jueves, 2 de diciembre de 2021

Clara capítulo n° 11

 Clara cerró la puerta. 
Intuía que aquella vecina hablaría mal de ella.
Y no se equivocaba. 

La mujer sin perder el tiempo llamó al timbre de otra vecina tan cotilla como ella. 

La otra abrió enseguida...
-Qué me vienes a contar - dijo. Sus ojillos maliciosos se alegraron porque sabía que la otra le traía noticias frescas.

-Me he tropezado con la del segundo, ya sabes... la nueva y no veas que pintas de dejada. Me huelo que a esta le ha pasado algo bien gordo.

La otra escuchaba y sus ojillos de tenerlos tan fijos y sin apenas parpadear le escocían a rabiar. Cuando cerrase la puerta se echaría unas gotitas de lágrimas artificiales. 

Se echaron unas risas y se despidieron hasta las cinco de la tarde. 
Irían a tomar un café y a seguir  dándole a la lengua de ella o de cualquier otra. 
Verónica O.M. 
Continuará 

4 comentarios:

  1. Lo que nos temíamos con esa vecina, Vero
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Las hay en todas partes, pobre Clarita, saludos amiga.

    ResponderEliminar
  3. Ese es el trabajo de esas cotillas con una vida triste y amargada.
    Un abrazo grande,Vero.

    ResponderEliminar
  4. Os deseo un buen fin de semana.
    😃🌺😘

    ResponderEliminar

La letras, tienen el poder de llevarte a ese mundo dónde todo es posible, deseo te gusten las mias...