lunes, 19 de septiembre de 2022

Clara capítulo n°20

 Proseguimos...

A las 13 horas el teléfono móvil de Clara sonó, lo cogió de inmediato. Aquel número no lo tenía en la agenda y supuso que sería algún  comercial vendiendo algo, pero no. La voz que sonó la reconoció de inmediato, el agente de policía llamado Daniel. No supo porqué pero una llamarada de calor sintió en el rostro al escuchar aquella hermosa y timbrada voz.

—Clara, soy Daniel, el policía. Estás sola? Podemos hablar?

—Si, podemos. -—ya se había recuperado del sofoco producido con anterioridad.

—Gracias a ti hemos detenido a quien sabes... también a su compinche, la camarera. Y me temo no van a salir muy bien parados de esta.

Ella escuchaba sin decir palabra...

—Clara, estás ahí?

—Si, te escuchaba.

—Quieres denunciar?

—No, Daniel, no quiero que Manolo llegue a enterarse de nada. Lo comprendes?

—Claro, estás en tu derecho. Bueno, debo dejarte, nuevamente te doy las gracias por tu valiosa colaboración. Adiós.

—Adiós —y colgó.

Pensó en aquel sucio individuo y de la camarera, se alegró de sus detenciones. Había sido una presa fácil para los dos. Lo sucedido  quedaría tan solo para ella y se dijo que nunca más entraría en un sitio como ese a jugar a espaldas de su marido.

Aprendió la lección, si, pero de qué forma.

Verónica O.M. 

lunes, 11 de julio de 2022

Clara capítulo n°19

El depravado sexual ya se había bajado la cremallera del pantalón y en décimas de segundo la agente ya le había dado un buen escarmiento.

 El aseo era pequeño y lo que pensó hacer en un principio no lo pudo ejecutar por falta de espacio, Le hubiese pegado una gran patada en sus partes y seguramente la puntera de su zapato le habría dejado una marca muy difícil de borrar. No fué posible... así que optó por la segunda opción que fué bajar la mano hasta la bragueta y sin que el individuo pudiese reaccionar le retorció lo que seguramente suponeis.

Un gran alarido escuchô Daniel tras la puerta y con cara de satisfacción por el buen trabajo hecho de su compañera. Si, sin ninguna duda había escogido a la mejor.

Susana abrió la puerta y se lavó las manos mientras que Daniel le puso las esposas. El otro tenía la cara congestionada por el dolor.

–Daniel voy a por la camarera.

La agente volvió a su mesa y a la camarera algo no le cuadraba al verla sentada. Sin fiarse demasiado se acercó nuevamente.

–Qué va a tomar?

–No voy a tomar nada y me vas a acompañar. Le enseñó sus credenciales y la otra ya sabía que allí por el motivo que fuese todo se había ido al traste.

Al poco rato salían los cuatro por la puerta y aunque algunas personas se habían percatado de algo anormal... el juego las entretuvo de nuevo. 

Verónica O.M. 


martes, 7 de junio de 2022

Clara capítulo n°18

 La agente llevó el vaso a la boca y no, ni siquiera mojó sus labios. Con rapidez y profesionalidad se cercioró que  la camarera ni aquel depravado sexual la viesen vaciando el contenido en el bolso. Su interior estaba pulcramente adecuado con plástico y tan sólo tuvo que verter, cerrar y listo para llevarlo al laboratorio y analizar. Estaba segura de que aquel individuo la había escogido para abusar de ella. Aquel canalla se tiraría una buena temporada fuera de la circulación. Se sonrió con sólo imaginar...

Miró hacia Daniel y él disimuladamente levantó el pulgar como diciendo: Adelante con la farsa, Susana.

Se levantó cuando alguien cantó bingo y se dirigió al aseo. Daniel dejaría pasar un tiempo prudencial para hacerlo, permaneció sentado y se dedicó a dar golpecitos en la mesa con la punta de sus dedos de la mano derecha. Parecía estar deseando que el juego empezase de nuevo. Pero no... lo estaba de llevarse detenido al cerdo que acababa de levantarse y seguir los pasos de su compañera.

Susana había entrado en el aseo y adrede dejó la puerta entreabierta e hizo como si estuviese mareada cuando se sintió observada. El muy canalla entró y con la punta del zapato la cerró colándose dentro.

-Te encuentras bien? - dijo el muy cerdo.

-No, me encuentro fatal y muy mareada.

-Ven, se te pasará. - la empujó dentro del pequeño baño y ella tan en su papel no se resistió y se dejó llevar.

Daniel estaba esperando el momento oportuno para entrar en acción y llevarse detenido a aquel asqueroso. 

Autora Verónica O.M. 

domingo, 17 de abril de 2022

Clara capítulo n°17

 Nada más irse Clara, el policía hizo una llamada con su móvil.

-Hola Susana, estás disponible para una nueva misión?

-Si. - dijo, ya sabiendo que la requería para algo importante.

-En un cuarto de hora salimos. Cambiate de ropa, te pones la minifalda y los tacones que tenemos que atrapar a un delincuente sexual y como ya imaginarás tú serás quien haga el trabajito más importante.

-No había otra disponible? - dijo con sorna y encantada de que la hubiese escogido a ella. - Por suerte me coges depilada que si no la minifalda te la hubieses tenido que poner tú, ja, ja.

El policía sonrió con su ocurrencia. - No tardes,  también me cambio, te espero en el parquin y en el coche de trabajitos extraordinarios.

Vestida para la ocasión, ya no parecía la agente de hacía un rato.

Y él tampoco. Vestido de sport, pantalón y camisa de marca. Quién pensaría que era un agente camuflado? Nadie.

No tardaron apenas en llegar y debido al poco tráfico que había a aquella hora de la mañana. Lo peor ya había pasado hacia mucho rato.

Cómo habían acordado primero entró ella y después él y cada un@ buscó diferentes mesas y como si no se conocieran.

Antes de sentarse... había percibido como un baboso no le quitaba la vista de encima y supuso quien era. La camarera no tardó en llegar a tomar nota y le sonrió. Y pensó que dentro de un rato no tendría ganas de volver a hacerlo.

Y aquí les dejo jugando, bebiendo lo pedido y a los agentes dispuestos a hacer un gran trabajo. 

Ah, la camarera ya le trae a Susana su bebida y ella no se la tomará y la hará desaparecer disimuladamente.

Daniel la mira de lejos y sabe que ella lo hará bien.

Autora Verónica O.M.

Continuará 

viernes, 8 de abril de 2022

Clara capítulo n°16

 Allí estaba ella... intentando colaborar de la mejor forma.

 El policía la escuchaba y con sus analíticos ojos la observaba y creyó cada una de las palabras que ella pronunció. Valoró lo que seguramente le estaba costando confesar. 

Ya sabía lo necesario para detener a aquel tipejo y se pondría en funcionamiento. A Clara le agradeció su inestimable colaboración y la despidió con un:

Cuándo lo hayamos detenido la llamaré, mil gracias.

Y Clara asintió con la cabeza y estrechó la mano enorme que el hombre le extendió. 

Clara salió de allí con paz y pensó que si tod@s hiciéramos algo por los demás la vida sería otra cosa ❤️

Autora Verónica O.M.

Espero hayáis sido buen@s en mi ausencia, gracias si os acercáis hasta aquí. 

sábado, 5 de marzo de 2022

Clara capítulo n°15

 La vecina que andaba con chismes... y desde su balcón la vio salir. Su cara se transformó al verla tan bien arreglada. Era más fuerte que ella misma la rabia que sentía hacia aquella mujer joven y bonita. No se daba cuenta que aquel sentimiento malsano se le notaba demasiado e incluso afeaba su rostro, ya de por sí nada agraciado.

Clara ni cuenta se dio de nada. Miró la hora en su reloj y se puso tensa. El tipejo aquel... ya estaría en el bingo y seguramente echándole el ojo a otra víctima. 

Y dirigió sus pasos a la comisaría de policía que había en la esquina. Le temblaban las piernas y aún así entró.

-Buenos días - dijo.

El policía le devolvió el saludo y muy solícito le preguntó que era lo la traía a aquel lugar.

Quedó claro que ella iba a colaborar para que detuviesen a aquel malnacido y a la camarera, pero sin que su marido se llegase a  enterar nunca. 

El policia hizo una llamada y al momento otro policía vestido de paisano cruzó unas palabras con quien lo había llamado. 

A continuación se dirigió a ella. 

-Señora, si es tan amable de pasar al despacho. - Le abrió la puerta y aquella con un leve chirrido pareció darle la matutina bienvenida. 

-Puede sentarse - dijo con voz timbrada y varonil. Por cierto, muchos actores de Hollywood estarían encantados que él les doblase en castellano "español"

Clara se sentó, él enfrente de ella y a continuación. 

Cruzó femeninamente las piernas, la izquierda se balanceaba sin pretenderlo y de puro nerviosismo. 

Autora Verónica O.M. 

Continuará

domingo, 13 de febrero de 2022

Clara capítulo n°14

 Se levantó pronto... un poco después de que Manolo saliese con cuidado para no despertarla. No había pegado ojo en toda la noche y la situación no era para menos.

El primer día que fue al bingo pensó que lo haría de forma habitual y llegó la segunda vez y salió tan escarmentada... que no pensaba volver. 

Quizás no lo haga y arrastre lo que pasó aquella mañana toda su vida. Pero estaba convencida de que aquello ya la había traumado y sería muy difícil el fingir ante su marido.

Debía sacar dinero nuevamente y pedía al cielo que Manolo no le pidiese explicaciones por haber sacado dos días seguidos y sin tener que hacer ningún gasto extra aquella semana.

No lo tenía nada bien y le entraron ganas de llorar y a la primera lágrima vertida la apartó de un manotazo y sin ser consciente del todo dijo en voz alta:

-Vamos Clara, déjate de lloriqueos que no te van a servir de nada y a arreglarte, sacar el cochino dinero y a hacer la compra.

Cuando cogió el ascensor y en el espejo se veía a una mujer monísima, aunque en aquellos momentos no era lo que más le importara.

Autora Verónica O.M.

Continuará... 

miércoles, 2 de febrero de 2022

Clara capítulo n°13

  Se lavó el rostro con agua fría y alguna lagrimilla se mezcló con ella. Secó el rostro haciendo hincapié en las mejillas para que volviesen a su color natural.

Y apenas lo consiguió y como Manolo ya estaba advertido de su supuesta indisposición... ahí quedó la cosa.

-Ya estás mejor? - preguntó preocupado.

-Si, Manolo, gracias. Mientras te duchas te pondré la cena y yo tan solo tomaré una manzanilla. Mañana estaré mejor. 

-Está bien y si mañana no mejoras coje un taxi y te vas al Ambulatorio y me llamas al móvil para yo saber... 

-Vale. 

Manolo se duchó y ya salió con su pijama corto, cenar, ver un rato la tele y a dormir que se levantaba bien pronto. No se quejaba, llevaba a su hogar un sueldo decente y su mujer en el hogar. Así había sido, pero no lo sabía todo. 

Y ella estaba sufriendo las consecuencias de su irresponsabilidad. Y ni loca volvería a aquel bingo y ojalá en la vida nunca se tropezase con el tipejo violador y esa cochina camarera que le sumistraba droga en las bebidas a mujeres jóvenes e incautas como ella misma.

Verónica O.M. 
Continuará 


domingo, 30 de enero de 2022

Clara capítulo n°12

 Proseguimos...

No quería que Manolo la viera con aquella pinta y se puso un pantalón cortito de color blanco y un top negro que aunque sencillo le quedaba sexy al no llevar tirantes y ajustarse a su cuerpo y pecho. 

A toda costa quería disimular y Manolo como nada sabía... no le fue difícil el conseguirlo.

La cogió en la cocina al abrir la puerta y escuchar su voz grave diciendo: 

Ya ha llegado el hombre de la casa... Quien le va a dar un beso y meterle la lengua hasta el gaznate?

Clara cambio radicalmente de color y de gesto, pero salió a recibirlo intentando parecer lo más natural posible. 

Ya tenía plena conciencia de que había sido drogada por la camarera del bingo y que aquella tenía tratos con aquel mal nacido que se había aprovechado y violado. 

Ahora no era el momento de decir nada y quizás jamás lo fuera.

 Se acercó a Manolo e intentó cumplir con lo que el hombre esperaba de ella.

Y no, no fue capaz y salió rápidamente hacia el baño y descargó la cisterna. Con el ruido intentó camuflar el llanto que había estado conteniendo.

-Clara, estás bien?

-Ahora salgo, Manolo... al parecer algo he comido que no me ha sentado nada bien.

Y como no, él la creyó.

Veronica O.M.

Continuará 

jueves, 2 de diciembre de 2021

Clara capítulo n° 11

 Clara cerró la puerta. 
Intuía que aquella vecina hablaría mal de ella.
Y no se equivocaba. 

La mujer sin perder el tiempo llamó al timbre de otra vecina tan cotilla como ella. 

La otra abrió enseguida...
-Qué me vienes a contar - dijo. Sus ojillos maliciosos se alegraron porque sabía que la otra le traía noticias frescas.

-Me he tropezado con la del segundo, ya sabes... la nueva y no veas que pintas de dejada. Me huelo que a esta le ha pasado algo bien gordo.

La otra escuchaba y sus ojillos de tenerlos tan fijos y sin apenas parpadear le escocían a rabiar. Cuando cerrase la puerta se echaría unas gotitas de lágrimas artificiales. 

Se echaron unas risas y se despidieron hasta las cinco de la tarde. 
Irían a tomar un café y a seguir  dándole a la lengua de ella o de cualquier otra. 
Verónica O.M. 
Continuará