sábado, 10 de abril de 2021

Adolescencia capítulo n°20


La madre acabó con la conversación y se fue hacia el salón y llevaba el rostro serio, su hijo era tan joven...


Jeremy decidió marcharse a su habitación y desde allí se pondría en contacto con Israel. Buscó su número en la agenda y le llamó.
-Israel, a las siete me esperas en el camino del río.

-¿Y eso para qué?

-Anda y no preguntes tonterías, vienes y punto.

-Vale, allí estaré.

Colgó el teléfono y se tumbó encima de la cama. Ya no le apetecía ir pero había quedado con Yolanda y para él era motivo más que suficiente para guardarse su mal humor. Y se dijo: -A otra cosa, mariposa.

Se relamió pensando en la sorpresa que le iban a dar a su amigo. No sabía si tanto a María, dependiendo de si Yolanda había soltado prenda.
Se duchó y secó su pelo con el secador, lo llevaba algo largo  pero muy brillante. Se vistió con un vaquero y una camiseta negra de tirantes y dejando ver sus fuertes brazos.
Ya estaba preparado para salir, pero se quedó un rato más sentado encima de la cama y pensativo.

Yolanda ya había quedado con María, tampoco la informó demasiado. Se duchó y arregló con esmero, delineó sus ojos haciéndolos parecer más misteriosos, pulverizó en su cuello su colonia favorita oliendo a rosas.
María ya la estaría esperando...
-¡Mama, volveré pronto! 
Verónica O.M.
Continuará

(21)

Israel llegó el primero a la cita con Jeremy, estaba algo mosqueado por aquel: vienes y punto.
Conocía a Jeremy desde niños, los dos tenían el carácter bastante abierto, aunque Jeremy tenía mucho más éxito con las chicas, pero él no hacía caso de eso y  solo tenía ojos para Yolanda. Sabía que estaban muy enamorados y sentía hacia ellos envidia sana y les deseaba lo mejor.

Estaba concentrado en sus pensamientos cuando de pronto vio aparecer a María, vestida con una minúscula falda vaquera que dejaba ver sus bien torneados muslos.
Y venía hacia él...

-Hola Israel. Ya veo que no llegaron los demás.

Empezó a sospechar. -¿Quienes? Jeremy y Yolanda, supongo.

-Los mismos.

En aquel momento se la hubiese comido a besos pero se tuvo que contener.
Sabía que allí había gato encerrado y dejaría pasar el rato para ver lo que salía de allí aquella tarde.

-¡Mira, por allí vienen! ¿Has traído el bañador?

-No. ¿Y tú ?

-Yo sí, mira. Le enseñó un tirante negro que supuso era del biquini.

-Hola chicos. -Dijo Jeremy.

Yolanda no dijo nada pero sonrió.
Autora Verónica O.M.
Continuará
 

jueves, 8 de abril de 2021

Adolescencia capítulo n °18

                                                 
Los ojos de ambos jóvenes brillaban al mirarse y no  disimulaban el sentimiento que sentían hacia el otro.

-Yolanda, podríamos quedar esta tarde, ¿porqué no llamas por teléfono a María? yo quedaré con Israel. Les vamos a preparar una buena encerrona.

-¿Y eso es lícito?

-Pues claro que si. Lo haremos por el bien de los dos, lo están deseando, ja,ja.

-Vale, esta tarde quedamos. ¿Qué te parece a eso de las siete? Iremos al río. Le diré a María que se ponga el bañador. Díselo tú a Israel.

-Bien. Allí iremos.

-¿Ya das por hecho que él vendrá?

-Pues claro, si lo sabré yo.

-Me marcho, pues entonces hasta las siete.

-Te quiero mi amor. ¿Tú me quieres?

-Vaya pregunta, si lo sabes tan bien como yo. Te quiero.
Yolanda se echó a andar, mientras él se quedaba mirándola embobado.

Por la ventana asomó la cabeza su madre y se fijó en como miraba a la chica, se dijo que allí había algo más que una simple amistad.
Para las madres esas cosas no se escapan.
Autora Verónica O.M.
Continuará

Capítulo n°19

Al entrar, Jeremy se encontró con los ojos de su madre mirándolo desaprobadamente. Para ella todavía era un niño de apenas diecisiete años y lo que menos deseaba era se liara con la primera que encontrase. Ya tendría tiempo para ello, pensaba... 

Quiso evitar lo que pasaría y trató de irse para su habitación, pero ella lo abordó no permitiéndoselo.

-¡Eres demasiado joven, Jeremy! 

El joven se ruborizó al escucharla. -¿Para qué soy demasiado joven?

-No te hagas el tonto. Me entiendes a la perfección.

-La verdad es que no te entiendo.

La madre se empezó a impacientar y soltó lo que todavía no había llegado a pronunciar -Para flirtear con chicas, ya lo harás cuándo llegue el momento, eres todavía muy joven y debes pensar en otras cosas. Hazme caso, Jeremy, en la vida hay tiempo para todo y no se debe correr. Las cosas llegan por sus pasos contados y cuándo debe.
Autora Verónica O.M.
Continuará

lunes, 5 de abril de 2021

Adolescencia capítulo n °17

 Las dos amigas se despidieron hasta el día siguiente.

Yolanda al acercarse dónde vivía Jeremy, lo vio sentado en la cancela de la puerta, esperándola. Sin duda, se cansó de estar de pie al tardar más rato del habitual en pasar. Y se levantó al verla llegar. 

-Hola, Yolanda. Te espero desde hace rato.

-Me he entretenido con María, tenía algo que decirme. -Y antes de dar lugar a que Jeremy le quisiese preguntar de qué se trataba,  fue ella la que se sinceró con él. -¡Le gusta, Israel!

- Pues vaya, se pondrá contento al saberlo. -¿Y porqué no se lo dice?

-¡No lo hará! María para esas cosas es bastante comedida y antes se queda con las ganas.

-Algo haremos al respecto. La cara que va a poner cuando lo sepa. Y él preocupado porque las chicas no le hacen ningún caso. Aquí ya tiene a una dispuesta a enamorarlo.
Autora Verónica O.M.
Continuará

sábado, 3 de abril de 2021

Adolescencia capítulo n°16

 Las dos amigas se quedaron un rato hablando después de salir de clase. Fue María quien se lo pidió, ya que tenía algo muy importante que decirle. Su semblante era muy serio.

Las otras chicas ya se habían marchado casi todas.

-Tu dirás, María. Me tenías en ascuas todo el rato.

-Me gusta Israel y no sé como hacer para que se entere.

-¡Ah, era eso!  Me tenías super preocupada, eso no se hace con una amiga, ja,ja.

-No te rías, Yolanda. Me ve como una amiga nada más y a mi me gusta a rabiar.

-¡Pues díselo!

-¿Decírselo? ¡qué vergüenza! no me atrevería ni aunque quisiese.
-¿Y tú con Jeremy?

-Bien. Ya sabes que nos gustamos desde niños.

-Solo os gustáis? Si con miraros es suficiente para darse cuenta que hay mucho más.

-¿Qué quieres decir?

-Ya sabes, pienso que entre tú y él...

Yolanda no se molestó con María y se quiso sincerar con ella.

-Ya lo hicimos, si es lo que quieres saber, aunque nadie lo sabía hasta ahora. No pudimos controlar lo que sentimos.

-¿No es demasiado pronto? solo tienes quince años y recién cumplidos.

-No lo sé. Lo quiero muchísimo y él a mi también. Dejemos de hablar de mi. ¿Y cuéntame qué vas a hacer tú?
Autora Verónica O.M.
Continuará

viernes, 2 de abril de 2021

Adolescencia capítulo n°15

 Antes de sentarse a la mesa para cenar, Andrés el padre de Jeremy, con el rostro iluminado por la ilusión, se dirigió hacia su mujer e hijo, que tampoco habían tomado asiento.


-Esta mañana a la hora del bocadillo llamé por teléfono a mi amigo Lucas.

Ambos le miraron interrogantes esperando que explicase... 

-El día uno de agosto lo tendremos aquí, además de estar encantadísimo, pero...

-¿Pero?
-Preguntó su mujer, sin disimular su impaciencia por saber. 

Jeremy también quería saber, aunque no se precipitó a preguntar nada, aunque si esperaba que su padre continúase.

-Vendrá su hija con él.

-Ya es hora de conocerla también. - Dijo Eva.

A Jeremy, aquello no le gustó demasiado. El tener una chica en casa presentía sería un problema, ya que a Yolanda no la haría ninguna gracia.

-Qué dices Jeremy? tener una chica de tu edad en casa, te vendrá muy bien.

-¡No la necesito! - casi gritó. 

Se sentaron a la mesa a cenar, sus padres hablaron del tema y él apenas los escuchaba.
Se imaginaba la cara que pondría Yolanda al enterarse, suponía que a las chicas no les gustaba que otra atrajera las miradas de su enamorado y menos se alojara en su hogar. 
Verónica O.M.
Continuará

jueves, 1 de abril de 2021

Adolescencia capítulo n °14

 (14)

Cuando se despidieron lo hicieron en silencio, sus miradas lo decían todo sin necesidad de hablar. Jeremy la abrazó con cariño, aquella preciosa chica era su amor de siempre y por el que hubiese dado la vida entera sin dudarlo.

Yolanda también tanto de lo mismo, su vida sin él no significaría nada. Su amor desde niña era aquel chico que para ella era el más guapo, el más viril y ya no tenía ojos para nadie más.


Sus labios apenas se rozaron y sintieron como si una pequeña descarga los hubiese sacudido al mismo tiempo.

Se despidieron casi en la puerta de él, Yolanda no quería que la acompañara a su casa, de momento no tenía intención de que sus padres supieran lo que sentían.

Con su llave entró en la casa. Su padre salía del cuarto de baño y con una gran toalla alrededor de su cintura, acababa de bañarse y se disponía ir a su habitación para vestirse. -Ya llegaste, Jeremy?


-Si, acabo de hacerlo.


-Ahora salgo, hijo.


El chico se dirigió hacia la cocina y en busca de su madre, la mujer ya preparaba la cena. -Hola, hijo.


-Voy a lavarme las manos y ahora te ayudo.


-Ve, no hay prisa, la cena todavía no está lista.


Al poco ya estaba de vuelta y se dispuso a ir preparando la mesa.

Autora Verónica O.M.
Continuará

lunes, 29 de marzo de 2021

Adolescencia capítulo n°13

 JEREMY Y YOLANDA CAPÍTULO Nª 13


Yolanda no tardó demasiado en aparecer por el camino, allí estaba Jeremy esperándola. Andaba despacito los últimos metros, notaba como su corazón latía mucho mas deprisa causándole dolor.


Jeremy la abrazó y ella se cobijó en sus fuertes brazos, sus cuerpos tan juntos percibían toda la emoción de aquel deseado momento.


Yolanda alisó su falda vaquera por detrás antes de sentarse encima de la hierba.


Jeremy lo hizo después y la atrajo nuevamente, besándola en sus juveniles y rosados labios.


Aquella tarde... no hicieron la tentativa de nada que no fuese sentir sus corazones.


-¿Me quieres, Jeremy? -Preguntó ella, con una seriedad extraordinariamente madura para su edad.


-¡Mi amor! ¿es que no lo sabes? -los ojos de él brillaban tanto que no tuvo ninguna duda. 


Abrazados y en silencio... se quedaron largo tiempo y dejándose envolver por la bonita tarde. De fondo el sonido del agua, todo un lujo para los enamorados.

Autora Verónica O.M.
Continuará

sábado, 27 de marzo de 2021

Adolescencia capítulo n °12

 (12)

Al día siguiente... a eso de las seis de la tarde, Jeremy salió a la puerta de su casa esperando que Yolanda pasase.

A lo lejos se la veía caminando y con libros debajo del brazo y esperó a que se acercase. 
Para dirigirse hacia su casa ella debía pasar por su puerta.

Lo vió parado y en medio de la calle y parecía estar esperándola.


Llegó a su encuentro y la miraba de una forma que la hizo enrojecer, sin duda en ella dejaba entrever lo que había sucedido entre ambos.


-Hola, Yolanda.


-Hola ¿me esperabas?


-Si, ¿te importa?


-No seas tonto, claro que no.


-¿No te importa?


-Bueno, no quise decir eso.


-Te espero en el camino, ¿vendrás?


-Si, ya lo sabes.


-No tardes.


Ella echó a andar y ni siquiera se despidió aligerando su paso.

Cuando llegó a su casa, su madre se encontraba en su pequeño jardín regando los bonitos rosales.

-Me tengo que volver a marchar, mama. He quedado con María.


-Ve, hija y diviértete, antes de que te conviertas en una vieja como yo.


-Tu no eres vieja. Lo dijo en un tono que no daba lugar a réplica.


Su madre sonrió y con la mano le envió un beso.


Yolanda, se acercó hacia ella y depositó un sonoro beso en una de sus mejillas.

Después dejó sus libros en su habitación y encima del escritorio. Sacó de la mesilla de noche unas bonitas braguitas y se dirigió al aseo...
Autora Verónica O.M.
Continuará

viernes, 26 de marzo de 2021

Adolescencia capítulo n°11

 (11)

Acabaron de cenar, Eva la madre de Jeremy recogió la mesa y se dirigió hacia la cocina a fregar los platos, no sin antes decirle a su marido que después debería decirle aquello.

Andrés, el padre se sentó en el sofá con las cartas en la mano.


Jeremy se sentó a su lado. -¿Padre, para qué  querías esas cartas?


-Hace unos días, me ronda una idea por la cabeza. Cuando estaba en la mili hice grandes amigos, con unos casi perdí el contacto y no porque no nos apreciásemos, pero la vida decide qué derroteros seguir y a veces no son los que nosotros desearíamos, por desgracia. Esta carta que ves aquí, se la escribí a un buen amigo de nombre Juan, me vino devuelta, seguramente cambió de domicilio, no sé el motivo que tenía para no darme su nueva dirección, en fin... esta otra es de Lucas, con él no he perdido el contacto nunca, no es demasiado explícito en sus comunicaciones pero es un buen hombre, no ha tenido demasiada suerte en la vida ya que enviudó hace algunos años, tiene una hija que tendrá más o menos tu edad, viven con una hermana de él, que nunca se casó.


-¿Y qué tiene esto que ver con esa idea que te ronda por la cabeza?


-Voy a invitar a Lucas, para que pase unos días con nosotros, sé que va a coger las vacaciones la semana que viene, estoy seguro que aceptará, después de tanto tiempo no estará mal darnos un fuerte abrazo.


-¿No dices que tiene una hija?


-¡Si! ya te lo dije, de más o menos tu edad.


-¿Ella también vendrá?


-No sé hijo, todo depende de lo que ellos decidan, por mi encantado qué viniese su hija también, así la conoceríamos y quien sabe...


Las mejillas de Jeremy se arrebolaron, con las palabras de su padre. -¡No necesito novia! -Pensó en Yolanda y en lo mucho que la amaba.


Al poquito, Eva se sentó con ellos en el sofá.


-¿Qué me pierdo?


-Ahora te cuento mi amor.

Autora Verónica O.M.
Continuará

miércoles, 24 de marzo de 2021

Adolescencia capítulo n°10

 (10)

-¿Para qué necesitabas esas cartas con tanto interés, Andrés?
La mujer dejó de cenar, levantando la vista del plato.

-Te lo diré, si me prometes no poner ninguna objeción.


-Cuanto misterio. Bueno, queda por mi prometido.


-¿Madre y si lo que prometes no te interesa?


-Pues no me quedará otra que aguantarme. ¿Andrés, no irás en contra de mis intereses?


-Creo que no, pero Eva de ti depende.


-Ya me estoy poniendo de los nervios. ¿Para qué las querías? Contesta por favor... 

La mujer simuló poner cara muy sería pero se le escapó una sonrisa maliciosa, demostrando que no temía lo que su marido se traía entre manos. 

Y para ponerle más suspense a la situación, el hombre siguió cenando alargando el tiempo de la explicación.

Autora Verónica O.M.
Continuará