lo mismo. No he conocido a nadie tan cariñoso y complaciente... y creo estar enamorada de vos.

-¡Ay, Adelita! ¿qué haremos? la gente es mala por naturaleza y podrían hacernos daño si llegan a saber que nos amamos. Vos es una ramera y yo un caballero de buena familia, podríamos marchar bien lejos y dónde nadie nos conociese. 

-¡Ay, Vidal! no me haga coger ilusiones, para después dejarme en la estacada.

-Eso jamás lo haría. Soy caballero de palabra, y más con vos que me tiene loco. 

-Esperemos un poco... le debo a Oti, haberme sacado de la miseria, por lo menos me costará unos días el convencerla - dijo con pena

-A mi familia no le gustará que yo me amancebe con vos, pero peor para ellos porque no la voy a dejar escapar... ¿me quiere, Adelita?

-Mucho, Vidal, más que a nadie en mi pordiosera vida.

-No tan pordiosera.

-¡Ay mi Vidalín! si vos supiera...

Se abrazaron muy fuerte.
Ambos eran sinceros y no merecían que nadie se interpusiese. 
Autora Verónica O.M. 
Continuará

lunes, 6 de enero de 2020

COMEDIA DIVERTIDA CAPÍTULO N°30

Mientras Vidal tenía su encuentro con Adelita, Rodolfo esperaba y esperaba que Amada le abriese el portón. 
Aquella noche tardaba más de lo habitual. Pensó que el padre no estaría acostado todavía.  Y así era...

-¿Padre, hoy no se acuesta?

-No tengo sueño.

-Le prepararé una tilita.

-Haga lo que quiera. Últimamente no estoy muy bien. Me echa fuego el estómago y presión en el pecho. Y eso que me cuido y no castigo el cuerpo con tabaco,  ni con vino.

-Es humano y tendrá problemas como cualquier individuo. - Diciendo esto fué a la cocina y con la intención de introducir en la tila la poción para que pronto se durmiese.
-Lo que hoy me está costando que se acueste. Y Rodolfo seguro que está afuera esperando.  Pues que espere y así me hago de valer, no crea que estoy desesperada por meterme en la cama con él. Aunque si soy sincera... reconozco me gusta.

Le llevó la tila casi tibia, había
acelerado su enfriamiento vertiendola de un recipiente a otro multitud de veces.

El padre de un trago se la bebió enterita. Al momento a su cuarto ya se dirigía. Pero antes de hacerlo había besado a su adorada hija. - ¡Buenas noches, hija!

Una sonrisa fué toda su respuesta. 

Y él a pasitos cortos se dirigió a su cuarto. 

-Ya era hora... ¡por Dios!

A los cinco minutos y a través de la puerta ya se oían sus ronquidos. Amada ahora si le abrió el portón a su amor.

-¿Qué sucedía que no abría?

-Mi padre no se acostaba.

Marcharon para arriba deseando estar juntos y en penumbra. 
Autora Verónica O.M. 
Continuará 

viernes, 3 de enero de 2020

COMEDIA DIVERTIDA CAPÍTULO N°29

Aquella noche, Vidal se acicaló más que de costumbre ya que esperaba estar con Adelita, aquella fémina de gran trasero y pequeñita.
Se personó en el burdel. Al verlo, Otilia la madame y dueña de aquel antro, lo miró con cara satisfecha, mentalmente ya contaba las monedas de plata que el susodicho pagaría por los servicios de alguna de sus fulana.

-¡Hola, Otilia!

-¡Caballero, bienvenido de nuevo! llamaré a alguna de mis chicas. 

-No, Otilia, no quiero a cualquiera. Quiero a Adelita, vine a estar con esa hembra.

-Está ocupada. Vino uno antes que vos...

Aquello no le gustó, pero era normal dado que su trabajo era estar con cualquiera. 
Decidió esperarla. Y había que ver lo que tardaba... sin ninguna duda aquel otro se lo estaría pasando de miedo. 

Al cabo de una media hora bajaban por la escalera. El, medio calvo iba renqueando de una pierna e intuyó que culpa de tanto sexual ajetreo. 

-Hola, Vidal. - Dijo ella con una amplia sonrisa y a sabiendas de que pasaría un rato con tan inexperto caballero. 
Se despidió del otro, y al pobre le costó desprenderse de sus monedas.

-¡Vamos, churumbel!

Y los dos subieron escaleras arriba. 
Autora Verónica O.M. 
Continuará 

jueves, 2 de enero de 2020

COMEDIA DIVERTIDA CAPÍTULO N°28

A diario... al caer la noche Rodolfo se dirige a ver a Amada, y piensa que seguramente ya estará impaciente.

Es así, aunque...

Se escondió detrás del árbol, esperando que ella le abriese el portón. Allí quedó largo rato y algo no marchaba cómo debería... ya que no hacía acto de aparición. 
En un principio pensó que se habría quedado dormida, después lo descartó porque si algo ella no se perdería sería una noche de amor. 
Esperó y esperó sin atreverse a salir de su escondite, con temor de que el padre de ella lo viese, aquello le producía temor, pensaba que el carcamal era de armas tomar.

Qué poco lo conocía... en realidad, nada.

Al cabo de una hora salió por fin al balcón.  Ella ni imaginaba que había estado a punto de marchar cansado de esperar. 

El padre dormía desde hacía dos horas y de nada ya se enteraba. 

-¿Vos, no me da un beso?

-¡No, no se lo doy!

Rodolfo pensó que allí algo sucedía... hasta un tonto lo habría visto. 
-¿Qué le sucede?

-Vos sabrá qué hizo mal.

-¡Nada!

-Pues no es eso lo que me contaron...

Cada segundo que pasaba estaba más escamado y contrariado.
-No la comprendo, explíqueme para que entienda.

-Vos es un miserable, y yo tonta por quererlo.

-Amada, no comprendo.

-Los vieron salir de semejante lugar.

-¡Ay, Amada! ¿era eso? No se preocupe,  solamente acompañé Vidal a que se estrenara, el pobre no quería seguir siendo virgen.

-Vidal no es como vos.

-Ni como vos tampoco, que perdió su virtud hace mucho.

Al oír aquello se lanzó dispuesta a desorejarlo, pero se lo pensó mejor y se lo comió a besos. 

-Vamos, Amada, aunque primero beberé agua que tengo el gaznate seco.

La joven le entregó el vaso que tenía preparado. Y muy seguro tendrían un placer inmenso. 
Autora Verónica O.M. 
Continuará