domingo, 19 de octubre de 2014

DOLORES 24

-¿Que me querías consultar? - Preguntó la mujer a Carlos.

Ya se cumple el plazo del capital que invertiste. ¿Qué piensas hacer?


-Dado como están las cosas, supongo que será mejor dejarlo dónde está. ¿No crees?


-Pienso como tu, pero me interesaba saber tu opinión. Yo no soy nadie para disponer que hacer con tu dinero.


-¿Cómo que no eres nadie? Eres mi ahijado, que para mi equivale a como si fueses hijo mio, segundo eres mi amigo, y tercero eres mi administrador y consejero. Para mi el mejor, no olvides eso, además de tener mi plena confianza puesta en ti. Y tu sabes que siempre ha sido así.


La abrazó dándole un beso en la mejilla, que la mujer correspondió con un gran abrazo. Los dos sonrieron después.

Mientras tanto Luis, ya tenía el papel requerido muy bien doblado y metido en un bolsillo de su pantalón.


La mujer y su ahijado regresaron de la cocina ya con todo guardado.

-Me tengo que marchar, se me ha hecho muy tarde. No se lo que pasa que el tiempo cada vez me cunde menos.

-Te acompaño. -Dijo Luis.


Besó a las dos mujeres, y se despidió hasta la semana próxima.


Los dos hombres salieron de la casa, y se detuvieron dónde no podían verlos desde ninguna de sus ventanas.


-Este es el papel del que te hablé, firmado por mi padre, aquí explica lo que sucedió aquel fatídico día. Espero que sirva, para en cierta forma hacer justicia por un buen hombre que no mereció ese final. Mi padre nunca se perdonó el haber callado. Pero en fin... Más vale tarde que nunca. ¿No crees?


-Por supuesto que si. Por lo menos que sirva para hacer un homenaje a un buen hombre, y que sus hijas puedan ya vivir en paz.

Autora Verónica O.M.
Continuará

5 comentarios:

silvo dijo...

Importante siempre tener la certeza de lo sucedido, en cuanto a la inversión que no sean preferentes por favor, besines!

Verónica O.M. dijo...

Para silvo
Muy cierto.
Tener esa certeza las liberará en cierta forma, aunque al padre por descontado nunca olvidarán.
No, no son preferentes, Carlos nunca la aconsejaría mal, no cómo otros que no han tenido conciencia.
Besos

Pastora dijo...

Por muy dura que sea la realidad siempre es mejor saberla.

Me encanta tus bellas letras que me enganchan.

Besitos!!!

Armando dijo...

Dar los pasos necesarios para avanzar en el descubrimiento de la verdad, nos desvelarán lo sucedido.
Un abrazo.

llorenç Gimenez dijo...

Conocer la verdad, es conocer la propia historia, y es necesaria e irrenunciable, siempre nos dará la medida exacta con mas objetividad...
Un abrazo...