viernes, 17 de octubre de 2014

DOLORES 23


Bonito dibujo de internet
novela escrita por mi


Había muy buena convivencia en la casa. Todos ellos se llevaban a las mil maravillas, tanto que Dolores pensaba que Luis y su hermana habían congeniado muy bien, ya que los cogía muchas veces hablando largo rato. Ella no quería intervenir en aquellos momentos y los dejaba estar.
Pasaron los días gratamente. Alguna tarde iban al bar a tomar aquel delicioso café, pero nunca se enterarían del secreto de aquella delicia, que estaba en boca de todos y que Domingo llevaba tan en secreto.

El gatito, el primer día huía de Julia, pero ya la había aceptado como nuevo miembro de la familia, y se paseaba entre los pies de todos ellos.
El felino estaba muy bonito, tenía un pelaje muy brillante, sin duda por su buena salud, y como no... Vivía como un rey.

Llegó de nuevo el fin de semana, el sábado concretamente. Llegó Carlos tocando el claxon. Luis salió a recibirlo. Se dieron un apretón de manos, y le ayudó a sacar del maletero algunas bolsas del supermercado.

Ambos, se habían caído muy bien desde el primer momento. Antes de entrar en la casa cruzaron unas palabras en tono bajito.

-Luis, ya está todo en marcha. Necesito el papel que me dijiste.


-Después te lo daré. No quiero que Dolores se percate, deberás entretenerla unos minutos.

-Así lo haré, tranquilo. Cuando me vaya sales a despedirme. Esto ya está en marcha, no hay quien lo frene.


-Esperemos que salga como esperamos. No me gustaría disgustarla. 


-Seguro no lo hace. Déjalo todo en mis manos.


- Ojalá hubiese venido antes. ¿Puedes creerte, que no lo hice por miedo? -Dijo Julia a su hermana.

-Claro, hermanita. Los primeros días a mi me daba repelús de estar aquí.


Entraron. Carlos besó a ambas hermanas, que en aquellos momentos no hacían absolutamente nada pero si hablar.

-Dolores, ahora te ayudaré a guardar las cosas. Y mientras te consultaré algo.


Ella asintió con la cabeza

Tomaron un refrigerio, y hablaron de cosas vanas. La mujer y su ahijado se levantaron de la mesa.


Julia y Luis se miraron comprendiendo. El salió disparado a buscar aquel papel tan necesario. Ella siguió sentada tranquilamente. 

Autora Verónica O.M.
Continuará

5 comentarios:

Armando dijo...

Bueno, vamos a ver cómo continńa la trama.
Un abrazo y buen fin de semana.

Verónica O.M. dijo...

Para Armando
Gracias por seguirla.
Queda poco para finalizarla, ya me contarás si te gustó.
Que pases un buen finde
Un abrazo

silvo dijo...

Se avecina sorpresa, besines!

Verónica O.M. dijo...

Para silvo
Así es, creo que ya recuerdas que la leíste en su día.
Besos, buen finde

Azzul. dijo...

Besos, hay trenura en tu relato, tambien intriga, enhorabuena. Un beso.