PERSONAJES DE ESTA HISTORIA CÓMICA

Rodolfo y Amada, protagonistas
Vidal, amigo de los dos
Silvestre hombre que le guia, primo de la gitana a la que busca
Niños, pilluelos de los que no te puedes fiar
Encarna, gitana, prima del guia
Cándido, padre de Amada
Otilia, Oti, madame del burdel
Adelita, fulana que hará de Vidal un hombre
Deseo os guste, y os haga pasar momentos divertidos...

sábado, 20 de febrero de 2010

LA CIGÜEÑA TORCUATA CUENTO CAPÍTULO 1

¡ Cigüeña Torcuata, venga a mi despacho ! le dijo la voz, a través del teléfono.
La cigüeña, que se encontraba en otros menesteres, acudió rápidamente a la orden
Pom Pom
¡ Adelante !
Me ha llamado
Sí, siéntate.Te he llamado, porque tienes que entregar un bebé, a esta dirección.
Abrió un cajón del escritorio, y sacó un papel con una dirección escrita.
Calle Arboleda sin número
Cuando lo tengo que entregar?
Debes ir ya, esperan a su bebé
La cigüeña Torcuata se dispuso a cumplir la orden, pasó a una gran sala, donde habían muchos bebés, unos ya eran aptos para ser entregados, a sus padres, otros eran solo proyectos todavía.
Así que se decidió, por uno muy hermoso, con el pelito rubio y con ojitos azules
¡ Me llevo este, sin duda les gustará !
Cogió un atillo muy grande, de color blanco, allí lo envolvió con sumo cuidado y lo colgó de su fuerte pico
Echó a volar, destino a la casa donde estaban esperando al precioso bebé.
Llegó y asentó sus patas en el suelo, su viaje no había sido excesivamente largo.
Llamó a la puerta, de una casita, sin duda aquella parecía ser no tenía número en la puerta, y aquella era la
calle.
Pom Pom
Abrió la puerta una mujer, con tres niños pequeños colgados a su falda
¡ Le traigo a su bebé !
Mi bebé, yo no quiero ningún bebé mas ?
Pero esta es la dirección, que me han dado para entregarlo?
Pues se han equivocado, no quiero mas bebés, con estos tres elementos voy sobrada, si quiere hasta le regalo alguno, dijo la mujer un poco enfadada. ¡ Váyase de aquí ande ! entréguelo en otra parte, si no vuélvaselo a llevar.
La mujer la empujó hacia la calle, dando un gran portazo a la puerta al cerrarla.
A la cigüeña Torcuata, era la primera vez que aquello le pasaba, así que en eso era inexperta. Lo que si tenía claro era que al bebé, no podría de nuevo llevarlo del lugar donde salió ¡aquello estaba totalmente prohibido!
CONTINUARÁ
Verónica

10 comentarios:

  1. Humm!! ¿Cómo continuará? espero ansiosa el proóximo capítulo. Besitos.

    ResponderEliminar
  2. BEATRIZ:
    Pues amiga, tendrás que esperar un poquito A QUE ME LO INVENTE ¡ ja ja ja ! si amiga sí, sobre la marcha. ¡ que riesgo !
    Bonito fin de semana
    Un besooo enormeee

    ResponderEliminar
  3. muy bien a esperar a ver que pasa ,según hagan Pom,Pom las musas en tu puerta,cariños amiga,jajaja

    ResponderEliminar
  4. Este cuento tiene una pinta estupenda, es de esos que tanto me gustan. Volveré a ver que hace la cigüeña Torcuata con el bebé.
    Un abrazo, amiga.

    ResponderEliminar
  5. Recuerda que hay muchas parejas que estarían encantadas de tenerlo, jeje.
    Un beso Veronica.

    ResponderEliminar
  6. Me dejas con la sangre helada… Habrá que esperar a la continuación.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. fiaris alfabeta:
    Espera un poquito, a ver como salgo de esta. ¡ ja ja ja ! es un riesgo que me encanta.
    Feliz sábado amiga fiaris
    un besooo

    ResponderEliminar
  8. MERCEDES:
    Pues a ver amiga, si cuando lo termines de leer, opinas igual? ¡ ja ja ja !
    Feliz sábado amiga Mercedes
    Un besooo

    ResponderEliminar
  9. CARMELA REY:
    En la vida real, estarían encantadas muchas personas, pero como esto es un cuento..... vete a saber, lo que puede pasar.
    Féliz sábado amiga Carmela
    Un besooo

    ResponderEliminar
  10. SALVADOR PLIEGO:
    Bienvenido Salvador, así que te quedas con la sangre helada? pues vigila que eso es muy peligroso ¡ ja ja ja !
    Espero que la continuación no te defraude, amigo Salvador
    Féliz sábado
    Un besooo

    ResponderEliminar

La letras, tienen el poder de llevarte a ese mundo dónde todo es posible, deseo te gusten las mias...